RALLYS

La era híbrida llega en plena crisis del Mundial de Rallys

La FIA ha anunciado la nueva reglamentación, pero faltan marcas y ya se especula con paso atrás hacia los coches R5, la segunda división de la especialidad.

La era híbrida llega en plena crisis del Mundial de Rallys

Lo que se debía convertir en tabla de salvación del Mundial de Rallys, se está convirtiendo en un camino de espinas. Superada la salida de Volkswagen con la llegada de Toyota, y gracias a la acertada reglamentación estrenada en 2017, la contienda ha vivido tres años de esplendor, con cuatro marcas implicadas y tres pilotos peleando por los títulos. Pero ahora se avecinan turbulencias con la pérdida de Citroën y entrada de la nueva reglamentación híbrida, prevista para 2022.

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha desvelado ayer en el Consejo Mundial las líneas maestras de la nueva reglamentación técnica que debe entrar en vigor en 2022. Incluye tecnología híbrida y la opción de usar una carrocería basada en la producción o una estructura tubular, en ambos casos manteniendo las pautas de tamaño actuales, con un sistema de escala para permitir a los fabricantes adaptar su versión de rally partiendo de diferentes modelos. Se desarrollará una estructura de seguridad común para abaratar costes, al igual que ocurrirá con el motor eléctrico de 100 kilowatios (que permitirá circular en poblaciones sin contaminar y aportará más potencia a los coches) y la electrónica. El reglamento definitivo estará listo en los primeros meses de 2020.

Hasta ahí todo pinta muy bonito. El problema es que Citroën se va, y ya ha confirmado que no estará en esta nueva era de los rallys, Ford sigue a medio gas con el incansable equipo M-Sport, y tan sólo Hyundai y Toyota parecen dispuestas a seguir. Se habla de un posible regreso de Subaru (precisamente con M-Sport) y de Mitsubishi, pero poco más. Y esto es lo que ha abierto la posibilidad de que se corra con los actuales vehículos R5, la segunda división de la especialidad, de los que disponen varias marcas, pero que sería un paso atrás evidente.

Tal es la falta de acuerdo en la actualidad que a la presentación mundial del campeonato, prevista en Birmingham en enero, antes del Rally de Montecarlo, no acudirá Toyota, que estará en esa misma fecha en el Salón de Tokio. Y, claro, sólo con Hyundai y Ford va a ser un evento un tanto deslucido.