Competición
  • Copa América
  • Mundial Femenino
  • Eurocopa Sub 21

INDY 500 | ENTREVISTA

Serviá: "Alonso me dijo que no veía bien quitarme el asiento"

Orio Servía con su monoplaza de la Indy 500.

John Cote

El catalán charló con As sobre las 500 Millas (saldrá 19º) y el asturiano: "Le dije, 'si te ponen un buen coche, lo coges, sea el mío o no".

No, Alonso no estará el domingo con el McLaren en la parrilla de las 500 Millas de Indianápolis, pero España no se quedará huérfana en la prueba más importante de la temporada americana. Oriol Serviá tomará la salida por 11ª vez en su vida y, a sus 44 años, está más motivado que nunca después de rozar la victoria el año pasado. Confía en su monoplaza del Arrow SPM con dorsal 66 y motor Honda y se ve con posibilidades de lograr al fin su mayor objetivo: beber la leche del ganador en Indy.

—Antes de centrarnos en la Indy, esta semana está siendo muy triste con el fallecimiento de Niki Lauda, toda una leyenda de la F1.

—Sin duda. Hay pilotos, grandes pilotos y luego hay grandes pilotos que arrastran un carisma durante el resto de su vida, y esa fue la historia de Niki. Como piloto antes del accidente era muy particular, pero más que nada fue cómo se recuperó y casi convaleciente se subió al coche, eso lo separó del resto de los mortales. Un tipo muy carismático, un gran campeón y es una lástima que se haya ido así de rápido, hace dos años estaba perfectamente y, de repente, se ha ido.

—Sí, una pena. Ya enfocando la Indy, han pasado todos los entrenamientos y solo queda el gran día el domingo, ¿cuáles son las sensaciones?

—Esta va a ser mi undécima carrera y uno ya se acostumbra a la distinta dinámica de esta prueba. Estamos una semana entrenando cada día, luego los nervios de la clasificación, que siempre es excitante y se pone el coche al límite sabiendo lo que uno se juega y sobre todo este año… Tres pilotos se iban a quedar fuera en una edición en el que el nivel competitivo es muy alto, del primero al último creo que es la menor diferencia de la historia. Esto hizo que en la clasificación hubiera un plus de nerviosismo porque sabes que no solo te juegas el bofetón, sino el irte a casa. Y ahora nos queda centrarnos en la carrera. Me siento bien porque mi coche parece que saca su mejor versión con condiciones difíciles, ahí los demás parecen que sufren más que yo y para la carrera parece que va a ser así, así que ahí estoy. Llevo muchos años peleando por ganar esta carrera, he acariciado la victoria un par de veces, el año pasado por ejemplo, y voy con todas las ganas.

—Como ha dicho, tiene un coche competitivo porque no tuvo problemas para clasificarse bien. Sólo hizo un intento, así que el coche funciona y puede estar ahí.

—Sí, creo que sí. Lo que pasa es que este año el peor de la parrilla está muy cerca del mejor, por lo que hay mucha gente con posibilidades. Va a ser una carrera de tomar buenas decisiones, yo al volante y mi ingeniero en la puesta a punto y en la estrategia. Hay que estar pensando cuál va a ser la mejor configuración para las últimas 30 vueltas.

"El 19º de la parrilla es el problema más pequeño que tengo"

—Será su undécima participación, pero no la anunció hasta el día anterior de que empezasen los entrenamientos, ¿por qué se retrasó tanto?

—La verdad es que lo tenía firmado desde febrero, pero decidimos esperar a anunciarlo hasta el día de antes sencillamente por razones mediáticas, para ser los últimos en hacerlo. Fue decisión del patrocinador.

—En el tweet que escribió para anunciarlo dijo: "Estamos en esto para ganarlo". ¿Podrá hacerlo saliendo 19º?

—El 19º es el problema más pequeño que tengo. (Risas). El problema son las 500 Millas y los otros 32 pilotos… Es una carrera en la que si el coche va bien puedes ganar desde donde sea. De hecho, desde mi posición han ganado varios (Bill Vokovich en 1954 y Ryan Hunter-Reay en 2014). Evidentemente, es mejor salir delante, menos arriesgado, y lo prefiero. Pero no pudo ser y lo que sé es que se puede ganar incluso saliendo último.

—Si consigue hacerlo sería de los más veteranos en ganar, ¿le quedarían muchas oportunidades más para intentarlo si no lo consigue?

—No lo sé, cada año es un poco como hacer una película, acabas siendo el productor de tu propia carrera. La gracia de las 500 Millas, aunque sea el evento deportivo más grande que existe, es que te puedes presentar directo a la final, como si vas a la Super Bowl o a la final de la NBA. En eso me centro todo el año, en encontrar el patrocinador, juntar el mejor equipo... No es fácil porque estás luchando contra equipos que hacen toda la temporada, pero es posible. Si tienes un buen equipo puedes ganar. Estoy enganchado, si la gano, volveré al año siguiente, y si no, también haré lo posible para volver. Me encanta esta carrera y todo el proceso. Yo siempre soy de empezar tranquilo y animarme al final, y ese es el diseño de las 500 Millas, hay que empezar paciente y arriesgar al final.

—Ha llegado el momento de hablar de Alonso y McLaren. ¿Cómo afectará su baja en la carrera?

