BeTech: noticias de tecnología

INSTAGRAM

Qué sucede si haces una captura en Instagram Stories

¿Se le notificará al usuario/a que hemos hecho un ‘screenshot’ de una de sus historia? ¿O eso ya no cuenta?

Qué sucede si haces una captura en Instagram Stories

El concepto de desaparición de mensajes fue introducido por primera vez por Snapchat, y la gente usaba esa característica para enviar mensajes privados o publicar información que no querían que se conservara. Así que cuando otros usuarios hacían capturas de pantalla de sus mensajes, esto podía violar su privacidad.

El chivato de las capturas de tus Stories

Convertidas en la función más popular de la red social de fotos, las Instagram Stories permiten a un usuario poner lo que quiera con la tranquilidad de que pasadas 24 horas máximo se va a borrar. Y desde mediados de enero de 2018, si alguien le daba por entrar en tu perfil, ver tus Stories y hacerles un pantallazo, la propia Instagram te avisaba de ello gracias a una especie de función de ‘chivato’ realmente útil: un pequeño icono que aparecía junto a su nombre de usuario en las estadísticas de su historia.

Como tal, esta herramienta es útil en cuanto a hacerte saber que alguien quería ‘inmortalizar’ algo que tu habías subido para que desapareciera en cuestión de horas. Pero han pasado un par de años ya y estamos en 2018, la pregunta es ¿sigue activa? ¿Qué pasa si me voy a las Stories de un contacto o de cualquiera en Instagram que no sea contacto mio pero tenga perfil público y hago un ‘screenshot’ de sus Stories?

La respuesta corta es que básicamente no pasará nada. ¿Por qué? Porque esa función de aviso fue desactivada por Instagram en junio de 2018. Implementada como una función en pruebas que ha gozado de éxito, la propia plataforma confirmó a la web BuzzFeed News ese mismo año que detenía el proceso de testeo, y por lo tanto desactivaba la función.

Un contenido dinámico, no privado

Según Instagram, la función estaba disponible solamente para un pequeño grupo de usuarios como parte de un proceso de beta, así que en teoría no iba a ser echada de menos de forma masiva. Los que la esperaban que se convirtiera en una función más oficial de Instagram, se  quedaron sin ella, ya que el feedback de prueba no fue muy positivo.

Lo que Instagram no anticipó es que a los usuarios de IG no les importaba que la gente tomara una captura de pantalla de sus historias. Para la mayoría de los usuarios, la ventaja de la desaparición de las Historias no era la privacidad, sino la naturaleza dinámica de la característica: que podían subir contenido fresco sin crear una alimentación desordenada y engorrosa.