PREMIOS AS DEL DEPORTE 2020

"Aún queda Sainz para un rato"

En un año "muy duro para todos", Carlos Sainz ha celebrado algunos de los mayores éxitos de su carrera y como colofón recibirá un Premio AS del Deporte.

No debe ser fácil tener tanto que celebrar en un momento tan delicado para todos, pero es que el 2020 de Carlos Sainz (58 años, Madrid) bien lo merece. Ha sido un año repleto de éxitos con el Dakar y el Princesa de Asturias. Y ahora, para acabar de rematarlo, es uno de los galardonados con el Premio AS del Deporte.

—Después de un año tan fantástico como el que ha tenido, este Premio AS del Deporte no puede ser más merecido. ¿Con qué ilusión lo recibe?

—Todos los premios son, la verdad, importantes y todos hacen mucha ilusión. En este caso, si viene de un medio como el AS, que el AS y Carlos Sainz tienen una historia en común desde hace muchos años y muy unida, pues todavía más. AS ha sido parte de mi infancia, parte de mi juventud y ahora parte de esta etapa. He convivido con vosotros desde hace muchos años y un reconocimiento así por vuestra parte me hace mucha ilusión. Es un año complicado, en el que desgraciadamente no vamos a poder celebrarlo como nos hubiese gustado y como suelen ser las galas del deporte de AS, pero tiene el mismo valor, por supuesto.

—Se une a su hijo, al que le dimos el Premio Promesa en 2009. Los dos tienen ya uno de nuestros premios.

—Siempre digo que me he sentido muy reconocido por la prensa y por los medios españoles, entre los cuales por supuesto incluyo a AS. Agradezco el premio, me considero muy, muy reconocido por vuestro medio.

—Si le parece, repasemos cómo ha sido su 2020 empezando por el Dakar. No se podía comenzar mejor el año...

—Sin duda, sí que fue empezar el año bien ganando en una carrera que estuvo muy disputada y en un nuevo continente que descubríamos. Pero fue prácticamente llegar del Dakar y al mes empezó toda la historia del coronavirus, a partir de ahí nos cambió la vida a todos. Empezamos con una gran alegría, pero no tengo que deciros que está siendo un año muy duro a todos los niveles y espero que pase pronto por el bien de todos.

—Eso esperamos, desde luego. Volviendo a su victoria en Arabia, fue muy disputada, emocionante casi hasta el final con esa lucha a tres con Al Attiyah y Peterhansel.

—Sí, la lucha con ambos fue prácticamente hasta el penúltimo día y eso hizo que fuese más emocionante por un lado. Y por otro, cuando las cosas cuestan como costó en esta ocasión y está todo tan disputado, personalmente te hace más ilusión.

"El Premio Princesa es importante, pero si eres español, mucho más"

—Después, cuando salíamos del confinamiento, tuvo una gran noticia con el fichaje de su hijo por Ferrari. ¿Cómo lo vivieron?

—Fueron muy buenas noticias. Un fichaje en un momento y con unas negociaciones diferentes, durante una situación de confinamiento que no las hicieron fáciles, sobre todo por la comunicación, pero tuvieron un final feliz y se pudo concretar el fichaje. Creo que él está muy contento y con muchas ilusiones depositadas en el año que viene. Ser piloto de Ferrari debe ser algo especial, y cualquier piloto de Fórmula 1 estoy convencido de que le gustaría pilotar para ellos.

—Es un sueño cumplido. ¿Lo llegaron a imaginar alguna vez, a hablarlo en casa?

—Como he dicho alguna vez, soñar es gratis y el sueño de Carlos por supuesto que es dar pasos importantes en su carrera deportiva, como puede ser este, pero estoy convencido de que sueña con lo máximo, con poder ser campeón algún día. Los pasos hay que darlos poco a poco.

—¿Y qué espera de su primero año con la 'Scuderia'?

—No lo sé, habrá que ver la evolución del coche, hasta que no se sepa cómo va... Fácil no lo va a tener porque normalmente había ocho días de test colectivos antes de la temporada, este año fueron seis y el próximo hablan de tres y, como hay que compartirlo con el otro piloto, al final va a tener que ir a la primera carrera con un día y medio de test, lo que para conocer el coche no es suficiente. Es realmente curioso e inconcebible que se puedan dar esas situaciones.

—Siguiendo con otra buena noticia, los aficionados del Mundial de Rallys le eligieron como el mejor piloto de la historia por delante de Loeb. ¿Qué le pareció?

—A todos nos gusta cualquier reconocimiento, y ese es importante porque es espontáneo de los aficionados a los rallys. Como dije en su momento, no sé si lo merezco o no, probablemente lo merezca más Loeb, pero quiere decir que los aficionados se siguen acordando de lo que pude aportar al Mundial. Quizá valoran ser el primer piloto en ir rápido en todas las superficies, en cambiar un poco la mentalidad... No sé lo que han valorado, pero lo agradezco mucho.

