BeTech: noticias de tecnología

VEHÍCULOS Y TECNOLOGÍA

Cyclocar, el primer coche volador de Rusia y con un aspecto muy futurista

Puede llevar 6 pasajeros. Las autoridades rusas realizarán el primer vuelo de prueba del Cyclocar en 2022.

Cyclocar, el primer coche volador de Rusia y con un aspecto muy futurista

Si el mundo no se hubiera tenido que detener de golpe por el Coronavirus, ya habríamos tenido los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, y en ellos seguramente habríamos visto al coche volador de Toyota, el primer VTOL de su clase, llevando la antorcha al peletero olímpico -o al menos esa era la intención de sus creadores. Pero el mundo se ha detenido, y los coches voladores se retrasan un poco. Aunque en Rusia parece que no tanto.

El Cyclocar ruso

En el marco del proyecto de la Fundación de Investigación Avanzada Cyclone, se ha comenzado a trabajar en el desarrollo de un ‘aeromóvil’, un coche volador ruso llamado Cyclocar, el primero del país. Con sistemas de propulsión cíclica, la carga útil estimada del vehículo es de 600 kilogramos y la capacidad de pasajeros le permitirá transportar a un máximo de 6 personas. El contratista principal del proyecto es el Instituto de Termofísica de la rama siberiana de la Academia Rusa de Ciencias.

Durante la primera etapa de los trabajos se realizó el diseño preliminar de la máquina y se hicieron las pruebas en tierra del propulsor cíclico (rotor cíclico) con el diámetro de 1,5 m. Las dimensiones calculadas del Cyclocar son de 6,2 x 6 metros, con una velocidad máxima de 250 kilómetros por hora y una autonomía de vuelo de 500 km.

Además de sus dimensiones compactas en comparación con los helicópteros, una característica distintiva del vehículo es su capacidad para aterrizar en superficies inclinadas (hasta 30 grados) e incluso poder posarse y amarrarse en superficies inclinadas y verticales, algo que ningún otro coche volador en desarrollo puede hacer.

"¿Eléctrico o de gasolina?"

El Cyclocar estará equipado con la unidad de propulsión híbrida en serie (SPU) de fabricación rusa, que permitirá personalizarlo para un cliente concreto. El vehículo estará equipado con una unidad de energía basada en un motor de pistón rotativo de gasolina o una versión más potente del sistema de propulsión basada en un motor turboeje.

En 2020, el ciclón de 60 kilos desarrollado en el marco del proyecto Cyclone realizó su primer vuelo, en el que se probaron los principios básicos, los algoritmos y los mecanismos de control, el sistema de control automático y la disposición aerodinámica. Los vuelos del primer prototipo de Cyclocar de tamaño completo equipado con un sistema de propulsión totalmente eléctrico “están previstos para 2022”.

El Cyclocar es en sí “una aeronave que se sostiene e impulsa en el aire mediante propulsores cíclicos”. Entre las principales ventajas de estos sistemas de propulsión se encuentran:

- El rápido control del vector de empuje en 360 grados

- El bajo nivel de ruido

- La compactabilidad de su diseño

En servicio para 2024

Según sus creadores, “esperamos que el aspecto técnico del Cyclocar se plasme en un avión real en el horizonte de 3 años”, por lo que para 2024 - 2025 podría entrar ya en funcionamiento. La carrocería del Cyclocar puede alojar cómodamente hasta 6 personas. El embarque será posible tanto por la parte de popa como por la parte de popa. El aparato de cola permite cargar en un modo de construcción acoplado, transportar cargas largas en la versión de carga, instalar módulos médicos estándar para el transporte de pacientes y heridos en el salón, por lo que tiene un uso tanto civil como bélico.

Una característica importante de la propulsión del Cyclocar para las personas que lo rodean y, sobre todo, los pasajeros, será la protección periférica, que no permite que una persona toque las palas giratorias, al tiempo que protege las palas de la entrada de objetos extraños.

El Cyclocar "no será más difícil de controlar que los vehículos modernos". El pilotaje puede ser realizado por el operador a bordo, ya sea desde un gadget en la zona del sistema de comunicación a bordo del Cyclocar o desde una estación de control en tierra como un dron completo. El piloto-operador realizará realmente el control de dirección, transmitiendo las órdenes al sistema de control automático en términos de dirección y velocidad de vuelo y realizando el control necesario.

¿Ganará la madre Rusia la carrera en los coches voladores? Desde luego su Cyclocar promete.