Competición
  • Premier League
  • Serie A

F1 I ANÁLISIS

Ferrari entra en crisis, McLaren promete y Red Bull amenaza

La salida del GP de España de F1 2019.

JUAN MEDINA

Así está la parrilla de 2019 después de las mejoras introducidas en Barcelona. La zona media se comprime con un rey a una vuelta y un Renault irreconocible.

Las mejoras de Barcelona pueden haber agitado la parrilla, aunque las diferencias sigan siendo mínimas en la zona media y un buen coche puede quedarse en Q1 sin que eso resulte sorprendente. Mónaco, próximo gran premio, es un circuito especial que no será representativo con lo que se espera en la temporada europea de F1, pero a partir de Canadá se debe reflejar lo que se confirmó en el Circuit. Como dice Briatore, "esta pista dice la verdad". Esto es lo que se ha visto.

Mercedes: por buen camino

No es sólo que su coche sea exageradamente completo, sino que además lo hacen evolucionar los fines de semana mejor que nadie. Las mejoras han sido muy efectivas y aseguran que tienen ideas para seguir progresando en áreas que todavía no están muy exploradas. Las reglas de 2019 las han comprendido mejor que ningún otro equipo y ahora mismo parece factible que ganen las 21 carreras esta temporada. Afortunadamente, conforme avancen los grandes premios deben surgir alternativas, o roces entre Hamilton y Bottas, que faciliten la competitividad.

Red Bull: un paso adelante

En velocidad punta su motor Honda está al nivel de los mejores y en Montmeló han corregido todos los problemas de chasis a los que habían señalado en las primeras carreras, hasta el punto de tener más prestaciones que el Ferrari que un día, en pretemporada, pareció invencible. Riesgos: se exponen a sanciones en parrilla si su suministrador de motores sigue introduciendo evoluciones a este ritmo. Verstappen está a su mejor nivel, aunque Gasly tiene mucho margen de mejora todavía.

Ferrari: se duda de todo

Entre discusiones de órdenes de equipo y pilotos prioritarios se pasó por alto que el coche que prometía no cumplía y Barcelona ha sacado a relucir todas las debilidades del SF90 fabricado en Maranello, un coche con un gran motor que no se ha adaptado bien a ningún circuito si se obvian los dos destellos de Leclerc: el sábado de Bahréin y el viernes de Bakú. Perder dos podios contra Red Bull en estas circunstancias hace daño a la Scuderia. Y los síntomas que hablan de 'error de concepto' liberan a Vettel, que había sido el gran señalado hasta ahora.

McLaren: aún falta ritmo

Aunque la remontada de Sainz fue sorprendente y emocionante, el rendimiento del McLaren en la carrera de Barcelona fue pobre. Se defendió de Ricciardo con lo justo y estaba tras los Toro Rosso, fuera de los puntos en condiciones normales. Woking puso en la pista un paquete aerodinámico con muchos cambios y el salto cualitativo no ha sido tan grande, no entraron en Q3 ante la eclosión de Haas y Faenza. Afortunadamente, parece que fueron problemas puntuales, que el coche sí respondió el viernes y que con una buena configuración pueden corregirse a partir de ahora.

Haas: el rey a una vuelta

Que uno de los pilotos de Haas, Grosjean, sólo tenga un punto en cinco carreras, no habla bien del desempeño del equipo con un monoplaza que empieza en Q3 siempre, o casi siempre. Magnussen suma 14, es el líder de la zona media con un coche que parece hecho de retales y que, sin embargo, tiene casi medio segundo de ventaja en clasificación con respecto a sus rivales más directos. En carrera sufren más con los Pirelli y el ritmo se deshace.

Toro Rosso: crece con Honda

Gran cambio en Montmeló con dos monoplazas muy competitivos, aunque Albon terminase fuera de los puntos y Kvyat no terminase de rematar (fue noveno). En la recta de Bakú la potencia de Honda era sorprendente, aunque la fiabilidad les tiene sobre aviso, pero en cualquier caso el coche de Faenza no está a la cola de la zona media, y eso ya es una novedad en comparación con los últimos años.

Racing Point: el Circuit no les va

En Montmeló estaban a la cola por muchas razones, entre ellas que es un circuito que no encaja con los puntos fuertes de su coche. Pero Stroll ya ha dejado varias remontadas hasta los puntos y Pérez es sólido en el top-10 en circunstancias normales. Además Racing Point se ha aliado con la fábrica de Mercedes y eso implica más rapidez a la hora de incorporar nuevas mejoras aerodinámicas.

Renault: al borde de la crisis

Problemas de fiabilidad y falta de rendimiento que pueden terminar minando la moral de Hulkenberg y Ricciardo, sólo han puntuado en una carrera cada uno. El RS19 no tiene un buen chasis, McLaren les duplica en puntos con el mismo motor, y tampoco están teniendo suerte con incidentes extraños como el doble abandono de Bahréin. Tienen medios, fundamentalmente económicos, para dar la vuelta a esta situación. Pero un equipo que dice que luchará por los títulos en 2021 no puede ni soñar con esas metas cuando no llega al top-10 a estas alturas.

Alfa Romeo: en manos de Kimi

Los puntos de un luchador Kimi Raikkonen mantienen en la pelea a un Alfa Romeo que tampoco tiene nada especial. Giovinazzi todavía no ha estrenado su casillero, como los dos Williams, y sólo las buenas clasificaciones (con motor Ferrari es posible) pueden ayudar a la escudería Sauber en una zona media tan disputada y con tantos rivales fuertes.

Williams: en otra categoría

Siguen corriendo en una categoría propia a la que Hamilton y Bottas empiezan a doblar después de 15 o 20 vueltas. El FW42 no está a la altura, y Kubica tampoco alcanza el nivel de Russell. Muchos problemas en Oxford y riesgo de mantenerse toda la temporada a la cola y sin puntos en una cara triste del segundo equipo con más Mundiales de constructores.