F1 | TEST EN BARCELONA

Mercedes revienta los test con una innovación sin precedentes

En los vídeos de Hamilton se aprecia un sistema que a través del volante modifica la convergencia de las ruedas en marcha. Allison, director técnico, confirma su existencia.

La imagen dejó boquiabierto al ‘paddock’: Lewis Hamilton, moviendo su volante hacia atrás y hacia delante como si se tratara del timón de un avión, desencadenando cambios en el ángulo de las ruedas. ¿Innovación sin precedentes? ¿Suspensión activa? ¿Un sistema ilegal? Eso quedará más claro durante las próximas semanas, aunque a la primera pregunta se puede responder que sí: puede que se trate de un sistema mecánico que permite al piloto corregir la convergencia de las ruedas en marcha (su desviación hacia el centro). Rectificar su posición cuando el monoplaza cruza una recta para después volver a desviarlas unos pocos grados en las curvas, adoptando la posición convencional de un monoplaza de Fórmula 1.

Esto abre la puerta de numerosos beneficios relativos al neumático relacionados con la resistencia al aire en recta y la velocidad punta. Pero sobre todo, se interpreta como un elemento que permite alterar la degradación del neumático en las curvas o incluso corregir algún problema concreto de sobrecalentamiento (en función del circuito), según indican los expertos consultados en Montmeló. Aunque es lógico dudar de su legalidad porque ningún reglamento habría previsto un sistema como este. Después de dos días de test sin banderas rojas, averías o accidentes, la primera gran sorpresa de 2020 la ha provocado el vigente campeón.

James Allison, director técnico de la escudería alemana, confirma la existencia del dispositivo: "Sí, tenemos un sistema en el coche que es una idea nueva. Tiene un nombre, se llama DAS (Dual Axis Steering, en sus siglas en inglés. Significa dirección de doble eje). Introduce otra dimensión para el volante del piloto y abre nuevas posibilidades que serán un beneficio durante la temporada. ¿Por qué lo usamos? Nos lo quedamos para nosotros". Repreguntado, no aclaró: "Ya dije todo lo que quería decir". ¿Ilegal? "No me preocupa realmente, las normas son muy claras al respecto de los sistemas de dirección y no es nuevo para la FIA, llevamos tiempo hablándolo con ellos". Lewis Hamilton, por su parte: "No tengo mucho que decir, estoy intentando entender (su funcionamiento), para mí es alentador que mi equipo sigue innovando".

Si infringe algún artículo del reglamento técnico de la FIA, sólo lo podrán saber los comisarios una vez comiencen las verificaciones durante la temporada. Las posibilidades ya están muy acotadas, no obstante: el Artículo 10.2.3 prohibe "cualquier ajuste sobre la suspensión mientras el coche está en movimiento", lo que fulminaba las célebres suspensiones activas ideadas en el pasado por Red Bull. Igual que, en el 10.2.2, se concreta que "ningún dispositivo puede afectar la configuración o el rendimiento de ninguna pieza de la suspensión". Tampoco puede disminuirse la altura del coche. Por todo eso se sobre entiende que el sistema DAS no afecta a la suspensión y no altera la altura del monoplaza. Otra cosa sería que la FIA entendiera que interfiere en la seguridad, porque suma una tarea nueva para el piloto. Opina Lewis que no es así. ¿Es una distracción al volante? "No". Más preguntas que respuestas. ¿Es una distracción al volante? "No". Más preguntas que respuestas. Puede que sea una distracción, pero no para Hamilton. Sino para los demás: "Lo divertido es que es como la punta del iceberg de todo lo que trae el coche", amenaza James Allison, bromeando. Si esto es lo que enseñan, qué será lo que guardan...