Competición
  • Champions League

INDY 500 | LIBRES 2

Fuerte accidente de Alonso en los entrenamientos de la Indy

El piloto está bien, pero su monoplaza quedó dañado tras golpear hasta tres veces contra los muros del óvalo. "Cometí un error, lección aprendida", dijo.

Igual que cuando un niño se cae de un columpio en el parque. Podría servir como símil para explicar lo que supone a Fernando Alonso chocar a más de trescientos kilómetros por hora en un circuito de carreras. Pasaban unos minutos del tremendo accidente del asturiano en el óvalo de Indianápolis cuando llegaban noticias tranquilizadas desde Estados Unidos. "Todo en orden", escribía el amigo, es la manera de decir que a pesar del golpe, del disgusto y de la rabia por haber cometido un error, el piloto estaba bien.

El asturiano se encontraba en una de sus mejores vueltas, habían transcurrido hora y media de los segundos entrenamientos libres, cuando tocó el muro exterior con su McLaren, perdió el control y se fue hacia el otro lado de la pista para chocar contra el otro muro, el interior, y desde ese punto de nuevo hasta el hormigón de fuera. Chas, tras, croc… Y ya. Terminó parado en medio de la pista con su monoplaza papaya medio destrozado. Afortunadamente, el español no sufrió daños a pesar del tremendo golpe, como decíamos, aunque tuvo que ir al centro médico del trazado de Indianápolis para que le hicieran una revisión. En esos momentos era el piloto que más había rodado, con 46 vueltas en total y tenía el decimosexto mejor tiempo con una mejor vuelta de 225,433 millas por hora (362,799 km/h).

Fernando pronto habló para los medios e incluso puso un mensaje de ánimo a su equipo en las redes sociales. Y asumió culpas, como los grandes. Así fue el accidente en palabras del genio astur: "Iba un poco cerca de otro coche y, de repente, en mitad de la curva, perdí por completo el agarre delantero. Intenté levantar el pie y evitar el muro, pero no fue suficiente. Afortunadamente, ha ocurrido en este día. Lo siento por el equipo". Y completó: "Cometí un error en la curva tres subestimando el agarre. Lo siento por el equipo y por los chicos que ahora tendrán que trabajar mucho ahora. Lección aprendida, volveremos más fuertes hoy, más tarde, o mañana". Finalmente tendrá que ser en este jueves cuando vuelva a pilotar un piloto que necesita rodar y rodar los más posible para volver a hacerse a la categoría y sobre todo para hacer que el McLaren madure.

Hasta ese momento el día estaba resultado mucho más productivo que el anterior y su monoplaza funcionaba sin mayores problemas, aunque aún lejos en la tabla de los más veloces. Alonso cuenta con otro coche fabricado en Florida por Carlin para McLaren con algunas aportaciones concretas desde Inglaterra y con el que está hecho en Woking con detalles desde Estados Unidos que es con el que tuvo el accidente. Este es uno de los choques que ha sufrido el asturiano en el que más velocidad alcanzaba junto con el de Interlagos 2003 con el Renault o el de Australia 2016 con el McLaren, en ambos casos con peores consecuencias para su saluda. Ahora, a levantarse… y volver a subirse al columpio.