Ahora con IO

James Bond en los videojuegos contemporáneos: el mayor desafío de IO Interactive

Echamos la vista atrás para recordar los videojuegos protagonizados por James Bond en su etapa más reciente, una dominada por la irregularidad.

La trayectoria de uno de los agentes secretos más populares de la historia del cine no ha sido ni mucho menos tan fructífera en los videojuegos, ya que exceptuando chispazos de genialidad como el Goldeneye 007 de Rare, esta ha estado marcada por la irregularidad. De hecho sus derechos han pasado por multitud de compañías, desde Nintendo hasta Activision, pasando por Electronic Arts, ahora serán IO Interactive, conocidos por ser los creadores de Hitman, los encargados de devolver el éxito a James Bond casi coincidiendo con el final de la etapa de Daniel Craig en la saga cinematográfica.

Qué duda cabe de la capacidad del estudio danés, conociendo su currículum en el género del sigilo y el espionaje, pero no lo tendrán ni mucho menos sencillo, ya que los últimos 15 años de James Bond en consolas y PC no están regidas por la irregularidad mencionada. De hecho, es la mediocridad lo que ha rodeado el catálogo de juegos de James Bond desde que EA abandonara la licencia, solo interrumpida por, curiosamente, un remake de Goldeneye para Wii desarrollado por un estudio con escaso bagaje. Recordemos a continuación lo que tienen que remontar en IO Interactive

Desde Rusia sin mucho amor

Durante la etapa de la licencia en manos de Electronic Arts pudimos ver una buena variedad de entregas, algunas basadas en las películas del momento, protagonizadas entonces por Pierce Brosnan -El mañana nunca muere, El mundo no es suficiente- como de las clásicas. De hecho, el último juego de manos de la gran editora canadiense fue Desde Rusia con amor, película cuyo protagonista fue el recientemente fallecido Sean Connery, y siendo ya un título que dejaba entrever el futuro próximo de Bond, no demasiado benevelonte. Desde EA estaba previsto incluso lanzar el juego basado en la primera película con Daniel Craig, Casino Royale, aunque terminaría cancelado al no poder llegar a tiempo para el estreno de la cinta.

Activision se haría con la licencia en 2006, lanzando en 2008 el primer videojuego basado en la misma, con motivo del estreno de la segunda película con el actor británico, Quantum of Solace. Este estaba desarrollado nada menos que por Treyarch, que entonces tenía una trayectoria de casi diez años en la industria, y aunque entonces no contaban con ningún éxito destacado, más tarde triunfarían gracias a la subsaga Black Ops de Call of Duty. Algunas de las palabras elegidas para describirlo en los análisis de entonces eran “pasable” o “decente”, algo que partiendo de la base de un juego del calibre de Call of Duty: Modern Warfare, lanzado tan solo un año antes, sabe sin duda a poco. No estaba exento de acción, como no podía ser de otro modo, pero quedó patente que el sigilo no era algo que por entonces se destilaba mucho en Activision, ya que fue sin duda un aspecto muy poco aprovechado.

Quién podría decir que el mejor juego de James Bond de los últimos 15 años llegaría de la mano de los creadores de Dead Space Extraction… Pero sí, y es que realmente este spin off de la añorada saga de Visceral Games, un shooter on rails para aprovechar el control por movimiento de Wii, resultó ser, sorprendentemente, un buen juego. Un pequeño pero veterano estudio inglés, Eurocom, con experiencia en la saga del Agente 007 desde principios de los 90, fue capaz de llevar a cabo con éxito la difícil y comprometedora labor de crear un remake de uno de los grandes juegos de aquella década como es Goldeneye 007, aún considerado uno de los grandes hitos en el género del first person shooter. En su momento Rare era garantía de calidad, y después de demostrarlo con las plataformas -Donkey Kong Country-, el beat em up -Battletoads- o incluso la lucha -Killer Instinct-, no dejaron de hacerlo con uno de los géneros emergentes en consola y cuyo territorio casi exclusivo era el PC.

