Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

MOTOGP | GP DE VALENCIA

Márquez: "El futuro de Álex lo dejo en manos de Honda"

"Son ellos los que tienen que ver qué es lo que conviene más a Honda, si una opción u otra, porque no es la única opción para subirse a la Repsol Honda", dice.

Márquez: "El futuro de Álex lo dejo en manos de Honda"
HEINO KALIS REUTERS

A Marc Márquez, segundo clasificado para la parrilla de MotoGP en el GP de Valencia, le ha vuelto a tocar hablar del futuro de su hermano Álex y su posible fichaje por Honda para subir a MotoGP.

-Hablemos un poquito más del tema Alex Márquez: ¿alguna novedad al respecto?

-Yo creo que no, y tampoco estoy muy al corriente, si digo la verdad. No está en mis manos, simplemente lo que me preguntáis. Lógicamente, lo único que sé es que el campeón del mundo de Moto2 está en la lista de posibles compañeros de equipo, pero no sé nada más al respecto.

-Si no pudiese darse la circunstancia de que su hermano estuviese en su box, ¿bendeciría que estuviera en el equipo de Cecchinello?

-Punto número 1, me da igual quien sea mi compañero de box, esto no va a cambiar mi profesionalidad, ni va a cambiar mi objetivo para el año que viene, y lógicamente el primer rival es el compañero de box. Este es el punto número 1, y es con ése con el que la gente te compara. Luego está claro, y no voy a engañar, es mi hermano, y como mi hermano que es me gustaría que tuviese una MotoGP, sea este año que viene o el siguiente, porque es una cosa que he dicho hace un año o dos, que me gustaría verle en una MotoGP. Pero es una de las cosas en las que nunca he presionado y nunca presionaré. Simplemente lo dejo en manos de Honda y en manos de mi hermano. También mi hermano tiene su manager, que es el mismo que el mío, Emilio (Alzamora), está Honda que tiene a Alberto Puig, a Nomura, a todos los japoneses, y son ellos los que tienen que ver qué es lo que conviene más a Honda, si le conviene una opción u otra, porque no es la única opción, porque hay dos o tres pilotos posibles candidatos para subirse a la Repsol Honda.

-Cuente hasta donde pueda cómo están siendo las conversaciones entre usted y Álex.

-Cero. Cuando quemas la etapa de Moto2 lo que quieres es subir a MotoGP, pero no de cualquier manera, quieres subir y hacerlo bien. Esto ya lo dijo cuando ganó el título de Moto2, que su etapa en Moto2 la daba por concluida, aunque hay un año más de contrato de todos los pilotos en MotoGP. Es ahí donde él se ve, y lo ha dicho, preparado para pilotar una MotoGP, pero no se ha hablado más, porque estamos en un fin de semana de carreras. Si han hablado ellos o no, lo saben Emilio y los responsables de Honda.

-Están preparando un plan B a Zarco por si no se queda en Honda y colocarle en una Ducati satélite, lo que pasa que ha dicho hace poco que él quiere estar en una moto buena y en un equipo bueno y que el Avintia no le parece un equipo bueno, que para eso se va a Moto2...

-Vale. Bueno. (Risas). Veníamos en el coche a Valencia mi hermano y yo para disfrutar el gran premio, sin presión y todo bien, yo lo estoy disfrutando pero está claro que él tiene otras cosas en la cabeza porque, lógicamente, se está hablando y para él ya es un orgullo que cuente en un equipo como es Honda. Y yo veo normal que Honda tenga en consideración al campeón del mundo de Moto2. A partir de ahí son ellos quienes deciden. Es lo que dije el jueves, hay dos opciones: o coger a un piloto con más experiencia, o coger a uno joven y darle la oportunidad. Esto ya depende de la estrategia de la marca.

-Si fuese usted el team manager de Honda, ¿qué haría?

-(Risas). No está en mis manos y no tengo esa responsabilidad. Si la tuviese tendría que valorar todo.

-Con todo lo que dice siempre que quiere a su hermano, ¿cómo puede no ser una distracción extra que pueda ser su compañero de equipo?

-Pues lo estoy demostrando en pista. Mi mentalidad, mi estrategia es la misma que durante todos los fines de semana. Está claro que hay el sentimiento este de hermano, el amor de hermano, pero la profesionalidad tiene que existir y esto es lo que me ha hecho llegar a donde he llegado. Sí que soy un chico que se mueve por sentimientos y está claro que tanto a mi padre, como a mi madre, como a mi hermano, como a mis amigos les quiero, y les deseo lo mejor, y deseo lo que ellos quieren. Pero después está la profesionalidad y no he forzado nunca situaciones ni lo haré nunca, porque creo que Alex no lo necesita, está demostrando lo que vale consiguiendo títulos, consiguiendo victorias y consiguiendo carreras. Y él se tiene que formar por él mismo, por su camino, por su estrategia y también ir a un proyecto en el que él crea, no ir al proyecto que le pida yo. Somos dos pilotos diferentes, uno está en MotoGP ya y ha ganado unos cuantos años, y el otro es dos veces campeón del mundo y se está formando como piloto, tiene 23 años, y tiene que quemar etapas. ¿Qué significa? Ganar el título de Moto2 y buscar sitio en MotoGP. Y que sea en una moto competitiva.

-¿Y qué espera para mañana?

-¿Mañana? A ver si podemos estar ahí en el podio, ese sería un objetivo cumplido, pero viendo los papeles creo que tenemos el ritmo para ganar, y no nos olvidemos que estamos en el gran premio de casa, que salgo segundo… Me desconcentráis más vosotros que la situación en sí. (Risas).