F1 | TEST EN BARCELONA

Ferrari empieza a funcionar el día que falla el Mercedes

Vettel lidera la jornada en la primera aparición seria del equipo de Maranello y su monolpaza cumple. El motor de Hamilton falla. McLaren progresa.

Ferrari empieza a funcionar el día que falla el Mercedes
ALBERT GEA REUTERS

No se sabe si serán brotes verdes o rojos, pero Ferrari por fin compareció y tiene más rendimiento del que pregona. No están al nivel de Mercedes, es evidente, pero la base del SF1000 es más interesante. Han cedido en velocidad punta, quizás demasiado, pero Vettel dejó este jueves un buen tercer sector en Barcelona, el revirado, lo que confirma que Maranello ha salido a por carga aerodinámica en 2020 con éxito. Pierden la seña de identidad del SF90H, su potencia mayúscula en línea recta, que les dio mucha superioridad en ese apartado pero no sirvió para ganar más que tres carreras durante la pasada temporada. En cualquier caso, el piloto alemán acabó liderando la tabla de la penúltima sesión.

También convence el ritmo de carrera del monoplaza rojo, que llegó a seguir la rueda de Lewis Hamilton durante buena parte de la tarde hasta que, en la Curva 6, el británico apagó de golpe su motor Mercedes por una anomalía en la presión del aceite. Por precaución, sí, pero fin la jornada antes de tiempo y averías que se reparten para todos: el viernes pasado le tocó a ‘Seb’ y Red Bull también ha protagonizado banderas rojas en los últimos días. La fiabilidad interrumpió, por tanto, las tandas de carrera del seis veces campeón. El cambio de papeles entre los dos fabricantes punteros de 2019 llama la atención en las trampas de velocidad: Stroll marcó 325 kilómetros por hora con el propulsor alemán, Vettel pasó por poco los 300.

El mejor tiempo de la tarde fue para Pierre Gasly con el Alpha Tauri, montando el neumátaico más blando que también calzó Vettel. A dos décimas del germano acabó Lance Stroll con el Racing Point y, este sí, volando con el compuesto ‘C3’ de Pirelli que sí se utiliza en el GP de España (los otros son más blandos, pensados para Mónaco o Montreal. El tiempazo es buen indicativo del potencial de este Mercedes rosa que parte con ventaja, incluso sobre Ferrari y Red Bull, para las primeras carreras de la temporada.

La diferencia de neumáticos explica también el vueltón que se marcó Latifi con el Williams, un farolillo rojo que acabó cuarto en la clasificación aunque su simulación de gran premio sea la más pobre del ‘pit lane’. Ahí, en los ‘stint’ largos, se viene arriba un buen McLaren MCL35 que con Lando Norris a los mandos tampoco pareció brillante. Su registro, un 1:17.5, no es un mal presagio en una pretemporada muy poco clara del equipo naranja, con más dudas que certezas, como sucede en toda la parrilla. Están siendo unos test muy confusos y resulta, más que nunca, difícil extraer conclusiones. Aunque el jueves deja una: Ferrari no está tan mal como decía.