MOTOGP | GP REP. CHECA

Puig: "Márquez se rompió la placa abriendo una ventana"

El team manager del Repsol Honda afirma que "un mal gesto doméstico" es el que llevó de nuevo a Marc al quirófano y que "sólo el tiempo dirá cuándo está listo".

Puig: "Márquez se rompió la placa abriendo una ventana"
ALVARO RIVERO DIARIO AS

La caravana mundialista de MotoGP ya está preparada en el circuito de Brno para arrancar mañana el GP de la República Checa. Lo hace con una baja muy relevante, la de Marc Márquez, que el lunes fue operado por segunda vez de la fractura sufrida en el húmero del brazo derecho el 16 de julio, en el GP de España. Fue operado de ello dos días después, en Barcelona, y regresó a Jerez para subirse a su Honda sólo cuatro días después de que le fijaran la fractura con una placa. Su reaparición no pudo ser completa y echó pie a tierra en la Q1. Esta semana, 13 días después de la primera operación, "el sobre estrés", como indicó el doctor Xavier Mir, fue intervenido de nuevo para reemplazar la placa original que se había desplazado "abriendo una ventana", según ha afirmado Alberto Puig ya desde Brno. Eso hace que se salte la cita checa y que aún esté por ver cuántas citas se perderá, porque hay dos consecutivas en Austria tras la de este fin de semana en Brno.

Así ha explicado Puig lo sucedido: "El pasado lunes, Marc sufrió otra intervención en el húmero de su brazo, debido a la caída del gran premio de Jerez. Un mal gesto doméstico en su casa, abriendo un ventanal, fue el causante del problema. Luego se comprobó que se había roto la placa abriendo una ventana. Probablemente, un exceso de estrés en esa zona hizo que esto sucediera. Esto es lo que hay ahora. Marc bajó a Jerez siguiendo las indicaciones de los médicos y bajo su tutela. Los médicos en ningún momento pensaron que esta placa se podía romper. Así nos lo informaron y por eso Marc decidió bajar a Jerez y probar, y Honda le dio la moto. De lo contrario, ni él habría bajado ni Honda le hubiera dado una moto, pero bueno. Las cosas pasan y ahora ya está, es así. La única cosa positiva es que esto ha sucedido en su casa y no aquí, en Brno, o en Austria, en la moto, porque las consecuencias hubieran sido mucho más graves. A partir de ahora, Marc entra en un período de recuperación, de ver cómo evoluciona su fractura y el tiempo nos dirá cuándo está listo para ir en moto".

Sobre si se tomaron demasiados riesgos en Jerez, dice: "No pensamos que haya sido un riesgo innecesario, porque en Jerez hicimos lo que consideramos que había que hacer. Esto ha sucedido post Jerez. Allí se hizo lo que se tenía que hacer. Se probó y el piloto se sentía bien, por eso se decidió hacerlo así. Y cuando él consideró que tenía dolor, paró. Ahora no hay que pensar en el pasado sino adelante. El tiempo nos dirá cuándo está bien".

Y sobre las posibilidades de título de Marc, cree que "el Mundial está difícil y no podemos hacer nada, pero no es el último Mundial de la historia".

Más explicaciones

Tras atender a las televisiones extranjeras, Puig se explayó más en 'DAZN':

El causante de la operación: "El lunes le intervinieron en el húmero derecho. Un mal gesto doméstico en casa, estaba abriendo un ventanal que tienen en casa muy grande y en ese momento notó un dolor agudo, que posteriormente verificó que la placa se había roto. Probablemente el estrés de todos los días previos se juntó y fue el causante de esto. Estas cosas pueden pasar".

Los riesgos tomados: "Marc viajó a Jerez con consentimiento médico, pasó todas las pruebas físicas y cuando vio que no podía paró. Los médicos no esperaban en ningún momento que la placa se pudiera romper, y así nos informaron. De lo contrario, Marc no hubiera bajado a Jerez en ningún momento. El punto positivo es que ha pasado en casa y no en el circuito encima de la moto, donde las consecuencias podrían ser muy diferentes".

Vuelta a Jerez: "Se tomó esta decisión porque es lo que se pactó. Cuando tomas esta decisión, tienes que probar. Siempre y cuando estés dentro de la legalidad. Marc pasó las pruebas físicas y acordó hasta dónde se llegaría. Es fácil hablar a toro pasado. Eso es de perdedor. Se hizo lo que se tenía que hacer y después ha pasado lo que tenía que pasar. A lo hecho, pecho. Lo que es evidente es que el piloto no esperaba que la placa pudiera romperse. Hasta los médicos se han sorprendido de esto. A mí, hablar a toro pasado me parece de cobardes y de buscar excusas. Todo se ha hecho de la mejor manera posible y no ha salido bien. Pero ese no es motivo para empezar a liarla. El que tiene más que perder es el piloto, pero Marc es fuerte y se recuperará".

Futuro: "A partir de ahora, Marc tiene un proceso de recuperación, para ver cómo la fractura se consolida y se va estabilizando. Solamente el paso del tiempo nos dirá cuál es su estado y cómo se encuentra de cara al futuro.

El estado de Marc: "Está como todo el mundo en esta situación. Cuanto tú aspiras a unas cosas y no puedes, pues te sientes mal. Está con esa frustración como estaría cualquier persona. También es cierto que hay gente más pesimista, que se hunde y gente que no. El caso de Marc es un luchador total, y lo demostró en Jerez. Estoy seguro de que se recuperará y saldrá más fuerte de esta lesión".

Un regreso en Austria: "No estamos dando ningún plazo ni queremos hablar de esto porque lo importante es que entre en este periodo de recuperación y sólo el tiempo dirá cuándo puede volver. ¿El Mundial? La vida da muchas vueltas. Lógicamente desde el punto de vista matemático está mucho más difícil. Pero el objetivo ahora no es ése. Es que se recupere. El campeonato se pone más interesante porque había gente que no tenía opciones y ahora sí las tiene". 

El objetivo con Bradl: "Es un piloto probador y el enfoque que tiene de una sesión de entrenamientos es muy diferente. Pero aquí no va a probar, va a correr. En cualquier caso, nosotros vamos a intentar sacarle partido a su faceta de probador, que nos pueda dar información y datos".