MOTOGP

Morbidelli, el último vencedor de la 'fábrica Forcada' en MotoGP

El español suma, con la victoria del de Petronas en Misano, cinco pilotos diferentes con los que ha ganado durante su carrera en MotoGP.

Morbidelli, el último vencedor de la 'fábrica Forcada' en MotoGP
Pacific Press DIARIO AS

“Ramón ha hecho un trabajo excelente. Es un crack. Me dio una moto prácticamente perfecta". Esto decía Franco Morbidelli sobre Ramón Forcada después de subirse al primer cajón del podio del circuito de Misano por primera vez en su carrera. Y es que la experiencia y talento del moyanés han vuelto a ser fundamentales más de 30 años después de su debut en el Mundial y 500 GP disputados. Con un equipo satélite y una moto del 2019, Forcada y Morbidelli han sido capaces de vencer al equipo oficial en una especie de redención para ambos: del primero tras su abrupta salida del equipo de ingenieros de Viñales y también del italiano, que se había visto superado por su compañero Quartararo desde el inicio del Mundial.

Morbidelli es sólo el último nombre de una extensa lista de pilotos que han ganado bajo las directrices de Forcada. Sólo en la categoría de 500/MotoGP, son cinco los pilotos que componen esta lista: Alex Barros, Carlos Checa, Jorge Lorenzo, Maverick Viñales y el propio Morbidelli. Con sus aciertos y errores, éxitos y fracasos, el ingeniero español continúa siendo imprescindible allí donde esté. "Es un fenómeno, tiene mucha experiencia, habilidad. Es una persona increíblemente inteligente. Disfruto mucho trabajando con él. El equipo funciona bien bajo su mando", explicaba Morbidelli.

Comienzos con Crivillé y Honda

Hay que retrotraerse hasta 1989 para encontrar la primera victoria de Forcada en el Mundial. Llegó de la mano del equipo JJ Cobas, trabajando en los motores que permitieron a Álex Crivillé llevarse el título de 125cc aquella temporada. El moyanés fue parte de la inversión hecha por Repsol para llevarse el Mundial y bebió de la experiencia proporcionada por el maestro Antonio Cobas, con el que se consagraría en la categoría reina con el Team Honda Pons.

No sería hasta 1996 cuando el catalán saboreó por primera vez las mieles del éxito en 500cc. Fue con Carlos Checa y su Honda NSR 500 de dos tiempos, la moto que recuerda con más cariño y a la que según él "metía mano", cuando la tecnología no tenía tanto peso en las motos. Con aquella Honda también disfrutó de las victorias de Alex Barros y con el brasileño aterrizó en un equipo oficial, pero de nombre familiar: el Repsol Honda Team.

Consagración en Yamaha

Aunque su salto a la primera línea mediática no llegaría hasta su arribo a Yamaha como jefe de mecánicos de Jorge Lorenzo. Sus tres campeonatos del mundo junto al mallorquín le situaron como una verdadera referencia del paddock. Dicen que la altura de los logros es proporcional a la de los rivales, y el tándem Forcada-Lorenzo fue capaz de vencer con la misma moto a Valentino Rossi y de robarle un Mundial a Marc Márquez en 2015: único año en el que el hexacampeón no se ha llevado el campeonato desde que entrara a MotoGP hace ya seis años.

Y este camino por el tiempo nos lleva hasta Maverick Viñales, su penúltimo pupilo. Con el de Figueras vivió una relación atípica, rota finalmente entre acusaciones y reproches en 2018. Aquel deterioro constante llegó a un punto de no retorno cuando el piloto de Yamaha, en el GP de Brno, entró aplaudiendo irónicamente al box. La tensión sobrepasó los límites y Forcada tuvo que marcharse de la marca de Iwata tras 10 años en el equipo.

Sin embargo, Forcada decidió dar un paso atrás y comenzar un nuevo proyecto junto a Morbidelli en Petronas. Un proyecto que tampoco ha sido fácil, teniendo que lidiar con un piloto con madera de campeón como Quartararo. Misano ha consolidado una pareja compenetrada a la perfección que firma su candidatura al Mundial más abierto de la historia.