Let's rock

Devil May Cry 5: Special Edition, Impresiones PS5

Dante, Nero y V se remojan los dedos en la nueva generación con una versión que trata de capitalizar el potencial sin usar del potente RE Engine

La estrategia de cada compañía a la hora de abordar la nueva generación difiere según filosofías, catálogo y posibilidades. Habrá en pocos días dos nuevas máquinas que sustituirán a Xbox One y PS4, las plataformas que han marcado el tempo de la todavía presente generación, pero esa sustitución será, como sabemos, muy gradual: las nuevas consolas son prácticamente compatibles con sus antecesoras y pueden disfrutar automáticamente del mismo catálogo, incluyendo el que todavía está por llegar. El concepto de intergeneracionalidad da un nuevo paso y muta en algo más fluido; ya no es que un mismo juego salga en dos consolas distintas, como sucedió a finales del 2013, sino que el mismo juego que vale en una vale en la otra, lo que abre el abanico de posibilidades.

Las estrategias que están abordando las compañías son diversas. La estrategia más común parece ser la de lanzar el juego en todos los formatos y dejar que el jugador decida en función de su idea de comprar una nueva consola, sabiendo que si decide esperar, su compra de una versión para la actual generación seguirá vigente en el siguiente paso y además con mejoras inmediatas y futuras. Eso está bien para los juegos que salen en esta frontera, pero no todas las compañías parecen muy de acuerdo con permitir cruzar ese puente sin pagar un peaje, especialmente si consideran que los esfuerzos que han puesto en las versiones de nueva generación justifican el paso por caja.

Salto a la nueva generación

Y ya ahí el peso de la responsabilidad recae en los estudios para tratar de justificar este paso y de convencer a los usuarios de que merece la pena no desempolvar la versión existente o comprarla a bajo coste para jugarla en el nuevo hardware. Eso es lo que va a intentar Capcom con esta Special Edition, una versión mejorada del magnífico Devil May Cry V pensada para Xbox Series y PS5 con la que la compañía de Osaka busca poner el pie en este inicio de generación, a falta de sus primeros proyectos nativos en el nuevo hardware. De partida, la elección del juego es apropiada, el título salió en febrero de 2019, así que han pasado casi dos años desde el lanzamiento original, lo que le da la necesaria distancia. También es un tipo de juego en el que una mejora del framerate en consola le puede granjear unas cuantas compras instantáneas de los que no se cansan de sus rico sistema de combate. Y, por supuesto, el arma secreta de poner a cierto icónico y extremadamente popular personaje como jugable es toda una bomba en la sentimentalidad de los fans -que afortunadamente también llegará a las otras consolas en forma de DLC de pago, aunque algo más tarde, el 15 de diciembre-.

Tres son los pilares de esta Special Edition: la incorporación de Ray Tracing, la subida de framerate y los extras que se han añadido a esta edición especial en forma de bonus y modos de juego. Las dos primeras, eso sí, son mutuamente excluyentes y también hay algunos modos que no son compatibles con el Ray Tracing (que vendrá por defecto en PS5 y en un parche para Xbox Series). Al final hay que elegir entre unas funcionalidades y otras en función de qué quieres priorizar.

Si elegimos activar el Ray Tracing, tendrás que elegir entre una resolución 4K para que la acción se desarrolle a 30 FPS o a 1080 para alcanzar los 60 FPS. Honestamente, jugar a un juego como este a 30 FPS es un sacrilegio, especialmente con los esfuerzos realizados desde su lanzamiento original para que fuera a 60 FPS en todas las versiones. Como curiosidad para apreciar aún más el soberbio trabajo gráfico de Capcom y las capacidades del RE Engine, pero poco más. Además hay que tener presente que aunque el Ray Tracing sea agradable de ver en superficies reflectantes, no es que suponga en este juego un cambio brutal en los entornos como para sacrificar el mínimo exigible de los 60 FPS. Es un extra, que además choca contra algunos de los nuevos modos disponibles, que no son compatibles con el trazado de rayos, por lo que la incorporación queda un poco como un extra más que como algo integral que necesitara el juego.

Suavidad en el movimiento

Más interesante es el modo de alta tasa de imágenes, que en televisiones compatibles puede alcanzar los 120 FPS, lo que a buen seguro que se apreciará más para los amantes de las mecánicas del título de Itsuno. Fuera del apartado técnico, especialmente interesante se presenta el modo Caballero Oscuro Legendario, un nuevo y extremo modo de dificultad en el que se incrementa también el número de enemigos -lo que lo hace incompatible con el raytracig para mantener rendimiento-. Más nicho parece el modo "Turbo" en el que la compañía de Osaka revisita sus tiempos de Street Fighter 2 con un modo de velocidad aumentada hasta un 20%.

Ya llegará el momento de analizar en detalle el juego cuando se acerque su fecha de lanzamiento. Nuestras primeras horas con él nos han recordado el magnífico juego que es, pero no podemos decir que el salto generacional sea especialmente notable en este caso, teniendo en cuenta que hemos visto el juego correr en un PC en gama alta -de momento no hay noticias del raytracing en la versión en compatible, aunque tenemos pocas dudas de que aparecerá tarde o temprano-. Seguramente será una gran puerta de entrada a los que no probaron el juego en su día, ya que su precio reducido de 39,99€ lo convierte en una buena alternativa por la calidad que atesora, aunque no sea el título que vaya a justificar, en lo técnico, la compra de nuevas máquinas de 500€.

Devil May Cry 5: Special Edition

Devil May Cry 5: Special Edition es una nueva versión del título de acción hack'n'slash a cargo de Capcom para PlayStation 5 y Xbox Series. Velocidad fugaz y jugabilidad impecable son las claves para una experiencia de juego incomparable mientras disfrutas de la apasionante historia. Muchos años después del incidente con la Orden de la Espada, una nueva amenaza demoníaca invade nuestro mundo. Los cazademonios legendarios Dante y Nero están dispuestos a detenerla, esta vez junto con el misterioso V luchando a su lado. El destino de estos tres hombres está ligado de una manera que te sorprenderá.

Devil May Cry 5: Special Edition