Competición
  • Champions League

FÓRMULA 1

La realidad del motor Honda que Red Bull quiere ocultar

Mientras Helmut Marko insiste que a partir de Singapur lucharán contra Mercedes, Toyoharu Tanabe admite que la distancia con los alemanes es más grande de lo esperada.

Honda: "El déficit con Mercedes es más grande de lo esperado"
Dan Istitene AFP

"Nuestro momento llegará a más tardar desde Singapur". Este es el vaticinio que Helmut Marko repite, una y otra vez, cada vez que es preguntado por el rendimiento de Red Bull en el Mundial de Fórmula 1 2019. 

El asesor de la escudería de Milton Keynes fundamenta su tesis en la cuarta especificación de potencia que Honda estrenará en el Gran Premio de Italia 2019, un motor, que unido al desarrollo del chasis y aerodinámico que padecerá el RB15, impulsará hasta el primer cajón del podio a Max Verstappen o Pierre Gasly. 

"Estamos muy satisfechos con la fiabilidad de Honda. El banco de pruebas en Japón funciona día y noche. Todavía estamos un poco atrasados en términos de potencia, pero vamos a obtener un nuevo motor en Paul Ricard. Sin embargo, este no será el paso más grande. Llegará en Monza. Honda hará todo lo posible por cerrar la brecha", asegura Marko en 'Speedweek'.

Un presagio que no comparten en Sakura. Toyoharu Tanabe, máximo responsable del fabricante japonés en el 'Gran Circo', afirma en 'f1only.fr' que no sólo la desigualdad con Mercedes sigue siendo muy importante, sino que incluso es más grande de lo esperada: "La brecha con Mercedes sigue siendo muy importante. Es incluso más grande de lo esperada. Por supuesto, no estamos contentos con ello, pero afortunadamente podemos ser competitivos en algunas carreras. Está claro que para reducir la brecha todavía necesitamos muchas mejoras. A lo largo de los años con McLaren, aprendimos mucho de los malos tiempos. Fue un problema de aprendizaje y así es como nuestra relación con Red Bull está mejorando. Al final, queremos ganar el campeonato juntos".

Como suele ser habitual, la pista dictaminará sentencia, pero por el momento y tomando como referencia el tercer sector del Gilles Villenueve, una zona del trazado de pura potencia, la profecía de Helmut Marko se puede considerar más un sueño que una realidad.

En Montreal, hasta los coches equipados por Renault hicieron mejores parciales y alcanzaron una mayor velocidad punta que Red Bull y Toro Rosso. Y seguro que en las fábricas de Brackley, Maranello y Viry-Châtillon no van a cerrar sus instalaciones por vacaciones hasta la carrera de la región de Lombardía.