FÓRMULA 1

Alonso-Renault: el impulsor oculto de la operación

Luca de Meo, CEO de la empresa francesa, es un apasionado del motor, excelente negociador y muy valorado en el sector por sus éxitos y su visión de futuro.

Alonso-Renault: el impulsor oculto de la operación

“La junta directiva considera que con su carrera, su experiencia y sus éxitos combina todas las cualidades para contribuir al desarrollo y la transformación del grupo Renault”, rezaba el comunicado que anunciaba a Luca de Meo como CEO de Renault desde el 1 de julio. El directivo italiano de 53 años es el encargado de potenciar la empresa francesa en un momento muy complicado en el sector de la automoción y tras una etapa turbia en la firma después de todo lo ocurrido con el brasileño Carlos Ghosn.

Esa transformación que de Meo pretende llevar acabo incluye, por supuesto, el equipo de Fórmula 1 y todos los beneficios no tangibles que la exposición pública en el certamen más importante del mundo del automovilismo genera en las empresas matriz de las escuderías. Clotilde Delbos, CEO interina, así lo hizo saber públicamente: "Confirmamos que queremos quedarnos en la Fórmula 1. Bajo las nuevas reglas, es una buena inversión para nosotros. F1, aquí estamos y estaremos". Por supuesto, esta afirmación se hizo con el conocimiento y la conformidad de De Meo, que ya negociaba para su nuevo puesto.

Luca de Meo, CEO de Renault.

El factor De Meo ha entrado de lleno en la negociación para el regreso de Fernando Alonso, al que desde Renault consideran la pieza angular del proyecto en el Mundial por todo lo que significa la figura del bicampeón asturiano, tanto dentro de la pista como fuera de ella. La pasión les une y ambos son personas que saben bien lo que quieren por lo que llegar a un acuerdo siempre es más sencillo cuando los caminos indivisuales se juntan para formar un destino común.

Pero... ¿quién es Luca de Meo y de dónde viene su pasión por el motor? Nacido en Milán en 1967 es un empresario de tremendo éxito y considerado un visionario en el sector. Algo en lo que seguro influye la apertura de mente que supuso vivir su infancia en Costa de Marfil y sus 'costumbres' que lleva a fuego y que distan bastante de lo habitual en su posición. Precisamente en el país africano surgió su amor incondicional por los coches y las carreras, como se refleja en un perfil del directivo publicado en CincoDías. Se disputaba un rally local y un piloto amigo de su padre, y que se alojaba en el domicilio familiar durante la celebración de la prueba, le subió a su Lancia. Luca, que tenía 7 años, supo que el flechazo sería para siempre.

Apasionado por las nuevas tecnologías, con un enorme sentido del humor y muy preocupado siempre por su cuidado personal, De Meo también es un entusiasta de la música electrónica e incluso hace sus pinitos como DJ aunque siempre, que se sepa, de forma privada. Sin embargo, pese a todas esas actividades y su responsabilidad profesional la clave de este italiano es su familia: casado y padre de gemelos nunca agenda cenas de trabajo ya que ese es el tiempo que dedica a estar con su familia. ¿Otra particularidad? No usa ordenador, ni de sobremesa ni portátil, todo lo gestiona desde su móvil y su tableta.

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Comercial Luigi Bocconi hizo una tesis rompedora al examinar la ética empresarial. Empezó precisamente su trayectoria profesional en Renault en 1992, en marketing de producto, y cinco años después aterrizó en Toyota Europa. Otro lustro más tarde fichó por Fiat, donde fue jefe de las unidades de negocio Lancia, Fiat y Alfa Romeo; CEO de la marca deportiva Abarth; y director de marketing del grupo. Lanzó con éxito el revolucionario Fiat 500 y llevó el patrocinio del grupo al equipo Yamaha de MotoGP viendo el potencial de unirse al motociclismo de la mano de Valentino Rossi. También es muy aficionado al fútbol, con la Juventus y el Barcelona compartiendo su corazón.

Políglota excepcional habla a la perfección italiano, inglés, castellano, francés, alemán y catalán. En 2009 llegó al grupo Volkswagen como director de marketing y formó parte del consejo supervisor de lamborghini y de Ducati, y en 2015 fue elegido para reflotar Seat, a la que ha llevado a su momento más álgido con récords de ventas y beneficios. Defensor del coche eléctrico asegura que el futuro de las firmas de coches combinará la venta de automóviles con la de kilómetros por lo que el alquiler formará parte del negocio desde las mismas marcas. Para ello trabaja y apoya incansablemente la creación de startups que desarrollen herramientas enfocadas a los problemas más básicos de movilidad. Alonso y Renault vuelven a estar juntos y De Meo tiene su base para asentar el crecimiento en la F1 y colaborar en la transformación de la empresa.