Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

MACAO GRAND PRIX

"A Macao o al TT vamos a disfrutar, no a matarnos"

Raúl Torras (43 años) será el único español en la cita de China del 16 de noviembre donde en 2018 sufrió un accidente contra el muro a 250km/h.

"A Macao o al TT vamos a disfrutar, no a matarnos"

"A los que piensan que estamos locos les diría que deberían ir y conocerlo para hablar con propiedad. No hay ningún piloto que corra allí por obligación. Asumimos el riesgo, pero no vamos a la Isla de Man o a Macao a matarnos. Todo lo contrario: vamos a vivir, a disfrutar con lo que nos apasiona. Cada uno elige cómo quiere vivir su vida", asegura Raúl Torras Martínez a AS días antes de correr el GP de Macao (16 de noviembre). Este gerundense de 43 años destila pasión al hablar de una afición, las road races, a las que entrega vacaciones, sueldo, ahorros... e incluso salud como con el accidente de 2018 en la ratonera pista china tras chocar con el muro a 250 km/h.

"Tuve un fallo y al cerrarme toqué el ápice de la curva con el hombro. Me desequilibré y salí con la moto descontrolada chocando de cabeza contra el muro. Quedé inconsciente, me lesioné el hombro y tengo un ligamento sin solución, pero estoy perfectamente", explica Torras. Su Yamaha R6 salió mal parada y para 2019 ha improvisado: "Me la compré con un préstamo a ocho años. Tras el accidente, la reparé y la vendí a un museo en Macao. He alargado el crédito y adquirí una Kawasaki ZX-10R exoficial del TT del año pasado. Estaba en muy buenas condiciones".

Enfrentarse como privado a estas carreras supone que a la tarea de piloto se añade la de mecánico, chófer, agente de viajes, comercial...: "Entre carreras la puesta a punto y mantenimiento lo hago yo, excepto el motor que lo llevo a un mecánico. El transporte lo hago solo. Luego suele venir mi hermano Ángel en avión para cogerse menos días y a veces dos amigos mecánicos, Cristian y Carlos. En Macao estaremos los cuatro. Respecto a los gastos, logro el 40% del presupuesto con pequeños patrocinadores o crowdfunding".

Raúl Torras en Macao 2018.

Arduo trabajo ya antes de dar gas para un funcionario que también vive en moto su labor profesional: "Soy cabo de tráfico, responsable de un grupo de trabajo de los Mossos d'Esquadra y mi trabajo es en la carretera: asistencia, tráfico y si hay problemas o infracciones, sancionar. Como policía si hay que reforzar, se hace. Estas semanas están siendo complicadas".

Criado en el motocross y con vasta experiencia en Resistencia, todo cambió hace tres años: "En 2016 me llegó la oportunidad de disputar el amateur de la Isla de Man y no me lo pensé. Fue muy bien y ya me aceptaron para correr". Allí tuvo otro susto grande este año: "Me lo provocó un piloto. Me cerró, no pude salir y di con el codo, a 260 por hora, contra unos postes de madera que marcan la niebla. Ese dolor nunca lo había sentido, pensaba que me había cortado el brazo".

Raúl Torras en el TT.

Dolor físico que le importa menos que el rechazo de la RFME a las carreras de carretera: "Deberían apoyarnos o al menos no poner tantas trabas. Al final, si quieres correr lo haces. Desde que 'lo prohibieron' han ido Condi, Maeso, Romero, López, Basomba, Ortega, yo... Se busca otra federación, que te pide el seguro complementario, y ya está. Yo corro como español con licencia de Andorra".

Para acabar y ya metido en el barro, Torras pone el ejemplo del trial para explicar incongruencias: "Si Toni Bou entrena en España es un delincuente porque se salta leyes. Luego es campeón del mundo y el CSD o los políticos están muy orgullosos y se quieren hacer la foto con él".