INDY 500 | LIBRES 1

Alonso empieza quinto y primer Chevrolet en Indianápolis

El asturiano, a pesar de un buen tiempo, completó menos vueltas de las deseadas y se quedó a 2,3 décimas de Hinchcliffe. Palou, octavo.

Alonso con el Arrow McLaren SP en Indianápolis.

Bella fue la imagen de Fernando Alonso y Alex Palou uno junto al otro en el impresionante ovalo de Indianápolis, dos generaciones de pilotos, el supercampeón que busca agrandar su leyenda, el joven talentoso que intenta hacerse un hueco en la élite del automovilismo estadounidense, los dos jugándose la vida desde el primer momento en una de las competiciones más complejas y complicadas que existen en el universo del motor.

Bien, la cosa empezó bien, mejor incluso de lo esperado, al menos en cuanto al tiempo, en cuanto a velocidad, que al fin y al cabo es de lo que se trata, el resto de problemas que pudieran surgir en el coche de Fernando Alonso pueden tener solución, eso sí… con más vueltas.

El campeón del mundo de Resistencia terminó quinto en este primer día de entrenamientos oficiales de las Indy 500 de 2020 y lo hizo apenas a 2,3 décimas de segundo del líder, James Hinchcliffe, y además fue el mejor de los pilotos que montan motor Chevrolet, algo que no está nada mal para ser el primer día y en un piloto que no está compitiendo en la temporada de la Indy Car, que lleva desde el pasado año sin subirse a un coche como este. En el lado negativo que completó pocas vueltas, 29, de hecho solo tres pilotos rodaron menos que el asturiano, mientras que los habituales estuvieron alrededor de 80 vueltas en el ovalo.

Por su parte, Palou completó 60 y terminó en el octavo puesto, también cerca del asturiano en cuanto a velocidad. Fernando, de hecho, rodó a 223.238 millas por hora, lo que son cerca de 360 kilómetros por hora. Impresiona.

Hay además un hecho que puede ser bueno para Fernando y es que, según sus propias palabras, "el comportamiento del coche es muy distinto ahora que tiene el aeroscreen. Tienes que adaptarte un poco y estamos ajustando los reglajes, pero la velocidad está ahí y sabes que el coche estará en un lugar muy razonable, considerando la experiencia de todo el equipo". Es decir que con el aeroscreen, la pantalla que llevan los coches para evitar impactos, se iguala un poco la experiencia en cuanto a reglajes. No ha empezado mal Alonso, mejor que el pasado año. A seguir mejorando…esto acaba de comenzar.