MOTOGP

Ensayo general en Qatar

Las seis fábricas inician mañana los tres últimos días de test con incógnitas por desvelar, como el estado de Márquez, antes del inicio del Mundial (8-M).

Ensayo general en Qatar
Heino Kalis REUTERS

Losail abre el Mundial el domingo 8 de marzo, pero antes de repartir los primeros puntos de 2020 el trazado qatarí acoge el ensayo general: tres días de test, desde hoy, para ultimar detalles y analizar por dónde puede ir la temporada de MotoGP. Una terna de jornadas que servirán para ver si se consolida lo sucedido en Malasia o viran las tornas.

Yamaha demostró un tremendo poderío con Quartararo sin dar opción a una vuelta y Maverick desarrollando un ritmo de carrera frenético. Los dos pilotos que integrarán el box oficial desde 2021 dejaron claro que la M1 de este año será competitiva y que el nuevo Michelin trasero les va como anillo al dedo y limita su exceso de degradación. Suzuki fue la otra marca que brilló con luz propia en Sepang y en Qatar, además de homologar el chasis elegido, Rins y Mir deben confirmar la ganancia de potencia que les hace ser competitivos a una vuelta y en ritmo.

Por su parte, los grandes gallos de los últimos años llegan con presión. En Ducati, que probará un nuevo basculante, deben disipar dudas con la gestión del compuesto de la firma francesa ya que si les sigue dando problemas podrían plantearse cambios drásticos para gestionar mejor la entrada en curva. Honda tiene como máxima preocupación el estado del hombro derecho del campeón y recién renovado Marc Márquez, además de que Álex siga adquiriendo experiencia. En Malasia le molestó bastante y forzará lo justo cediendo de nuevo galones a Crutchlow que alabó el nuevo motor pero se quejó de no poder tomar las curvas “al estilo Honda”.

¿Y KTM y Aprilia? Sin duda llegan con una sonrisa que aún no se les ha borrado. Los austriacos vieron como su nuevo chasis mixto unido a mejoras aerodinámicas y el avance en las frenadas les puede hacer muy competitivos mientras los italianos, que aún no saben qué pasará con Iannone, se sorprendieron ellos mismos del simulacro de carrera que hizo Aleix Espargaró y si la fiabilidad acompaña, el salto cualitativo será tremendo.