RALLYS | ENTREVISTA

Dani Sordo: "Loeb puede ganar en Montecarlo y Suecia"

Dani Sordo.

Hyundai Motorsport

"Haré el programa que me apetecía con el equipo que me apetecía. El objetivo este año será intentar ganar carreras", asegura el cántabro.

—Una temporada más, y ya van trece, aquí sigue, en el Mundial de Rallys encuadrado en uno de los equipos punteros.

El tiempo pasa muy rápido. Un año más estamos aquí, con un programa de ocho carreras, que es realmente el que me apetecía, y además con el equipo que también me apetecía. No se puede pedir más.

—Sexto año con Hyundai. Ya es de la familia.

Tengo la suerte de trabajar ya desde hace mucho tiempo con ellos, y me siento muy a gusto. La verdad es que en todos los equipos por los que he pasado me he sentido muy bien. Tanto en Citroën, como en Prodrive Mini, como ahora en Hyundai. Lo cierto es que estos seis años han pasado volando. Parece que fue ayer la primera vez que hice el test con el primer i20.

—¿Qué objetivos se marca para esta temporada?

Intentar ganar por supuesto alguna carrera, y también ayudar al equipo para luchar por el título de marcas, que es muy importante para nosotros. Es el principal reto para nosotros, y hay que pelear por lograrlo.

—De nuevo con Sebastien Loeb en el mismo equipo. ¿Cómo lo recibe?

Cuando ves de nuevo a Loeb y a Sordo vistiendo el mismo mono, pero en otro equipo, es bonito, pero por el momento me resulta extraño. Es una pasada tenerle en el equipo. Su llegada aporta muchas más cosas a favor que en contra. Un campeón del mundo sólo puede aportar cosas buenas.

—Pero le ha perjudicado su llegada porque iba a correr diez rallys y ahora serán ocho.

Desde el primer momento mi contrato era para hacer ocho carreras, aunque se habló de la posibilidad de hacer diez según lo que hiciera Paddon. La llegada de Loeb lo que ha complicado son las carreras que voy a hacer ahora, que dependerá de las que él haga. Nos perderemos Montecarlo, pero espero que no vuelva a suceder. Me da pena no estar allí, y la espera hasta México se va a hacer larga.

"Me gusta hacer medio campeonato, te deja tiempo para hacer otras cosas"

—¿No da vértigo pensar que Loeb gane en Montecarlo y Suecia, y decida correr todas las pruebas?

Está claro que Loeb puede ganar Montecarlo y Suecia. Pero si hace eso, apaga y vámonos. Seré yo el primero que le diga que coja él el coche en México. Ojalá fuera así, pero en cualquier caso el jefe ya ha dicho que somos cuatro pilotos y que correremos tres en cada rally.

—¿Cómo ve la temporada? ¿Quiénes son los favoritos?

Tanak marcó un ritmo increíble el año pasado, y yo creo que este año va a ser un poco de lo mismo, porque tiene cogido muy por la mano el Toyota, que es un buen coche. Veremos qué hace Ogier con el Citroën, que seguro que va como un disparo, y los Hyundai e incluso los Ford, que tienen chavales jóvenes que corren mucho. Creo que va a ser un año superdivertido, y que incluso va a haber más lucha que el año pasado.

—¿Hasta cuándo tiene contrato con Hyundai?

De momento este año. Veremos cómo salen las cosas. Espero que salgan bien las cosas, y ya veremos para el año que viene. Me gusta hacer medio campeonato, porque te deja tiempo para hacer otras cosas. Hay rallys, como Finlandia o Gran Bretaña, que no me gustan mucho, pero en el resto creo que puedo estar delante.

—El día que decida dejarlo se va a quedar un vacío muy grande para los rallys en España.

Ahora se está trabajando en intentar sacar jóvenes promesas, y ojalá que haya alguien que salga y pueda estar aquí cuando me vaya yo. Igual me olvido alguno, pero tenemos a Nil Solans, su hermano Jan, Efrén Llarena, 'Cohete' Suárez... Lo importante es que hay chavales, y ojalá demuestren que pueden estar ahí. También ha habido quien las ha tenido anteriormente y no lo han conseguido.

—¿Se plantea cuándo lo va a dejar y qué hará en el futuro?

Eso viene sobre la marcha. Cuando lo deje a lo mejor quiero desconectar. Igual me da por andar en moto. Me gusta y me lo he pasado muy bien en la primera carrera de enduro que he corrido. Eso sí, creo que como los rallys no hay nada tan bonito.