Competición
  • Clasificación Eurocopa

F1 I GP DE AZERBAIYÁN

El vía crucis de Williams

El vía crucis de Williams

Clive Mason

Getty Images

George Russell asegura que Kubica y él no pueden dar el máximo porque no saben cómo va a reaccionar el monoplaza de una curva a otra.

Via crucis. Padecimiento o aflicción continua y prolongada. Una dolencia que se podría diagnosticar a Williams. Porque la escudería de Grove acumula un sinfín de dificultades desde que comenzó el Mundial de Fórmula 1 2019 en el Circuit Barcelona Catalunya.

Unos obstáculos, que George Russell cifró en un 75% provocados por la aerodinámica y un 25% por la mecánica del FW42, que impiden a Russell y Robert Kubica empujar al máximo en cada vuelta y deban rodar, como mínimo, un segundo más lentos que la 'F1b'.

Preguntado por este déficit de rendimiento, el piloto británico reconoce que esta diferencia es provocada principalmente por la fuerte inestabilidad que exhibe el coche en curva: "Creo que aún tengo que aprender y respetar los límites del monoplaza. A veces vas más rápido si pilotas al 98% que si lo haces al 100%. Ahora mismo, Robert y yo tenemos un gran problema por cómo reacciona el coche en la entrada y en la mitad de una curva en comparación con cómo lo hace en la salida. Estoy contento en algunos aspectos, pero aún hay un amplio margen de mejora por mi parte. No he conseguido mejorar las clasificaciones de las dos últimas carreras. Es un proceso de entendimiento del coche y desafortunadamente, no podemos dar el máximo de nosotros porque no sabemos cómo va a reaccionar el monoplaza de una curva a otra".

Una delicada situación que George Russell confía en que los ingenieros en el área de Tophill aminoren proximamente, aunque el vigente campeón de la Fórmula 2 duda en 'F1i' que puedan llegar a conseguirlo: "Creo que con un coche manejable y consistente en el paso por curva, se puede mejorar mucho. Eso nos hará ganar mucho tiempo por vuelta. Las mejoras en términos de carga aerodinámica son normales. Sin embargo, esperamos que nos den algo que sea más fácil de pilotar. Van a llegar unos pequeños cambios y afortunadamente, si funcionan como esperamos, será algo muy positivo, pero no estamos al 100% seguros de que vayan a hacerlo. Tenemos unas características muy pobres y si conseguimos mejorar eso, los tiempos por vuelta serán más bajos. Por el momento, no hay nada que nos haga pensar que ese será el caso".