INDY 500

Alonso pone rumbo a unas 500 Millas a puerta cerrada

El piloto asturiano ha confirmado que se encuentra ya de camino a Indianápolis. La organización acaba de anunciar que se disputará sin público.

Alonso pone rumbo a unas 500 Millas a puerta cerrada
Hamad I Mohammed REUTERS

"Mi objetivo es la Triple Corona; luego la Fórmula 1", decía Alonso hace unas semanas a través de las redes sociales. El 2020 del piloto pasa indudablemente por las 500 Millas y el asturiano ya ha puesto rumbo a Indianápolis, no sin ciertas trabas en el camino. Primero el cambio de fecha por la pandemia, después la cuarentena de 14 días impuesta por EEUU a los viajeros procedentes del continente europeo y, por último, la celebración a puerta cerrada de la carrera tras anunciar una reducción al 50% y otra al 25%. Finalmente, salvo sorpresa, el sueño americano sigue en pie.

Las 500 Millas, fijadas para el 23 de agosto, comenzarán el día 12 con el inicio de los entrenamientos libres. Así mismo, la clasificación se celebrará entre el 15 y el 16 de este mes. Una vez finalizada la carrera, la Indycar no tiene confirmada ninguna prueba más, habiendo suspendido también la de Mid-Ohio, que tendría que haberse disputado este fin de semana. El coronavirus ya ha obligado a suspender 10 carreras en lo que llevamos de temporada.

Aún sin público, la gran fiesta del motor norteamericano continuará siéndolo y Alonso, esta vez sí, tendrá las armas para conseguirla. El Arrow Mclaren SP con el que correrá ya ha cosechado dos podios en seis carreras y una pole position, situando a Pato O’Ward cuarto en el Mundial de pilotos. “Indianápolis será completamente distinto este año. Nuestro equipo ha empezado muy bien la temporada. Hemos hecho dos podios y hemos estado muy cerca de ganar en Road America, y hemos sido fuertes tanto en óvalos como en circuitos ruteros”, explicaba Zak Brown durante el GP de Gran Bretaña de F1.

La primera participación del español, en 2017, se saldó con un abandonó tras liderar la carrera durante 27 vueltas. Alonso, enrolado en las filas de Andretti Autosport, sorprendió a todos clasificando quinto y rodando en los puestos de cabeza durante toda la carrera, hasta que su motor Honda dijo adiós. En su segundo asalto (2019), con un Mclaren repleto de carencias, no pudo siquiera clasificarse para ser parte de la parrilla.