FÓRMULA 1

Alonso, rumbo a Abu Dhabi y Sainz, pendiente del Ferrari

La FIA sí autoriza al asturiano (Renault), Kubica (Alfa Romeo) y Buemi (Red Bull) a estar en el test de rookies del 15-D. El madrileño, aún a la espera.

Daniel Ricciardo (Renault RS20) y Charles Leclerc (Ferrari SF1000). Bahréin, F1 2020.
Rudy Carezzevoli

Sólo una sorpresa podía cambiar el devenir del test de jóvenes pilotos en Abu Dhabi, y ha llegado: la FIA autoriza a que pilotos con experiencia en el Mundial participen en los entrenamientos del 15 de diciembre, posteriores al último gran premio del año. La mecha, como informó la edición impresa de este medio, la encendió Alfa Romeo cuando solicitó que Robert Kubica fuera su probador. El polaco tiene 35 años y 97 grandes premios a sus espaldas aunque había un atenuante, que no es piloto titular en las parrillas de 2020 o 2021.

La FIA ha permitido esta excepción y también el resto de las que se han presentado hasta ahora, así que Fernando Alonso podrá subirse al Renault RS20 según confirman diferentes fuentes del paddock. Renault emplaza a un comunicado "a su debido tiempo". También está previsto que pilote Sebastien Buemi con el Red Bull. Los equipos tendrán dos coches en pista y no uno, como sucede durante la pretemporada en invierno.

Sainz, pendiente del Ferrari y de la FIA

La situación de Carlos Sainz, que lleva semanas persiguiendo esas pruebas para estrenarse con el Ferrari SF1000, por ahora es diferente. El madrileño lo daba por perdido hace una semana (aun así tendría un test con un coche de 2019 en enero para adaptarse a los procedimientos del coche italiano y conocer a sus ingenieros y mecánicos), pero la prioridad siempre ha sido empezar en Abu Dhabi, como hizo con McLaren en 2018. Siguen trabajando en ello pendientes de recibir la misma autorización por parte de la FIA. Se concederán todas las solicitudes, ha podido saber AS.

En cuanto a Renault, persiguió este test con declaraciones públicas e insistencias privadas y se habló de ello en las reuniones de los jefes de equipo. La unanimidad hubiera permitido alterar el fin de estos entrenamientos y convertirlos en unos test de final de temporada, propiamente dichos, y que todos los que cambian de equipo pudieran estrenarse con sus monoplazas nuevos si sus contratos se lo permitían. No hubo acuerdo (McLaren se oponía porque no tienen previsto quedarse y Haas también, porque el año que viene tendrán a dos debutantes igualmente), así que sólo las autorizaciones de la FIA permiten saltarse la regla de más de dos grandes premios de experiencia en la Fórmula 1, porque este debía ser un test de rookies.