FÓRMULA E

Un festín eléctrico en Berlín

El próximo campeón de la Fórmula E saldrá de un final frenético de seis carreras en nueve días, en tres versiones de Tempelhof y bajo una estrictas medidas sanitarias.

ePrix de Berlín de 2019.
Simon Galloway Fórmula E
Formula E Coche Formula E

Cinco meses de una larga espera y un frenético final para concluir su, también, temporada más atípica de su aún corta historia. El 29 de febrero se corrió el ePrix de Marrakech, solo era la quinta carrera, quedaban nueve más en el calendario original de la Fórmula E, pero llegó el coronavirus y arrasó con él. La siguiente cita era la china de Sanya (el 21 de marzo), en el origen de la pandemia, no se corrió. Entonces, el campeonato entró en un mar de dudas y cancelaciones hasta que encontró una isla en la que atracar de forma segura: Berlín.

Allí, en el céntrico aeropuerto de Tempelhof, uno de sus escenarios más fieles, se celebrará un auténtico atracón de carreras: seis en nueve días desde mañana miércoles al jueves de la semana que viene y todas a la misma hora (19:00). Es decir, se disputarán más de las que se habían corrido antes del parón obligado por el COVID-19. Eso sí, para no caer en una peligrosa monotonía, se dibujarán tres recorridos diferentes del circuito alemán en los que se correrá dos veces: al sentido contrario (días 5 y 6), el original (8 y 9) y uno modificado (12 y 13).

Como mandan los cánones de la seguridad pública hoy día, todo se hará bajo unas estrictas medidas sanitarias del mismo modo que se hace en la F1 o MotoGP. Tempelhof será una burbuja en la que todo esté controlado, y es el lugar perfecto para ello por ser un entorno cerrado y no una pista urbana (características de este certamen). Así, solo estará presente el personal esencial tanto de los equipos como de la organización, sin superar nunca las 1.000 personas, y con todo lo pertinente: test, mascarillas, distancia social, movilidad limitada…

En cuanto a lo deportivo, la FE llega a Berlín con cinco ganadores diferentes (Bird y Sims en las dos de Arabia Saudí, Guenther en Chile, Evans en México y Da Costa en Marrakech) y un líder por once puntos de ventaja: el portugués de DS Teechetah sobre el australiano de Jaguar. Pero con los puntos que quedan por repartirse cualquier parecido con la clasificación final sería una simple casualidad debido a lo igualada que siempre está la parrilla eléctrica y a la volatilidad que seguro habrá en los resultados debido a ello.

Top 10 de la clasificación de la Fórmula E.

Una parrilla renovada

El coronavirus no solo se ha llevado un tercio de carreras por delante, también a unos cuantos pilotos. Abt pasa de Audi a NIO (en sustitución de Quing Hua) por su desliz virtual y su lugar en los cuatro aros es para Rast, Lynn llega a Mahindra para correr por Wehrlein y Sette Camara lo hará por Hartley en Dragon. Ah, y Juncadella también estará como piloto reserva de Mercedes, quienes también han pintado de negro sus flechas de plata. Muchos cambios, pero la misma esencia en un festín del que saldrá el próximo campeón eléctrico. ¿Preparados?