Baja latencia

Xbox One actualizará sus mandos para equiparar características con los de Series X/S

Los mandos de la consola de anterior generación tendrán menos latencia y mejorarán su conectividad con otros dispositivos.

La transición de Xbox One a Xbox Series X y Xbox Series S se ha realizado con relativa suavidad. Las nuevas consolas incorporan un mando que sigue la línea de diseño anterior y que conserva las funcionalidades principales de su antecesor, aunque estos últimos tampoco se van a quedar muy atrás. A través de Xbox Wire, la gigante norteamericana ha anunciado una actualización de firmware que también se aplicará a los mandos Xbox Elite Wireless Controller Series 2 y and Xbox Adaptive Controllers.

“Con esta actualización de firmware vamos a llevar a estos mandos la innovación de la Dynamic Latency Imput”, que reduce la latencia para ofrecer una experiencia de juego más fluida. Es decir, que cuando se pulse un botón la acción se realice prácticamente de forma instantánea.

No será la única novedad, puesto que han reformulado la conectividad a través de la tecnología Bluetooth. La opción Baja Energía refuerza la conectividad con Windows 10, iOS y Android, algo interesante porque los suscriptores de Xbox Game Pass Ultimate pueden jugar a parte del catálogo gracias al streaming. Después de instalar la actualización, el mando recordará los dispositivos a los que se ha conectado para facilitar el cambio cuando la situación lo requiera.

Xbox
El mando de Xbox Series X/S.

Saldrá en las próximas semanas

“Estamos entusiasmados con proporcionar nuevas funcionalidades de software para los mandos de Xbox One con soporte Bluetooth”, explican. Estas características “solo estaban disponibles previamente en los mandos de nueva generación”. La actualización de firmware estará disponible para usuarios de Alpha y de Alpha Skip-Ahead, mientras que el resto de jugadores tendrá la oportunidad de acceder en las próximas semanas.

Microsoft se ha asegurado de que los mandos antiguos se puedan seguir utilizando tanto en consolas como en PC. Por tanto, los mandos de Xbox One no han quedado ligados únicamente a esta consola. La estrategia de la compañía contempla ampliar la masa de jugadores más allá de sus sistemas propios.

Fuente | Xbox Wire