Temas del día
Estas leyendo

Sainz recibió el homenaje de una Argentina volcada

Dakar | El final de la aventura

Sainz recibió el homenaje de una Argentina volcada

Sainz recibió el homenaje de una Argentina volcada

El campeón de coches acabó vitoreado por cientos de miles de aficionados al acceder al podio en La Rural, al grito de: "El 'Matador' vuelve a triunfar en nuestro país, un país que es el suyo y que le idolatra"

Alberto Jesús Giusti se acerca lentamente, con timidez, despacio, y finalmente consigue acercarse a Carlos Sainz. El madrileño le mira, le toca y le sonríe mientras Sabrina, la madre del niño de doce años, pulsa el botón de su cámara y se marcha alborozada mientras retira a su hijo, que sigue mirando obnubilado al ganador del Dakar. Fueron algunos de los cientos de miles que ayer disfrutaron en Buenos Aires con la despedida de la prueba más dura del planeta.

El podio estaba en La Rural, el recinto de la feria de muestras donde, a las 12:06, el madrileño, junto a Lucas Cruz, su navegante, subía con su Volkswagen Race Touareg para recibir el aplauso de Argentina. Iannacconne, uno de los presentadores del acto, no necesitó sacar su potencial como agitador de masas para que los aplausos sonaran por toda La Rural. "El 'Matador' vuelve a triunfar en nuestro país, un país que es el suyo, una Argentina que le idolatra amigo Sainz", gritaba Mariano intentando hacerse escuchar entre el estruendo del público.

Y Sainz respondió, bandera española al cuello: "Gracias Argentina por el apoyo, aquí me siento como en casa. Gracias a todos los que habéis confiado en mí. Este triunfo va por todos vosotros". El madrileño, al igual que su copiloto catalán, estaba emocionado, saltaba y agitaba el puño al aire liberando la rabia del triunfo. Mientras, Kris Nissen, el omnipresente jefe de Volkswagen, se subía el primero al coche para recibir los vítores y las fotografías, después Lucas y más tarde Carlos.

Después pasó Al Attiyah, que acabó bajando a la arena, acercándose a la gente y regalando sus guantes y su gorra entre la locura general que despierta este príncipe qatarí amigo de las mujeres. Y el siguiente, Mark Miller, estadounidense con su bandera de barras y estrellas, completando el primer podio enteramente Volkswagen en un Dakar, demostrando que, ahora sí y más que nunca, la marca alemana es dueña y señora de este desafío por el desierto de Atacama, los Andes, el Pacífico, el Atlántico, La Pampa ¡Ché, que viaje!

Pasaron todos, también los Patronelli, Marcos y Alejandro, que provocaron el delirio con su victoria en quads Con Pedregá tercero, a pesar de las sanciones que les pusieron y quitaron a los hermanos argentinos. Y también Chagin con su impresionante camión Kamaz ruso, ganador entre los monstruos del desierto.

Casi una hora antes, Marc Coma esperaba su turno con su KTM y su aspecto imperial en la victoria y en la derrota. Alberto Jesús también se hizo una foto con el doble campeón español de motos. Marc recuperó el sol en la cara al lado de este niño que vive en una silla de ruedas y sólo puede mover la cabeza. Su madre lloraba porque ayer, por primer vez en mucho tiempo, a su hijo se le escapaban las sonrisas

También te puede interesar