F2 | RUSIA

Mick Schumacher huele a champán... y a Fórmula 1

Segunda victoria del año para él y liderato ampliado a falta de tres carreras para el final de la temporada de F2. Su paso a Alfa Romeo, factible para 2021.

Mick Schumacher, en Sochi.
Bryn Lennon

"Tenemos consistencia en todos los circuitos y así es como se ganan los títulos", dice Mick Schumacher, a pie de pista, después de vencer la carrera principal de Fórmula 2 en Sochi. El alemán partía tercero, se libró de Daruvala con una gran salida y adelantó a Tsunoda después de las paradas en boxes para ganar sin sufrir. Se trata de su segunda victoria en la categoría esta temporada, ya arrasó en Monza (antes había vencido la carrera del domingo en Hungría 2019, pero con parrilla invertida) y consolida su liderato al frente de la clasificación general con 18 puntos sobre Ilott y 41 sobre Lundgaard y el japonés. El ruso Shwartzman se descuelga con tres ceros consecutivos.

"Es bonito haber ganado aquí, tuvimos ritmo todo el fin de semana y me alegro también por los aficionados. Escogimos bien a la hora de configurar el coche y comprometer ciertas cosas", dijo el hijo del Kaiser, de 21 años, cada día más cerca de la Fórmula 1. Es piloto de la Academia de Ferrari y si este año gana la Fórmula 2, todos los caminos le llevan al Gran Circo. Pueden hacerle sitio en Alfa Romeo, quizás junto a Kimi Raikkonen. La superlicencia no sería un problema, de hecho en 2018 ya tenía los puntos necesarios tras ganar el FIA F3, también con la escudería Prema. Ya pilotó el Ferrari en varios test, ha hecho más kilómetros en Fiorano de lo que muchos pueden llegar a imaginar y previsiblemente volverá a hacerlo este año en Abu Dhabi, cuando acabe la temporada.

Clasificación de la F2 2020.

Sobre su futuro en la Fórmula 1, admite que aún no le preocupa: "Estoy centrado, al cien por cien, en la temporada de F2 y aún no ha terminado. Me preocupa la carrera del domingo". Quienes cuidan de su carrera optan siempre por los pasos más prudentes, Sabine Kehm, representante de su padre, es también quien acompaña a Mick en los circuitos. Quedan cinco carreras, otra en Sochi, dos en Bahréin y otras dos en el trazado exterior de Sakhir. Pero si se proclama campeón, su salto a la máxima categoría del automovilismo será inevitable.