MOTOGP | GP DE TERUEL

El equipo LCR Honda se frota las manos con Álex Márquez

La escudería de Cecchinello está interesada en que Marc reaparezca y su lesión no se prolongue, lo que podría complicar la llegada del pequeño a su box.

El equipo LCR Honda se frota las manos con Álex Márquez
Mirco Lazzari gp Getty Images

Ojo a lo que pueda ser capaz de hacer Álex Márquez este fin de semana en el GP de Teruel. El ilerdense ha demostrado a lo largo de su carrera que es "un diésel", como él mismo se define, y necesitado como está de kilómetros para hacerse a la Honda, por su condición de novato en MotoGP, es uno de los grandes beneficiados de que se repita carrera en el circuito en el que ya hubo el domingo previo.

Lo demostró en Misano, donde con una jornada de test de por medio creció de manera enorme, y ahora llega al GP de Teruel con un fantástico segundo puesto de la carrera anterior, saliendo décimo, con lo que aspira a todo. Normal que en el LCR Honda, su siguiente destino la próxima temporada, se estén frotando las manos con su actual rendimiento y con su futuro.

Al habla con Óscar Haro, director deportivo de la escudería italiana en la que actualmente militan Takaaki Nakagami y Cal Crutchlow, muestra la ilusión que genera en estos momentos en su box la llegada del pequeño de los Márquez para 2021 y 2022: "Estamos encantados con el rendimiento de Álex Márquez, porque desde Misano 2 ha mejorado muchísimo. Allí hizo ya una carrera tremenda, de valiente. Y luego ha ido creciendo. En Francia, en una carrera difícil por el agua, se vio lo fino que es, y la que hizo en Aragón 1 es una carrera de campeón. Si no le pega el latigazo entrando en meta a tres vueltas del final, gana, cien por cien seguro. Estamos encantados con él, con ganas de que llegue. Además, nuestro equipo es una familia en la que encajará muy bien y que ya conoce algo porque el año pasado hizo el test de Valencia, el primero de la pretemporada, en nuestro box".

Un detalle a tener en cuenta es que el LCR Honda es de los primeros interesados en que Marc reaparezca bien y su lesión no se prolongue en el tiempo más de lo deseado, tanto como para afectar el comienzo de la temporada siguiente, no fuera ser que eso complicase la llegada de Álex a su box. Al fin y al cabo, esta estructura es un equipo satélite de la fábrica del Ala Dorada y pone sobre sus motos a los pilotos que le dicen desde Japón.

En todo caso, por lo que se sabe hasta ahora, Marc ya anunció en agosto que la segunda operación de su fractura en el húmero del brazo derecho requería al menos dos o tres meses más de recuperación, por lo que aún está dentro de ese plazo. Será en los próximos días cuando decida si puede intentar probarse en Valencia, donde hay doble programa de carreras para los días 5 y 15 de noviembre, o ya esperar para más adelante.

Volviendo a Álex, otro de sus alicientes está en la pelea por ser el novato del año en MotoGP, apartado en el que mantiene una cerrada lucha con Brad Binder. El de KTM y el de Honda marchan empatados a 67 puntos y están muy por delante de Lecuona, con 20. Va el sudafricano delante en la undécima plaza, porque tiene una victoria en su haber, la de Brno, aquella que supuso la primera de KTM en la clase reina (luego ganó también Oliveira en Misano 2) y que hacía presagiar que esta vez no habría pelea por ser el novato del año. Pero vaya si la hay, el séptimo de Álex en Misano 2 y los segundos puestos de Le Mans y Aragón1 le han metido de lleno en esta lucha del rookie del año, y la afronta sabiendo que el año próximo le aguarda en el box del LCR Honda con los brazos abiertos.