FÓRMULA 1 | WEBBER

"Menos envenenarnos la comida, Vettel y yo nos hicimos de todo"

Webber rememora la rivalidad que tuvo con el alemán en Red Bull y, aunque ahora se llevan bien, habla de que faltó respeto entre ambos.

0
Mark Webber y Sebastian Vettel en su época de compañeros en Red Bull.
KIM HONG-JI REUTERS

Rivalidades enconadas entre compañeros de equipo han existido siempre, sobre todo si había un título de por medio. Ahí está la de Senna y Prost, la de Alonso y Hamilton, la de Lewis con Rosberg o la que nos ocupa, la de Vettel y Webber. En la época en la que Red Bull tenía un coche superior al resto ambos protagonizaron un duro duelo por ser el primer piloto del equipo, algo que siempre conseguía el alemán. Una rivalidad que marcó los últimos años del australiano en F1 y que siempre sale a la palestra cuando repasa su carrera.

Eso es lo que ha hecho en una amplia una entrevista con 'Autoweek' en la que repasa su mejor época en el deporte, esa en la que Vettel está incluida de forma obligatoria: "Luché por títulos con Lewis, Seb y Fernando. Fui presionado por absolutamente lo mejor y superamos el límite, Seb y yo a menudo. Era difícil porque emocionalmente quieres que las cosas sean, tal vez, más fáciles, pero las cosas grandes, las cosas verdaderamente grandes requieren de ti grandes exigencias: emocionalmente, profesionalmente, con tu familia...".

La relación ha mejorado con el paso de los años, pero en su época estuvo muy deteriorada. "Ahora somos muy buenos compañeros, o amigos, así que no hay rencor. En aquel momento, ¿era un ángel yo? No. ¿Lo era él? Tampoco. Nos hicimos de todo menos envenenarnos la comida. Guantes fuera. Pero esa es la F1, así es como debería ser, no busco viento de cola. Quizá tuve mi mejor momento cuando tenía la espalda contra la pared. Cuando me golpeaban desde todos lados, peleaba aún más fuerte", recuerda Mark.

Tuvo varios encontronazos con Seb dentro y fuera de la pista, uno de los más famosos el Multi-21 de Malasia 2013. Chocaban porque tenían una personalidad completamente distinta. "Seb es como son muchos pilotos. Ya sabes, tienes que tener ese elemento que ellos llaman la fiebre de la línea blanca, cuando cruzan la línea blanca, los ojos de tiburón cobran vida". Él también tenía algo de eso, pero con una diferencia: "Era casi una persona diferente, cuando corría arriesgaba todo, pero el juego limpio seguía ahí, es una cuestión de respeto".

Respeto es lo que le faltó encontrar en Vettel, pero sí lo mantuvo con otros. "Nunca me toqué con Fernando en la pista. Con Lewis sí, unas cuantas veces, pero teníamos mucho respeto, me encantaba competir con él. Con Button, sin problemas, a Kimi tampoco le toqué... Aunque nos empujábamos duro, había respeto. Seb y yo, obviamente, tuvimos contacto", rememora el australiano. Sí, los compañeros en Red Bull eran como el día y la noche, pero no hay nada que el tiempo no cure. Ahora ve aquello con otros ojos, aunque no olvide...