—Y para rematar, recibió el Princesa de Asturias de los deportes. Le vimos especialmente emocionado e ilusionado al recogerlo.

—No sabíamos si iba a haber ceremonia, pero la hubo. Fue adecuada a la situación, como no podía ser de otra manera, pero al final fue y estuvo muy bien, me hizo mucha ilusión. Es un premio que para cualquier deportista es importante, pero si además eres español, pues mucho más. Va a estar en el mejor sitio de mi vitrina de trofeos.

"Fue un Dakar muy disputado y además en un nuevo continente"

—Somos muchos los que consideramos que ese día se hizo justicia con su trayectoria.

—Dar un premio internacional del deporte creo que es algo muy complicado porque hay mucha gente que lo merece y para el jurado no debe ser tarea fácil. Entonces, como en otras ocasiones, hubiera respetado la decisión si no lo hubiesen considerado, pero esta vez lo hicieron y estoy muy, muy agradecido. Pero ya digo que hay muchos, muchos deportistas, insisto, muchos, que podían merecerlo también, por tanto, en ese sentido hay que ser comprensivo y acatar las decisiones.

—Ahora, ya está metido de lleno en la preparación del Dakar. ¿Cómo lleva esa nueva carrera hacia el desierto de Arabia?

—Ha sido un año diferente a la hora de prepararlo, no tanto a nivel físico, porque tienes la libertad de hacer el plan que consideres, pero sí en cuanto a test y competiciones. No pudimos correr en Marruecos, lo hicimos en Andalucía. Estuvo bien la carrera, pero no tiene nada que ver con lo que nos vamos a encontrar en el Dakar, por eso ahora vamos a correr un par de Bajas de dos días en Arabia antes del rally, en diciembre, y de esa manera pensamos que podemos llegar bien preparados. El coche es muy similar al del año pasado, mejorado en algunos aspectos, y esperemos que estas dos pruebas vayan bien para llegar a tope y con todos los deberes hechos.

—Hablando del Rally de Andalucía, antes de comenzar nos dijo que no se esperaba mucho porque era un terreno poco propicio para su Mini, pero acabó justo detrás de Al Attiyah y eso es una señal muy buena señal de cara al Dakar.

—Sí, conseguir ese segundo puesto, a lo mejor a la gente le puede sorprender, pero hay que tener en cuenta que es un coche dos ruedas motrices, muy grande, que no está diseñado ni puesto a punto para ese tipo de caminos y de carreras, se defiende mejor en terreno abierto, en arena, en fuera de pista... Y por tanto, ese segundo puesto creo que tuvo mérito y es una buena señal.

—El miércoles se presentó el recorrido del Dakar, ¿qué le parece?

—Hay etapas largas otra vez y después de la experiencia del año pasado ya intuyo lo que nos vamos a encontrar. Va a ser una carrera dura, larga... Este año también está el equipo de Prodrive, nada menos que con Loeb y Roma, por lo que va a haber una dura competencia. Y la carrera tiene buena pinta, después de la primera actuación de este año en Arabia estoy convencido de que la organización aprendió de los problemas. La segunda semana fue muy, muy rápida y esta edición no volveremos por esa zona, vamos más por la de la primera semana que tiene unos sitios impresionantes.

—¿También se puede anticipar una repetición de la lucha contra Al Attiyah y Peterhansel?

—A lo mejor se suma alguno más, pero seguro que los tres estaremos como siempre.

"Carlos no lo tendrá fácil en Ferrari con día y medio de test... Es inconcebible"

—¿Confía en que el coronavirus deje tranquilo al Dakar?

—Pues creo que es una espada de Damocles que todos vamos a tener, uno no se puede confiar, pero es cierto que el Dakar es largo y durante dos semanas todo puede pasar. Yo confío en que la burbuja del vivac sea lo suficientemente segura para que no haya bajas ni contagios.

—Hace poco comentó que está preparando otro proyecto y ya ha dejado caer que puede ser Extreme E, ¿qué nos puede contar?

—Efectivamente, estoy mirando las posibilidades de participar en este nuevo campeonato. Tiene un formato novedoso, nunca se había hecho nada similar, y coches 100% eléctricos y off road. Lo estoy valorando, pero de momento es pronto todavía para decir algo.

—Que tenga en mente otros proyectos, significa que queda Carlos Sainz para rato.

(Ríe) Para mucho rato no, pero para un poquito aún sí. Simplemente, tener la inquietud de mirar a otras cosas creo que es buena señal.

—Por último, le pediría que mandase un mensaje a los lectores de AS.

—Pues nada, agradecerles el apoyo una vez más, como siempre, a toda la gente por todas las muestras de cariño que me han mostrado a lo largo de este año. Y prometerles que vamos a defender duramente ese título del Dakar y vamos a tratar de darles alegrías.

—Seguro que sí. Muchas gracias, y a por ello.

—Muchas gracias.