Y con todo el reto que suponía rehacer un juego que bien podría considerarse legendario, en Eurocom fueron lo suficientemente valientes como para reimaginar Goldeneye a su manera. De esta manera, modernizaron el clásico introduciendo a Craig en el papel protagonista en lugar de Brosnan, implementando además aspectos más contemporáneos como las armas o los gadgets, además de la ambientación, trasladándonos de la Guerra Fría de la historia original a los principios de los 90, época de la ruptura de la Unión Soviética. Jugablemente resultó ser un título también notable, con diversos tipos de control gracias a las peculiaridades del mando de la exitosa consola de Nintendo y con una campaña divertida, con una narrativa interesante aunque corta y con un apartado técnico que se quedaba corto, incluso para Wii. Sin embargo, esta escasa longevidad fue compensada con un multijugador claramente inspirado en Call of Duty, una influencia recurrente por entonces y que aportó muchas horas de vida útil a un juego que gracias a, o a pesar de, su atrevimiento, resultó ser todo un éxito.

El tercer juego de Bond de manos de Activision llegaría a cargo de un estudio cuya especialidad estaba lejos de ser la de la acción en tercera persona, aunque entonces ya hubieran hecho un pequeño acercamiento al género con The Club. Bizarre Creations se había hecho un nombre popular gracias a una franquicia que aún hoy cuenta con multitud de fans que la recuerdan como una de las que situó en el mapa a la marca Xbox: Project Gotham Racing, con dos entregas en Xbox y la tercera en Xbox 360 y considerado el precursos de Forza Horizon. Intentarían reverdecer viejos laureles con Blur -no confundir con la banda liderada por Damon Albarn-, consiguiendo bastante buenas críticas, pero Activision confiaría en ellos para un nuevo juego de Bond.

Curiosamente, 007: Bloodstone es el segundo videojuego con una historia original y no basado en una película, aunque sí contaría con Daniel Craig en el papel protagonista. Al igual que tratábamos antes con Quantum of Solace, no podemos hablar de Bloodstone como un mal juego, ya que contaba con unos valores de producción considerables -incluyendo voces originales de los actores- que daban pie a un apartado técnico muy notable que tenía como consecuencia situaciones espectaculares, además de una jugabilidad variada y bastante bien resuelta. Lamentablemente, la campaña individual era demasiado corta y contaba con un multijugador testimonial pero obligatorio en una época en la que parecía condición sine qua non que cualquier videojuego contara con funciones online competitivas. A pesar de sus carencias, no cabe desdeñarlo como uno de los juegos más recomendables del personaje en su historia “reciente”, aunque ahora sea casi imposible de encontrar, ya que Activision lo eliminó -junto a Quantum of Solace y el siguiente título- de las diferentes plataformas digitales sin dar muchas explicaciones.

De manera irónica, el proyecto más ambicioso de Activision con la licencia sería probablemente uno de los mayores desastres de entre todos los juegos protagonizados por el personaje. 007 Legends (2012) prometía reunir narrativas de películas de todas las épocas, desde Moonraker hasta Muere otro día, conectándolas todas ellas e incluso añadiendo un nuevo capítulo descargable basado en Skyfall, la tercera película de Craig como James Bond. Qué mejor manera de celebrar el 50 aniversario del personaje, pensarían, pero multitud de problemas técnicos como una tasa de frames tremendamente inestable o una incomprensible IA enemiga dieron al traste con los mejores planes. Finalmente lo que se lanzó al mercado era un juego no ya técnicamente mediocre, sino muy genérico, sin la identidad Bond, y que ni siquiera su multijugador pudo salvar de la quema.

Por desgracia, 007 Legends no sería un largo punto y aparte para las aventuras de Bond -último juego hasta que veamos la obra de IO-, sino un punto final para Eurocom. El previsible fracaso en ventas del juego terminó con el cierre de un estudio que, aunque lejos de la élite, siempre fue capaz de sacar adelante sus trabajos de manera más que digna.

007 Legends

En 007 Legendsasumirás el papel de James Bond interpretado por Daniel Craig, ejecutando misiones rememorando momentos épicos de la serie de acción. Todo ello, tomando como punto de partida las películas. Contará con un total de cinco misiones. Uno de esos momentos épicos estará basado en Monnraker, el filme estrenado a finales de la década de los setenta y protagonizado por el actor Roger Moore.

007 Legends