BeTech: noticias de tecnología

ROBÓTICA

Misty II, un robot español para cuidar a las personas mayores solas

Durante este mes, 20 personas mayores prueban en una experiencia piloto la compañía de un robot para mejorar la calidad de vida.

Misty II, un robot español para cuidar a las personas mayores solas

Es una realidad innegable que en España viven muchas personas mayores solas. Bien sea por las circunstancias de la vida, o porque no tienen a nadie, precisamente en la vejez es cuando más necesitamos alguien a nuestro alrededor para que reduzca ese aislamiento de la soledad, los olvidos propios de la edad -o de una enfermedad-, y ayudarles a socializar.

En la ciudad de Barcelona hay 350.000 personas de más de 65 años, 90.000 de las cuales viven solas. Durante los próximos años se prevé que esta cifra aumente progresivamente. Actualmente Barcelona dispone de 13.000 plazas en residencias para personas mayores financiadas públicamente, con una lista de espera que supera las 6.000 personas. Los estudios revelan que el 90 % de las personas mayores quieren permanecer en su casa el máximo tiempo posible y evitar ir a una residencia o a casa de sus hijos.

Y como habría escrito Isaac Asimov, en tiempos en que un ser humano no puede ayudar a otro, quizás la tecnología robótica sí que pueda. Esa es la idea tras Misty II, un proyecto de la Fundación Barcelona Mobile World Capital (MWCapital) destinado a “mejorar la calidad de vida de las personas mayores mediante la tecnología”.

Misty II, un robot social español

Presentado el pasado mes de enero, de tamaño casi de juguete y con un diseño muy clásico -parece un robot de los 80-, Misty II es un pequeño ayudante equipado con sensores, cámaras, altavoces y micrófonos que interactúa con la persona que tiene a cargo, ayudándola dándole conversación y recordando cosas importantes.

Las personas usuarias seleccionadas para el proyecto Misty II están conviviendo con uno de los cuatro robots que se han puesto a disposición de la prueba piloto. Estos robots irán cambiando de hogar cada dos meses. El personal municipal "evaluará las circunstancias de las personas usuarias antes y después de la convivencia con el robot, así como la situación de las personas cuidadoras que intervienen en el proceso de los cuidados".

Al mismo tiempo, se podrán mejorar el funcionamiento y las aplicaciones del robot a partir de la experiencia adquirida en un entorno real. El objetivo principal es estudiar hasta qué punto se puede mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas mayores con algún tipo de dependencia y también de las personas cuidadoras mediante la asistencia de un robot social.

Reducir el aislamiento con la tecnología

Entre los puntos de interés de este estudio se encuentran:

  • Comprobar si el robot ayuda a reducir el aislamiento de las personas mayores
  • Si sirve para monitorizar su estado de salud
  • Si es útil para reducir olvidos en la toma de medicamentos o a la hora de asistir a visitas médicas.

De hecho, los robots con capacidades digitales y de interconexión pueden ser un elemento integrador de varios dispositivos digitales que ya se encuentren instalados en la vivienda de las personas mayores, como por ejemplo elementos de comunicación o sensores.

Si los resultados son positivos, “se estudiará la posibilidad de extender progresivamente el uso del robot a más hogares de la ciudad. El proyecto quiere “asegurar la equidad en el ámbito de los cuidados a las personas mayores para que no solo reciban la atención adecuada las personas que disponen de una red familiar o las que tienen un poder adquisitivo superior. El reto de las administraciones públicas se basa en estudiar cómo alcanzar unos cuidados más equitativos, más sostenibles y de mejor calidad”.