FÓRMULA 1

"¿Pirelli? Bueno para McLaren..."

Los neumáticos de 2019 no han sido los favoritos de Ferrari, Haas o incluso Red Bull, pero en el box naranja han sabido sacarles rendimiento. Siguen en 2020.

Carlos Sainz, McLaren MCL34. Abu Dhabi, F1 2019.
Sam Bloxham

La FIA anunció este martes que los neumáticos Pirelli de 2019 serán reutilizados en 2020 por petición unánime de las escuderías. "Bueno para McLaren", deslizan fuentes del 'paddock', porque mientras otros equipos han afrontado problemas recurrentes relativos a los neumáticos, la firma de Woking ha superado la temporada sin señalar en ningún momento a las gomas. Su diseño generó carga aerodinámica y el agarre estaba ahí casi desde el primer día, mientras otros como Ferrari lamentaron esa falta de 'grip' culpando a Pirelli por haber hecho un compuesto relativamente diferente entre 2018 y esta temporada.

Las ruedas de 2020 no convencieron, según transmiten desde el mismo box naranja, así que para ellos es una buena noticia la continuidad de las actuales. "No es justo quejarse de los neumáticos, lo único que tienen en común todos los coches de la parrilla", solía transmitir Carlos Sainz cuando más polémica había sobre la 'ventana de temperatura' de Pirelli, aunque es cierto que en su escudería siempre han tenido buen tacto con la goma de 2019. Con la directiva además se permite a los ingenieros continuar con los diseños para 2020 sin adoptar grandes modificaciones relativas a la física de los neumáticos.

Más sorprendente es la unanimidad de la parrilla, porque antes del parón veraniego Ferrari lideró una moción para regresar a las gomas de 2018, sin éxito, apoyado por Haas o Alfa Romeo, sus clientes. Esta vez todos están de acuerdo. Mattia Binotto, jefe de Ferrari, en Montecarlo: "Las gomas de este año son bastante diferentes de las del año pasado. No estoy culpando, es un hecho. Antes nos costaba enfriarlas y ahora cuesta calentarlas para alcanzar la ventana óptima para lograr agarre". En cualquier caso, es justo decir que esos compuestos del fabricante italiano no han sido testados en las condiciones climatológicas más propicias: se estrenaron en los entrenamientos libres de Austin, bajo un frío intenso, y no volvieron a utilizarse hasta los test de Abu Dhabi, con un calor desértico de justicia.

Se mantendrá, por tanto, la gama del C1 (más duro) al C5 (más blando) utilizando tres compuestos por cada fin de semana escogidos según el asfalto del circuito de destino. Y ya se ha anunciado que en Australia, Bahréin, Vietnam y China los escogidos son C2, C3 y C4, incluido Hanói, cuyo asfalto es una incógnita. Se impone así un neumático que cumplió con su cometido (apenas se ha visto 'graining' o 'blistering' esta temporada). Para 2020 se pretendía lograr una goma que resistiera mejor el sobrecalentamiento y no acusara en exceso la degradación al rodar tras otro coche, pero los pilotos se encontraron demasiada dureza. En contra de Pirelli, el esfuerzo y los recursos empleados para elaborar un neumático que nunca se utilizará en carrera. A su favor: más tiempo para trabajar en los de 2021, con 18 pulgadas de diámetro. Una verdadera revolución para la Fórmula 1.