Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

FÓRMULA E

Agag: “Somos la visión futurista del automovilismo”

El máximo responsable del certamen eléctrico visitó AS para hacer balance de las dos primeras ediciones: “Estamos muy satisfechos, es un éxito”.

Formula E Coche Formula E

En la vida hay que arriesgar para ganar, debes ser diferente y ofrecer cosas que otros no hacen”, afirma Alejandro Agag. Cabeza visionaria y alma de aventurero para un madrileño nacido en 1970 y licenciado en Ciencias Políticas y Empresariales por CUNEF que apuesta fuerte por sus ideas y proyectos. Dejó la política y se adentró en el automovilismo profesional, del que es apasionado, de la mano de Flavio Briatore.

Fue dueño de un equipo de GP2 y ayudó a pilotos como Sergio Pérez o Romain Grosjean a cumplir su sueño de alcanzar la F-1. Hace tres años vio claro que el futuro de la automoción pasaba por el coche eléctrico y creo Fórmula E Holdings, de la que es consejero delegado, con el propósito de crear el primer campeonato de monoplazas eléctricos bajo el amparo de la FIA.

La Fórmula E está a punto de echar el telón a la segunda temporada y Agag visitó AS para explicar su proyecto. “Es un campeonato con una visión futurista del automovilismo al usar tecnología nueva con monoplazas exclusivamente eléctricos que compiten en el centro de las ciudades y que tiene dos objetivos principales: por un lado acercar el coche eléctrico al gran público y por otro ser la plataforma donde la tecnología del coche eléctrico evolucione para luego transferirlo a los coches de calle y que estos cada vez tengan mejores prestaciones y sean más atractivos y útiles para la gente”, asegura este nieto de emigrante argelino y padre belga.

Metas concretas para apoyar el medio ambiente, la sostenibilidad y las energías renovables que, además, está funcionando a nivel competitivo y en respuesta de seguimiento y afición: “El balance de los dos primeros años es muy exitoso. Organizar carreras urbanas por el mundo era muy difícil, pero hemos logrado tener un campeonato muy competido, con grandes marcas y un gran plantel de pilotos. El resumen es de plena satisfacción”.

Un éxito desligado de la confrontación con la F-1, como muchos quisieron ver: “Los que han querido imitar la F-1 han fracasado: A1GP, Superleague... Mi relación con Ecclestone es muy buena y nuestros campeonatos son compatibles porque son diferentes. No queremos parecernos a la F-1, la tecnología no tiene nada que ver y nosotros corremos por el centro de las ciudades. Un equipo de F-E tiene ocho millones de euros de presupuesto; el peor de F-1 entre 60 y 80 y el que más 400. No hay comparación posible”.

Ninguna rivalidad, pero sí opinión de un gran aficionado que sabe de lo que habla: “La F-1 tiene poco ruido y debe hacer ruido, nosotros somos los que no debemos hacerlo. Estuve en el GP de Mónaco y podías hablar mientras los coches pasaban a escasos metros. Eso hace unos años habría sido impensable. Eso sí, mantienen los tres elementos que son su esencia y que no puede perder: Ferrari, Mónaco y el tremendo valor de la marca F-1”.

Metido en faena, habla de los pilotos españoles: “Alonso tiene mucha carrera por delante. Para mí sigue siendo el mejor piloto de la parrilla”. Conoce bien al asturiano desde sus inicios y los elogios preceden a la invitación: “Si quiere competir en Fórmula E lo recibiríamos encantado, pero espero que al menos gane otro Mundial y ojalá sea con McLaren porque es donde está ahora. Él es la F-1 en España. En 2003 intentamos vender los derechos televisivos de la F-1 y nadie los quería. Se los regalamos a TVE. En 2001 la audiencia fue del 0.5; en 2003 del 26% y en los títulos de Alonso Telecinco llegó al 40%”.

Y una reflexión sobre el ovetense: “Abu Dhabi 2010 le perjudicó para su futuro. De haber ganado ese título ahora tendría cinco o seis”. El alumno aventajado del bicampeón también cuenta con el beneplácito de Agag: “Carlos Sainz es muy bueno, para mí mejor que Verstappen”.

