DAKAR

Alonso: "Si vuelvo en el futuro, lo intentaré hacer para ganar"

Muy contento de vivir su primera experiencia en un Dakar al completo, así acabó el asturiano de Toyota. Ahora bien, promete guerra para la próxima vez.

Alonso dando la mano a Coma al llegar al podio.
ANDRE PAIN EFE

Satisfecho con su primer Dakar en el bolsillo. Desde el primer día hasta el último en el que un pinchazo le hizo perder algo de tiempo. Alonso, 13º en la general, se lleva una lección de cada día con su Toyota y todo lo que ha aprendido en su estreno en el rally más duro le valdrá de cara al futuro, cuando promete que si repite lo hará con la intención de ganarlo. En su debut, para empezar, ha terminado y destacado en varias etapas. Habla maravillas de Sainz y piensa ya en su siguiente reto: la Indy 500. Fernando, con la prensa, en el último día de su primer Dakar.

-¿Cómo se siente después de terminar el Dakar?

-Contento de estar aquí, es el rally más duro del planeta y finalizarlo era uno de los objetivos prioritarios para mí. Casi todos los días me sentí competitivo, incluso en esta etapa tuvimos un pinchazo, alcanzamos a Al Rajhi y aún así hemos hecho cuartos. Creo que nos hubiésemos jugado la victoria de etapa una vez más, así que no puedo estar más contento. Sé que hay gente que lo ha intentado varias veces hasta que consigue acabar su primer Dakar, he tenido la suerte y el equipo perfecto para conseguirlo a la primera.

-¿Qué lecciones ha aprendido?

-Cada día es una aventura nueva, nunca hay dos iguales. A parte de la dificultad de la etapa en sí y del terreno, siempre hay la incertidumbre de que la mecánica aguante, que no tengas errores y no te pierdas… Una serie de factores complicados que lo hacen muy duro, pero he tenido el equipo ideal para hacer esta aventura y terminar, y de una manera competitiva.

-¿Pensaba que iba a ser tan competitivo?

-No, en ninguna de mis predicciones que había hecho después de Marruecos y del rally de aquí en Arabia Saudí. Eran etapas cortas de 250 kilómetros y estaba a una buena distancia de los primeros, pensé que en el Dakar iba a estar mucho más lejos. Es un reto personal y creo que no hay nada más diferente que la Fórmula 1 al Dakar, y si soy competitivo aquí y estoy luchando por alguna victoria de etapa, puedo ser competitivo en cualquier otra categoría.

-¿Qué es lo que más le ha gustado?

-Lo que más, la aventura porque no solo es una carrera de motor, hay mucho más, bastante factor humano, estar solos en sitios bastante remotos durante muchas horas del día. Creo que aquí se encuentra una buena convivencia y un buen ambiente.

-¿Repetirá?

-Veremos, ahora no quiero pensar en ello. Estoy contento de cómo ha ido esta primera experiencia. Lógicamente, después de ver que soy competitivo, si lo hago en el futuro lo intentaré hacer para ganar, para sumar una victoria importante a mi carrera, pero para ganarlo tengo que pensarlo y prepararlo bien. Tengo que tener el mejor equipo, la mejor preparación y el mejor vehículo. Por eso no creo que sea ahora el mejor momento.

-¿Fueron las dunas su mejor terreno?

-Sí, fueron lo mejor en cuanto a competitividad, donde me sentía más cómodo y donde llevamos mejor ritmo. ¿El vuelco? Fue así, unos pasaron un centímetro para la derecha o para la izquierda y casi vuelan también. Yo he tenido la inexperiencia y la falta de tacto para haber salvado el vuelco, pero creo que también ha habido un factor de suerte grande. A veces aterrizas de una manera, otras de otra… A veces pasas por piedras y pinchas, a veces por piedras y no pinchas. No hay una regla exacta, y creo que en los dos problemas que tuvimos en este Dakar hubo seguramente algo de mala suerte.

-¿Qué nota se pone?

-No me pongo nota, no sabría decir, no soy yo tampoco quien tiene que ponerla. Personalmente estoy muy contento.

-¿Si antes de venir le dicen que acabaría así, lo hubiese firmado?

-Sí. Desde el primer día me daba igual acabar 13º, 6º o 22º, porque aquí solo gana uno, y aprovecho para darle la enhorabuena a Carlos. Ya se la había dado en privado y ahora lo hago públicamente. O ganas o pierdes. La posición final no es que me importase demasiado. Lo que quería vivir era el rally de principio a fin con todas sus experiencias. Y ha sido así: con problemas en algún día, con buenos días en otros, abrimos pista un día, ayer salimos detrás de los camiones. Hemos tenido un conjunto de cosas que han hecho la prueba muy enriquecedora para mí.

-¿Se ha enganchado al Dakar?

-Ha sido una aventura buena, y además está en una parte del año bastante libre de otros compromisos. Enero suele ser un mes de vacaciones o de preparación, y si te gustan las carreras, pasar las vacaciones en un coche es una buena opción. Ya se verá en el futuro.

-¿Se ve con 57 años y tres dakares como Sainz?

-No creo (ríe). Si gano una cosa intento no repetirla y voy a por otra. No sé si repetiría tantas ediciones. Carlos es un espectáculo, todos hemos crecido en España con sus logros. A los que nos gustaba el motor, teníamos a Carlos Sainz como referente. Aunque fueses de circuitos, él era el campeón, y tenía todos sus coches de juguete de cuando ganaba el mundial de rallys. Siempre se lo he dicho, para mí es un maestro y siempre será un referente. Da igual la edad que tenga.

-¿Cree que hay alguna aventura más bestia que esta?

-Hay algo, pero sin coches. Hay bicicleta, hay eso de pasar el desierto, cruzar de punta a punta América, esas cosas que hablaba con Eduardo, mi fisioterapeuta. Me hablaba de una carrera en bicicleta que son 72 horas donde no duermes, te apoyas el manillar. Le dije que se olvidara, que lo mío son los coches (risas).

-¿Qué valoración hace de Coma?

-Fantástico, sin él no hubiese podido acabar. Tiene los ritmos de carrera, sabe cuándo hay que apretar y cuándo aflojar. Sabe todo de la carrera y yo no sé nada. Su facilidad para navegar y su conocimiento de la carrera y de leer el terreno, tiene todos los tiempos muy marcados, y para mí que era un novato me ha venido muy bien.

-Acabado el Dakar, ahora a pensar en el siguiente reto.

-Sí, ahora Indianápolis. Intentaré cerrar todos los flecos que queden por cerrar, hacer test e intentar ganar esa carrera.