F2P

Krunker, así el shooter gratis que empieza a despuntar en Steam

El juego, que lleva unos años en constante crecimiento, no sólo ofrece un competente FPS competitivo para todos, también una dinámica comunidad repleta de contenido

Krunker empieza a ser tendencia en Steam, donde acaba de aterrizar plenamente, aunque el juego de Yendis Entertainment ya acumula unos años en el mercado de los juegos gratuitos, haciéndose un hueco cada vez más grande dentro del siempre competitivo mundo de los juegos F2P. Su carta de presentación es clara: un shooter en primera persona accesible a cualquier tipo de ordenador, ampliamente modulable y con un sistema de movimientos avanzado, que es una de las claves de su atractivo.

Estéticamente el juego se apoya en bloques, dándole un aspecto que recuerda a Minecraft o a Roblox. Esto es clave para una de sus facetas más destacadas: la facilidad para que cualquier jugador cree mapas y contenido de toda índole. Pero a la hora de movernos y explorar mecánicas de movimientos, encontramos un set que puede ser bastante profundo, que recoge ideas de diversas entregas de Quake, Call of Duty o Tribes, invitando a una progresión que marcará la diferencia entre los aficionados y los veteranos.

Nada más descargar el juego (muy ligero, unos 75 Mbs más o menos), inmediatamente entramos en un servidor público y en una partida en la que podemos entrar a nuestro antojo. No necesitamos una cuenta ni registrarnos, sólo aceptar algunos términos de uso y de privacidad ya que, como pronto descubriremos, una de las fuentes de ingresos están en los anuncios insertados en los menús. Por ello la primera impresión es positiva, con un par de clicks ya estamos listos para saltar a un mapa y liarnos a tiros en un Deathmatch (en el que nos dan para el pelo, pero ya estamos jugando a los pocos segundos de instalarlo y arrancarlo, todo un acierto para captar la atención desde el principio).

Inmediatez, cantidad y variedad

Una vez probadas las aguas, nos paramos a ver las opciones que tenemos a nuestra disposición. Hay un sistema de clases que nos permite comenzar la partida con una variedad diferente de armas (automáticas y semi-automáticas, rifles de francotirador, pistolas, ballestas, lanzacohetes...). Entre los servidores públicos encontramos distintas modalidades de estilo de juego clásicas como puede ser el mencionado Deatmatch, Team Deathmatch, Capture the Flag y similares. La variedad de mapas en cada modo es muy amplia y los jugadores van votando al finalizar la partida dónde quieren ir a continuación.

Aquí entra en juego la potencia y flexibilidad del motor de creación y edición de mapas. La construcción por bloques hace que el proceso sea intuitivo y comprensible desde el principio para un amplio abanico de jugadores, lo que posibilita que haya miles de alternativas que van más allá de la creación de mapas y apuestan por crear modos distintos de juego a los tradicionales de un FPS. Hay modos de juego pensados exclusivamente al plataformeo, invitando a los jugadores a hacer los mejores tiempos en mapas que se levantan hasta las alturas, o que nos invitan a hacer proezas transversales sobre los tejados de ciudades futuristas al más puro estilo Mirror's Edge (salvando las distancias). Hay modos de supervivencia zombie en el que los jugadores caídos ingresan en el bando de los muertos vivientes mientras los jugadores que quedan vivos tratan de escapar-. Hay, por supuesto, modos que emulan a los Battle Royale y todos ellos son accesibles con un mero click en el hub principal.

Todo un microverso repleto de oportunidades

Todo es intuitivo en Krunker: mapas, modos de juego, mods... si nos llama la atención una modificación de un arma de los que aparece en el menú, sólo tendremos que pulsar en el menú desplegable para descargarlo, cargarlo y empezar a juga. Pero no todas las posibilidades están abiertas a los jugadores recién llegados; una vez que decidamos seguir jugando, ya será conveniente hacernos una cuenta y seguir con la progresión de niveles, que aumentará el nivel de nuestro personaje para permitirnos hacer más cosas (por ejemplo, el chat está vetado a todos los jugadores por debajo del nivel 5).

Cuanto más avancemos, más opciones tendremos. El juego tiene una dinámica economía con su propia moneda, KR, y hay una comunidad que se dedica activamente a los elementos creativos y al comercio, especialmente al tema de los skins, que es una de las facetas más potentes y demandadas de Krunker (aunque para ello tendremos que llegar al nivel 20, en el que se abren las opciones de mercado y comercio). Personalización, integración y comunidad, son elementos sobre los que trata de edificarse un juego que ya cuenta con una nutrida comunidad de canales en Youtube con tutoriales, momentos estelares y contenido similar. Su accesibilidad y la capacidad de funcionar directamente desde navegador también lo ha convertido en un pasatiempo accesible a muchos estudiantes (seguramente demasiado si se le pregunta a algunos padres y profesores).

Está por ver si su llegada a Steam lo catapulta a nuevas metas, aunque el juego arrastra algunos problemas propios de su accesibilidad, especialmente con temas de cheats, una de las quejas habituales de la comunidad. Por lo pronto se nota la llegada de nuevos jugadores y es fácil encontrar partidas de todo tipo en servidores públicos por lo que será interesante ver cómo evoluciona a partir de ahí.