El jefe de la Fórmula E también habla con conocimiento de Ecclestone, del que afirma: “Bernie no tiene idea de irse de la F-1, de hecho hace planes de aquí a cinco años”. Sabe bien de quién habla ya que con el británico y Briatore compraron el Queens Park Rangers en 2007 para ascenderlo a la Premier. Cuatro años duró la aventura que acabó en rotundo éxito: “Acompañé al equipo por toda Inglaterra en 2ª División. Fue fantástico, pero no lo echo de menos. Del pasado sólo añoro competir y mi equipo de GP2. Me gustaría ser uno de los diez equipos de la Fórmula E, pero ahora organizo carreras”.

Calendario que ahora está fijado en diez, pero que crecerá pronto: “Vamos a ir ampliando con idea de llegar ya a doce la próxima temporada, y quizá expandir en el futuro hasta 15 como máximo. Queremos estar en las grandes ciudades del mundo. Ya tenemos Buenos Aires, París, Berlín, México, Los Ángeles... y estamos hablando con otras como Singapur, Nueva York y Montreal. En la tercera edición saldrán dos y entrarán cuatro con inicio en Hong Kong en diciembre y final en julio”.

Enseguida surge la pregunta: ¿Y Madrid? Responde Agag: “No ha habido contactos ni interés por parte de Madrid para organizar una carrera. Me encantaría correr en España, pero ya tenemos muchas citas en Europa. Eso sí, sería muy bonito hacer un circuito que incluyera la Cibeles”, afirma Agag. Alfredo Relaño, director de AS, lanza una idea que gusta al CEO de F-E: ¿Y hacerla dentro del Parque de El Retiro?. Ya hubo carreras de coches, apostilla Alejandro Elortegui, director adjunto. Propuestas que no dependen del promotor eléctrico sino del interés de las instituciones de la capital. Quizá en el futuro.

Siguiendo con el presente, Agag resume cómo quiere que sea su campeonato: “La Fórmula E tiene que ser futurista, verlo y sentir como si estuvieras dentro, como un videojuego. Por ejemplo estamos preparando una sorpresa en visión 360 que gustará mucho. Estamos metidos en todo lo que sea avance y tecnología, y además tengo la suerte de que otros campeonatos no lo hacen. Todos los elementos están yendo bien y tanto constructores, que tendremos dos nuevos pronto, como patrocinadores, que aumentan y los antiguos extienden duración e importancia de los contratos, están encantados. Además contamos con el apoyo total de la FIA, Jean Todt ha hecho una apuesta muy fuerte por nosotros”.

Por último, Agag apunta deberes: “Nos gustaría tener un piloto español. En España hay una gran afición por el motor y conllevaría un incremento en el seguimiento”, ¿quizá Roberto Merhi?, y cosas que evolucionar. Tratándose de coches eléctricos, el gran caballo de batalla es la autonomía, el mismo que para los coches de calle. Agag habla de baterías, costes y KERS: “En el quinto año los pilotos cubrirán la carrera con un solo coche, sin cambiarlo. Ahora un coche cuesta 500.000 euros. Los pilotos tienen dos, luego un millón. En el futuro, uno costará 700.000, pero no será necesario otro. El mayor desafío tecnológico para avanzar en este aspecto es la temperatura de las baterías. Por otro lado el desarrollo del KERS es clave. El estudio debe avanzar constantemente. La recuperación y la acumulación de energía es fundamental. Reducir el tiempo de carga o crear opciones para una recarga constante permitirá que el coche eléctrico se imponga cada vez más”.

‘Roborace’, otra idea de Agag

Conducción autónoma en la Fórmula E es algo que veremos en la tercera temporada. “No son carreras, son exhibiciones. Lo ha creado el diseñador de TRON. El problema de la inteligencia artificial no es que conduzca solo, la dificultad es que compita frente a un rival”, dice Agag, que apostilla: “El piloto es fundamental en las carreras, el factor héroe es la clave”.

El prototipo del 'Roborace'