Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

WEC | LA INTRAHISTORIA

Sebring, el circuito legendario de los mil baches

La recta principal de Sebring.

Manu Franco

La mayor parte de los pilotos coinciden en señalar las deficiencias del trazado de Florida, pero valoran las características de una pista única.

En los alrededores de la ciudad de Sebring una batería antiaérea aparece ante los ojos del visitante como un fantasma, una reliquia del pasado, un homenaje al enemigo. El aeródromo militar poco a poco se convirtió en circuito de carreras, y desde 1952 a 1982 se conservó con 8,6 kilómetros y dos inmensas rectas que eran las pistas de aterrizaje del pequeño aeropuerto. Ahora, con seis kilómetros desde 1999, aún conserva el cemento en algunas partes del circuito y sobre todos los baches.

"Está muy bacheado, parece como si estuviera abandonado", dice Alonso. "A mi me gusta porque los baches lo hacen auténtico, pero es distinto a Europa, claro", afirma 'Pechito' López. A los dos pilotos de Toyota se une Miguel Molina, otro español en Sebring: "Hay unos baches impresionantes, un circuito distinto podríamos decir". Y es que estamos en el circuito mixto, no ovalo, más antiguo de Estados Unidos. "Respeto por los baches", se lee en el Paddock del WEC. En la recta de meta las grietas cuentan historias de Fangio, Clark, Andretti...