FÓRMULA 1 | BAHRÉIN | GROSJEAN

"Sin el halo no estaría aquí"

El francés tiene quemaduras en las manos, pero no hay fracturas. "Estoy más o menos bien", dijo, y apuntó al halo: "Lo más grande que se ha introducido en la F1".

El equipo Haas publicó a última hora del domingo un vídeo del propio Romain Grosjean agradeciendo los mensajes recibidos. El piloto tiene quemaduras en las manos, pero no hay fracturas, según comunicó la FIA, y ante todo muestra buen ánimo y da las gracias a los ángeles de la guarda que le socorrieron, más el halo que evitó una tragedia cuando su monoplaza se partió en dos y se incrustó en el guardarraíl.

"Sólo quiero decir que estoy bien, más o menos bien. Gracias a todos por los mensajes. Si no hubiera sido por el halo, que es lo más grande que hemos introducido en la Fórmula 1, no habría sido capaz de hablar con vosotros hoy. Gracias a todo el personal en el circuito y el hospital. Espero poder escribir yo mismo un mensaje pronto para contar cómo va todo", dijo el francés.

Grosjean, de 34 años, padre de dos hijos y una hija, lleva once temporadas en la Fórmula 1. Subió diez veces al podio con Lotus y este año afrontaba la que puede ser su última temporada en el Gran Circo, porque no renovará con Haas, su equipo durante las últimas cinco campañas, que es muy probable que apueste por Mick Schumacher y Nikita Mazepin.

Él sacó del ostracismo a Francia en el Mundial después de años de silencio, sin pilotos de máximo nivel y como un superhéroe salió este domingo en Sakhir de entre las llamas tras chocar a 221 kilómetros por hora contra un bloque de hierro y sufrir una deceleración de 56 fuerzas G (unidad que mide el incremento de la velocidad de un cuerpo generado por la gravedad). Volver a nacer.