AUTOMOVILISMO

Dos pilotos de la Nascar se lían a puñetazos tras una discusión

Logano y Hamlin se enzarzaron en una trifulca tras golpearse en el asfalto durante la carrera de la competición estadounidense en el Martinsville Speedway de Virginia.

La pelea de la Nascar entre Logano y Hamlin.
Brian Lawdermilk AFP

Un manotazo en el hombro fue suficiente para desencadenar todo. Lo que empezó siendo una discusión entre Joey Logano y Denny Hamlin acabó en una trifulca con empujones y puñetazos al aire entre ambos pilotos de la Nascar y varios miembros de sus equipos. Tras la carrera en el Martinsville Speedway de Ridgeway (Virginia), el primero fue a pedir explicaciones al segundo después de un toque que le envió contra un muro y le hizo acabar haciendo un trompo, pero la discusión subió el tono cuando vio que no le pidió perdón.

Parecía que la cosa se iba a calmar después del tenso cara a cara entre dos de los ocho pilotos que quedan para ganar el título, pero a Hamlin no le gustó nada ese manotazo con el que Logano cerró la conversación y se fue directo hacia a él. Ambos se enzarzaron entonces en una pelea en la que se llegaron a lanzar un puñetazo cada uno, aunque ninguno impactó en el otro. Mientras, sus equipos hacían lo posible por separarles, alguno llegó a caerse al suelo en el intento, y aunque luego Logano fue a buscar a su rival otra vez, la cosa no llegó a mayores.

"Estaba frustrado por la situación. Quería hablar con él y conocer su versión y él simplemente me dijo: 'Te mandé contra la pared'. No eran las disculpas que buscaba, y eso probablemente agravó la situación demasiado. No debería haberle empujado. No fue lo mejor que podía hacer, pero estaba frustrado", declaró Logano. Y Hamlin no parecía arrepentirse de la situación: "Todo iba bien, pero luego me dio un poco y se escapó escondiéndose detrás de sus muchachos. Simplemente no es tan duro, no quería un cara a cara".