Competición
  • Clasificación Eurocopa

"Siento este coche derrapando y olvido cualquier discapacidad"

DAKAR | ISIDRE ESTEVE

"Siento este coche derrapando y olvido cualquier discapacidad"

Isidre Esteve.

FERNANDO ALVARADO

Isidre Esteve presentó en Madrid su proyecto para el Dakar 2018 con el objetivo de volver a ser competitivo y "dar los pasos" que dio en motos hasta 2007.

Madrid

Isidre Esteve aún tiene cuentas pendientes con el Dakar. Participará en la próxima edición dentro del Repsol Rally Team y la estructura de Sodicars Racing, y por eso no lo afronta simplemente como una ocasión más para reafirmarse como ejemplo de superación. “En motos mi objetivo era ganar. Cuando me lesioné sólo veía lo que no podía hacer, como montar en moto. Pero una vez volví al Dakar entendí que no era suficiente con participar, que quería volver a ser competitivo”, afirma en la presentación del proyecto en el Campus Repsol de Madrid.

Por eso acudirá al Dakar 2018 con un 4x4 que puede medirse con los grandes. “El año pasado quería comprobar si nos sentaba bien competir en las dunas y la altura. Era el mejor test posible. Y una vez terminó vimos que había que volver, pero preparados. Mi ilusión es dar los mismos pasos que di en motos”, dice Isidre (45 años, Lérida). Su coche, preparado por Sodicars, tiene un chasis tubular, carrocería de carbono, cambio secuencial y pesos centrados, el mismo concepto que Toyota o Mini, para encararse con las dunas y tener todas las de ganar: “Ya podemos saltar y dar gas al aterrizar”.

Lo ha probado en la Baja Aragón y el Rally de Marruecos. “Los entrenamientos siempre son insuficientes, pero creo que en este caso han sido los necesarios. En Teruel debía adaptarme al nuevo cambio, yo siempre había ido con automático. Y en Marruecos hicimos pocos kilómetros por las anulaciones, pero fue importante ver el resultado en las dunas”, dice el protagonista. Su copiloto es Txema Villalobos, que ademas de orientar y navegar debe asumir él solo otras funciones como el cambio de ruedas por pinchazo o las ayudas con palas en caso de atascarse en la arena.”Tardo un poco más que si lo hiciéramos dos personas, pero Isidre me espera. Y dice que lo recupera conduciendo”, cuenta.

El objetivo, ya ha quedado claro, es ser competitivo en el próximo Dakar: “Una cosa es lo que me gustaría y otra es la realidad. En la lista hay unos treinta pilotos oficiales que deben estar por delante, pero a partir de la primera semana en Perú, si podemos hacer bien las cosas, debemos estar entre los veinte primeros. Y ese es el objetivo para el final”.

La hoja de ruta no será amable con una primera semana en Perú (parte el 6 de enero en Lima), varios días de altura y desierto en Bolivia y el clásico final en Argentina, donde se concentra lo más duro y se suma la fatiga. “ASO y Coma han devuelto al Dakar a lo que merece. Primera semana con dunas, eso es un Dakar al cien por cien. Además han pensado en las asistencias con los bucles en algunas etapas. En Bolivia hay dunas a 4.000 metros de altitud. Y la parte más difícil será Fiambalá”. Quizás ahí haya una clave para que Esteve consiga su objetivo: un recorrido de dunas, fuera de pista y exigencia al máximo nivel. Perfil dakariano, lo que siempre fue Isidre: “Al sentir este coche derrapando me olvido de cualquier discapacidad”.

Esteve y Villalobos, en Marruecos.

0 Comentarios

Normas Mostrar