Mejoras

Xbox Series S: así funciona su retrocompatibilidad mejorada

Digital Foundry detalla las mejoras que tendrá la retrocompatibilidad mejorada en Xbox Series S. En algunos títulos se doblará el framerate objetivo.

Digital Foundry repasa los detalles del funcionamiento de la retrocompatibilidad en Xbox Series S. La consola tomará como base la versión para Xbox One S de los títulos de Xbox y Xbox 360, y a partir de ahí comenzará a escalar con sus propias mejoras.

Si miramos la resolución, los 1440p objetivo hará que los títulos de la primera consola tengan el triple de pixels por cada eje. Por otro lado, aquellos de Xbox 360 que recibieron mejoras para Xbox One X, verán que su resolución nativa a 720p aumenta hasta 1440p. En este caso concreto especifican que al no llegar a 2160p, como en el modelo premium de la actual generación, permite que ese margen de mejora vaya dedicado a otras áreas gracias a la arquitectura de Xbox Series S.

Los juegos con resolución dinámica apuntarán a objetivos más altos, además de contar con un filtro de texturas mejorado. La función Auto HDR comentada en Xbox Series X también hará acto de presencia en ella, además de mejorar todos los tiempos de carga al permanecer instalados en el SSD que llevan incorporado.

¿Qué ocurre con el rendimiento? Sabemos que ya solo por permanecer en un hardware mejorado hará que la tasa de frames objetivo permanezca más estable. Sin embargo, Andrew Goossen, system architect en Xbox, asegura que varios títulos seleccionados de Xbox One doblarán su rendimiento en ambos modelos de Xbox Series. “Diseñamos Series S para mejorar los juegos de Xbox One S de una manera en la que Xbox One X no puede hacerlo”, comenta Goossen. “Hemos facilitado a los juegos existentes en Xbox One S que puedan ser actualizados para correr al doble de framerate cuando se juegan también en Series S”.

En palabras del ingeniero, Xbox Series S proporciona “más del doble del rendimiento efectivo de la CPU y GPU” que Xbox One. “De hecho, la GPU de Series S corre los juegos de Xbox One S con mejor rendimiento que en Xbox One X”, concluye. El equipo apunta a que títulos a 30 fps puedan pasar a 60 fps, y los que funcionan a 60 fps pasen a 120 fps. Las herramientas en manos de los desarrolladores les permiten conocer cómo funciona su juego en cada modelo sin necesidad de portearlos específicamente para la nueva generación.

Fuente: Eurogamer