—Es una de las cosas que me gusta cuando viene Alonso, que de repente la gente se acuerda de yo existo. (Risas). Te diré un detalle extremo, al no clasificarse Fernando, había mucha prensa que tenía previsto venir y me imagino que muchos cancelarán el viaje, y algunos que estaban aquí ya están en casa. He flipado porque, incluso si yo no estuviera, las 500 Millas es el evento deportivo más grande. Además, estoy yo, el año pasado casi gano, podría ser que lo haga este año… El hecho de que esté Fernando atrae a muchísima gente, y no solo de España. Fernando es un crack, una estrella mediática mundial y donde él va se pone la lupa. A mí me beneficia cuando viene, egoísta y deportivamente. Le admiro como piloto y tener la oportunidad de estar en pista con él y poder ganarle… Lo sigo repitiendo, el sueño sería llegar a la última curva de la última vuelta luchando con Fernando, así que espero que el año que viene con o sin McLaren decida volver mejor preparado y estemos los dos ahí.

—¿Cómo vivió el momento de su eliminación?

—Es dramático, pero aquí siempre lo es. Es muy complicada la puesta a punto, la ejecución, y si te tropiezas… McLaren no llegó todo lo bien preparado que debía, llegaron un poco cojos, después, se tropiezan con el accidente, algo que le puede pasar al mejor equipo, pero una vez que pasa, hay que reaccionar bien y tomar las decisiones bien. Así que ya, llegando justos, es fácil perderse a nivel de reglajes. Hay que ir dando todos los pasos de forma muy metódica, pero cuando llegas un poco cojo, te tropiezas y reaccionas mal… Lo tenían bastante mal. Cuando fueron al ‘Last Row’, aposté a que entraban en la parrilla, pero se tropezaron otra vez… En los últimos libres se equivocaron con la puesta a punto y casi no rodaron. Y después de todo esto, ¡solo fue por dos centésimas! Es el destino. Esa es la gracia de las 500 Millas y, a la vez, lo cruel que puede ser.

—¿Habló con él?

—Sí, claro. Hemos hablado y me sabe muy mal porque es un crack, se merece estar en la carrera en un buen equipo. Confió ciegamente en McLaren, como hubiera hecho yo, y no solo por ser McLaren, sino porque tienen a Gil de Ferran que ha ganado la carrera, ha estado 15 años en Penske y sabe de qué va el tema. Fernando confió y se les fue de las manos.

—McLaren planteó a Alonso comprar su asiento y él lo rechazó. ¿Qué le parece? ¿Cómo le hubiera sentado?

—Esto pasa, es una peculiaridad del reglamento: aquí no se clasifica el piloto, si no el chasis. Se ha dado muchas veces que un piloto que no se clasifica compre el asiento de otro. Una cosa es que esté permitido, y otra que te parezca bien o que incluso se puede percibir bien o mal. Hay situaciones que se pueden entender, pero en este caso, con McLaren diciendo que lo querían hacer todo ellos, fallan y luego compran un asiento, pues estarían haciendo todo lo contrario de lo que decían. Sabía que mi coche era el más tentador por muchas razones: nadie va a vender un asiento de los coches que hacen toda la temporada, y de los que hacen solo esta carrera, quizá el mío es el mejor. Y además, mi marca y McLaren comparten un patrocinador (Arrow) y era otro punto de unión. Hable con Fernando y él lo tenía muy claro, yo le dije que no me haría ninguna gracia, evidentemente (Ríe). Pero sé cómo funciona esto y le dije: 'Haz lo que tú creas, si McLaren te ha fastidiado y tienes la oportunidad de ganar la Triple Corona y te ponen un buen asiento, lo coges, sea el mío o no'. Y Fernando, como crack que es me dijo: 'No, hemos fallado y no me parece bien quitarle el asiento a otro piloto que se lo ha ganado, seas tú u otro'. Se ha hecho muchas veces y yo hubiera entendido que se hubiera hecho. Es algo que depende del carácter de cada uno. Muchos dicen, no me clasifico, me voy a casa, me curo las heridas y el año que viene vuelvo, pero algunos, por obligaciones que tienen con patrocinadores o lo que sea, lo hacen y es perfectamente comprensible. Pero en el caso de McLaren y Alonso creo que tienen que hacerlo por su propio mérito y así lo quiere hacer él.

"Me gusta que venga Alonso porque así se acuerdan de que existo"

—¿Usted lo haría si tuviera la oportunidad?

—Planteármelo, al cien por cien, yo me planteo todo. Depende de cada situación, imagina que tengo un patrocinador con el que llevo mucho tiempo y necesitan estar en la carrera porque van a invitar a mil personas y lo tienen todo montado, pues igual estás obligado a al menos intentarlo, aunque tú pienses que como deportista no quieres hacerlo, se puede dar esa situación. Es fácil juzgarlo desde la distancia sin saber los detalles.

—¿Qué pueden aprender Alonso y McLaren de este fracaso?

—McLaren ya sabía dónde se metía, pero están tan absorbidos por mejorar su programa de F1 que quizá no han puesto todo el esfuerzo que deberían y se les ha ido de la manos. Así que deberían darle prioridad, como si fuera una carrera de F1. Y Fernando, pues que quizá a veces los pilotos confiamos demasiado en lo que la gente te dice y a veces hay que estar más cerca del tema y ver por dónde van. Al final, los milagros pasan poco. Todos sabían que iban tarde. En Inglaterra se retrasaron mucho las cosas y siempre pensaban que cómo tenían trabajando a mil personas allí en una semana lo ponían a punto, pero al final… Aunque los equipos de la Indy no tengan mil personas, tienen a gente muy capacitada que son muy buenos en lo que hacen. No digo que pueda ganar un equipo de F1 desde Inglaterra, absolutamente se puede, pero se necesita la preparación necesaria.

—Gracias Oriol, mucha suerte este domingo. Si le vemos hacer algo parecido a lo del año pasado seguro que será buena señal.

—Exacto. A ver…

0 Comentarios

Normas Mostrar