Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Ligue 1
Angers Angers ANG

-

Metz Metz MTZ

-

Amiens Amiens AMI

-

Nantes Nantes NAN

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
EN JUEGO
Willem II Willem II WII

0

FC Emmen FC Emmen EMM

0

Heracles Heracles HCL

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Twente Twente TWE

-

Temas del día Más temas

F1 | MÓNACO

Hamilton resiste para ganar y Sainz brilla hasta la sexta plaza

Hamilton resiste para ganar y Sainz brilla hasta la sexta plaza

ANDREJ ISAKOVIC

AFP

Verstappen presionó a Lewis hasta la última vuelta sin éxito. Vettel acabó segundo y Bottas, tercero. El madrileño, primero de la zona media saliendo 9º.

Lo intentó y lo intentó Verstappen en las calles de Mónaco, en una persecución infinita sobre Hamilton, que tenía un neumático más blando en muy mal estado. Fueron más de 50 vueltas prácticamente pegados, con la presión constante de un piloto que no tiene contemplaciones a la hora de intentar un adelantamiento, que parecía imposible en un circuito tan estrecho, pero de lo que Max es capaz. Fue con todo dos ocasiones: primero en Loews, por fuera, sin suerte. Y a tres vueltas del final, a la salida del túnel llegando a tocarse con Lewis, mano a mano, saltaban las chispas. Pero no hubo premio para él, sí para un defensivo Hamilton que se pasó la carrera protestando a los ingenieros por el estado de sus gomas. No importó, victoria para el pentacampeón y dedicatoria especial desde lo más alto del podio a su amigo, Niki Lauda. Como el holandés arrastraba una penalización de cinco segundos quedó cuarto en la clasificación, mientras Vettel acaba segundo y Bottas tercero. Primer 'no doblete'.

En la salida Max había ido valiente a por Bottas, que arrancó peor, pero el primer vértice lo ganó el finlandés para escoltar a su compañero y facilitar el escenario favorito de Mercedes. El ‘show’ entonces lo puso Leclerc con un adelantamiento espectacular a Norris en Loews y otro todavía más increíble a un tipo duro como Grosjean en ‘La Rascasse’. Como salía 15º no le quedaba otra que arrimarse, puerta grande o enfermería, pero tocó lo segundo: repitió el movimiento sobre Hulkenberg, el alemán no se asustó, ambos se tocaron y la rueda trasera derecha del Ferrari se pinchó. Una vuelta entera en las lonas, destrozando los bajos, propiciaron el abandono del talento local.

Como había restos de fibra de carbono por toda la pista, salió el primer y único coche de seguridad. Los de cabeza pararon con una maniobra agresiva de Red Bull, que dejó salir a 'Mad Max' cuando llegaba por detrás Valtteri. Se las arregló para adelantar al Mercedes con un leve toque incluído, pero la FIA lo vio: cinco segundos de sanción que resultaron clave para el devenir la carrera porque en su duelo frente a Hamilton podía aspirar a ganar pero, de no hacerlo, ni siquiera terminaba en el podio, lo que finalmente sucedió.

Gasly, quinto, siguió muy de lejos esa película, aunque se apuntó la vuelta rápida. Tras él la zona media la ganó un gran Carlos Sainz. Había avisado: se puede adelantar a un coche en la salida y a otro por estrategia. Manos a la obra: empezó noveno, Albon se emparejó con él en la primera curva pero resistió en la subida y superó al tailandés y a Kvyat en la curva tres con una acción espectacular. Con el ‘safety-car’ se mantuvo en pista, como los dos coches de Faenza y al contrario que Ricciardo y Magnussen, que iban delante y sí cambiaron neumáticos. Salieron en medio del pelotón y perdieron tiempo a cada vuelta, fue una elección errónea de Renault y Haas que permitió al madrileño plantarse sexto en la meta de Mónaco igualando el resultado de 2017, porque después se defendió en su paso por boxes y el ruso no tuvo opción de superarle. Siempre ha puntuado en sus cinco participaciones aquí.

Grosjean, que no paró, y un combativo Ricciardo que se repuso del error de su escudería, coparon las últimas plazas con premio. Tras ellos un pelotón correoso que complicó algunos doblajes en el que sorpendió un digno Russell con el Williams, esta vez por delante de Stroll, los Alfa Romeo y a un mundo de Kubica para acabar 15º, difícil hacerlo mejor con tan mala herramienta. Fue el típico domingo del Principado, aunque la falta de adelantamientos se camufló entre tensión constante. A los pocos minutos de terminar la carrera, por cierto, empezaron a caer algunas gotas.