BeTech: noticias de tecnología

INTERNET

Un hombre intenta terminar con Internet usando explosivos C4 en un centro de datos en EEUU

El arrestado creyó que volando un centro de datos se cargaría el 70% de Internet. Fue arrestado por el FBI.

Un hombre intenta terminar con Internet usando explosivos C4 en un centro de datos en EEUU

Decía Motoko Kusanagi en el mágico instante final de la seminal Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995), “¿A dónde va la recién nacida desde aquí? La red es vasta e infinita”. Internet es curioso, porque podemos cuantificar lo que le da vida -routers, centros de datos, servidores, conexiones físicas, conexiones wireless-, pero es imposible cuantificar el propio Internet, lo mismo que apagarlo a nivel global sería tan fácil como “detener todos los ríos que hay en el mundo a la vez”.

Desconectar Internet

Pero tampoco es imposible, ya que se pueden hacer ciertas cosas para ello. Por ejemplo:

- Egipto, 2011: Durante la Revolución Egipcia, el gobierno egipcio ordenó a los cuatro proveedores nacionales de servicios de Internet que desconectaran el Sistema de Nombres de Dominio (DNS) y modificaran el Protocolo de Puerta de enlace Fronteriza (BGP) de sus servidores. Esto impidió cualquier tráfico de Internet dentro o fuera del país.

- Rusia, 2019: El gobierno ruso lleva a cabo el experimento Runet, consistente en desconectar el país entero de la Red, desde las instituciones gubernamentales o instalaciones militares, hasta cada casa, router y servidor, como parte de un programa de defensa “en caso de agresión extranjera”.

Pero en última instancia, son operaciones costosísimas y una locura a nivel de logística. Cerrar Internet por completo, o casi, es algo que una sola persona no puede hacer -a no ser que sea Skynet, Neo, o tenga el mayor EPM de la historia. Pero he aquí que un ciudadano norteamericano sí pensó que podría.

Usar C4 para volar Internet

Seth Aaron Pendley, 28 años, de Wichita Falls, norte de Texas, USA, ha sido acusado de intento malicioso de destruir un edificio con un explosivo, anunció el fiscal federal en funciones del distrito norte de Texas, Prerak Shah. Este fue detenido el jueves tras haber intentado supuestamente obtener un artefacto explosivo de un empleado encubierto del FBI en Fort Worth. Fue acusado a través de una denuncia penal y compareció por primera vez en un tribunal federal ante el juez federal Jeffrey Cureton el viernes por la mañana.

Según la denuncia, la investigación comenzó después de que un ciudadano preocupado se pusiera en contacto con el FBI el 8 de enero por unas declaraciones alarmantes publicadas en MyMilitia.com, un foro dedicado a la organización de grupos de milicianos.

Un usuario que respondía al nombre de pantalla "Dionysus" declaró que planeaba "llevar a cabo un pequeño experimento" que, según él, "atraería mucha atención" y podría ser "peligroso". Cuando otro usuario le preguntó qué resultado deseaba Dionisio, respondió: "la muerte".

Orgulloso de haber estado en el asalto al Capitolio

Una fuente confidencial facilitó al FBI la dirección de correo electrónico del usuario, que estaba registrada a nombre de Pendley. Una búsqueda posterior de la cuenta de Facebook del acusado mostró que había presumido de estar en el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero, el ya considerado peor día en la historia de la democracia estadounidense.

En mensajes privados supuestamente dijo a sus amigos que, aunque no entró realmente en el edificio del Capitolio, sí llegó a la "plataforma", donde birló un trozo de cristal de una ventana rota e interactuó con la policía. Dijo que llevó un rifle AR recortado a D.C., pero que dejó el arma en su coche durante su desplazamiento al Capitolio.

A finales de enero, Pendley comenzó a utilizar Signal, una aplicación de mensajería cifrada, para comunicarse con otra fuente confidencial. La fuente dijo al FBI que Pendley supuestamente declaró que planeaba utilizar explosivos plásticos C-4 para atacar los centros de datos de prominentes empresas tecnológicas en un intento de "acabar con cerca del 70% de Internet”… Sí, en serio: El tipo pensaba que volando un centro de datos colapsaría la red de redes.

"Derribar la oligarquía"

El 31 de marzo, la fuente confidencial presentó a Pendley a un individuo que, según él, era su proveedor de explosivos. En realidad, el hombre era un agente encubierto del FBI. En las conversaciones grabadas, el acusado supuestamente le dijo al infiltrado que planeaba atacar servidores web que, según él, prestaban servicios al FBI, la CIA y otras agencias federales. Dijo que esperaba derribar "la oligarquía" que actualmente está en el poder en Estados Unidos.

El 8 de abril, Pendley volvió a reunirse con el empleado encubierto del FBI para recoger lo que creía que eran artefactos explosivos, aunque simplemente eran "dispositivos inertes". Después de que el agente le mostrara a Pendley cómo armar y detonar los dispositivos, el acusado los cargó en su coche. A continuación, Pendley fue detenido por agentes del FBI que supervisaron la entrega de los dispositivos inofensivos.

20 años de cárcel

Si se le declara culpable, este ‘héroe’ pro-Trump (en su cabeza era espectacular) se enfrenta a una pena de hasta 20 años de prisión federal. Por suerte el FBI lo detuvo a tiempo, pero con lo fácil que es conseguir armas y explosivos en América, Pendley podría haber llevado a cabo uno de los peores atentados de 2021.

Como si lo que tenemos encima de Coronavirus y la inestabilidad global politico - social - económica que ha traído consigo no fuese ya suficiente…