Competición
  • Europa League
  • Euroliga

F1 | BRASIL

Honda se inventa caballos y mete miedo a los dos grandes

Acaban la temporada con dos motores de última generación más frescos y eso les permite acercarse en velocidad punta a Ferrari o Mercedes.

Verstappen (Red Bull RB15). Interlagos, Brasil, F1 2019.
Dan Istitene

A Vettel le pareció "sospechoso" el subidón de Honda en Brasil, aunque bromeaba, y también Hamilton aprecia el salto de calidad del motor japonés en estas últimas carreras de la temporada. Fue la tercera pole de la temporada para Red Bull y por segunda vez en un circuito que no es precisamente amable con los motores, con dos sectores que se realizan prácticamente en su totalidad con el pedal a fondo. El fabricante japonés da un golpe en la mesa junto a Max Verstappen, que señala a su unidad de potencia como uno de los responsables: "No fui el más rápido del último sector pero sí del intermedio, que es el que tiene más curvas. Durante todo el año hemos progresado tanto en chasis como en motor y también estamos experimentando para el año que viene".

Quizás en la casa energética esperaban que en Interlagos acabasen muy cerca de las velocidades puntas de Ferrari. Leclerc marcó 331,2 kilómetros por hora con el holandés a no mucha desventaja (330,2 km/h). Pero ni Ferrari ni Mercedes esperaban que Red Bull cediese apenas 23 milésimas contra el todopoderoso motor italiano en la enorme recta del Autódromo José Carlos Pace.

"No hay progresos de una carrera a otra porque es el mismo motor, o eso creo. Ha sido una sorpresa, hemos visto varias clasificaciones en las que éramos un poco más rápidos que los demás en las rectas, perdiendo un poco en las curvas, pero esta vez Max o Alex eran igual de rápidos que nosotros en las rectas. Y no hemos hecho nada diferente por nuestra parte...", dijo Vettel en rueda de prensa. Hamilton mandó felicitaciones, pero también duda: "Es bueno para el deporte que haya otro fabricante haciendo buenos motores y ayudando a que llegue el tercer equipo. No lo entiendo del todo, porque sólo tenemos los motores que tenemos y no sé si se pueden traer mejoras dentro del propio motor, pero son muy, muy rápidos y hay trabajo que hacer".

¿Cómo se ha reducido la brecha? ¿De dónde vienen los caballos? El kilometraje puede ser una causa y da una buena explicación: tanto Red Bull como Toro Rosso cambiaron sus motores en Suzuka y los cuatro coches disponen de dos unidades de la cuarta especificación de Honda para este final de temporada. Su propulsor 'top' está duplicado, mientras el resto de equipos va muy justo por el desgaste, y se da la circunstancia de que esta última evolución de Honda sí incluía mejoras importantes en prestaciones, no sólo fiabilidad. Hace tiempo que Honda dejó de ser un lastre, aunque no destaque por arriba, pero si se suma un piloto en racha, un gran chasis, las mejores evoluciones de la temporada y un motor más que aprobado, el resultado puede ser la tercera pole sobrada de Verstappen en Interlagos. Y quién sabe si también la tercera victoria del año...