A medio gas

Project Cars 3, impresiones

Nos ponemos tras el volante de las primeras horas de Project Cars 3. Slightly Mad Studios se despide de la generación cambiando de enfoque completamente.

El segundo semestre del 2020 se ha convertido en un periodo relevante para los fans de la conducción. Desde que esta particular traca la iniciara F1 2020 a principios del mes de julio, el próximo contendiente en pisar el asfalto sigue teniendo carácter británico. Project Cars 3 debutará en PS4, Xbox One y PC el próximo 28 de agosto. En MeriStation ya hemos probado sus primeras horas.

Porque tal y como os contábamos en su particular presentación, Slightly Mad Studios ha pretendido cambiar de tercio en su despedida de la actual generación. Project Cars 3 se siente diferente de la sobriedad de los dos anteriores. Se ha soltado la melena por encima de lo que hizo Forza Motorsport 7 con respecto a sus antecesores. Por una parte demuestra sus cualidades; por otra, se echa de menos el matiz de la simulación.

Modo carrera diverso

La franquicia siempre ha apostado por hacer las cosas diferentes en relación al modo trayectoria. Ese camino rompedor se traslada a lo visto en Project Cars 3. Ya no tenemos un calendario cerrado, sino que pasamos a través de diez categorías, cada una con su propio programa de eventos, pruebas y progresión. Si nos quedamos atascados, podemos comprar eventos bloqueados con dinero obtenido ingame.

Dentro de una categoría encontraremos varias pestañas dedicadas a una temática en concreto. Por ejemplo, si estamos en el fin de semana japonés, debemos utilizar un vehículo de fabricante nipón dentro de la misma familia de clase. Poco a poco se nos fuerza a saltar por todas las marcas y así engordar nuestro garaje.

Ahí entra en juego las mejoras, la posibilidad de convertir tus vehículos a clases por encima de su base. Es un sistema similar al visto en la saga de Turn 10, con la salvedad de que no todas las clases tienen el mismo valor de potencial. En la build a la que tuvimos acceso, pudimos modificar nuestro Honda Civic Type R 2016 de Road E (el valor mínimo, prácticamente un turismo de calle) a Road B, es decir, tres niveles por encima. De esta forma puedes hacer que tus coches te acompañen a lo largo de toda la trayectoria.

El inicio del modo carrera choca frontalmente con lo visto en Project Cars 2. De un fin de semana serio, con entrenamientos, clasificaciones y carrera, pasamos a una selección de eventos dispares. Desde la típica carrera a dos vueltas, a hacer una contrarreloj en un solo giro, entre otros. Encontramos también rutas de sprint que recuerdan inevitablemente a Driveclub, y es que el título de la ya clausurada Evolution Studios parece haber influenciado gran parte de su proceso creativo.

Por momentos parece una secuela espiritual de Driveclub, incluso por los desafíos en plena competición. Habitualmente encontraremos tres objetivos con los que expandir el montante de experiencia al final de la prueba. Recibimos recompensas prácticamente por cualquier acción, y es que desde el estudio quieren introducir al jugador en una espiral constante de progreso. Que sientan que su tiempo invertido en Project Cars 3 ha merecido la pena. Existen otras modalidades, como mantener un ritmo constante durante un periodo de tiempo, o destruir el máximo número de dianas por las trazadas.

Impresiones tras el volante

El estudio puso especial énfasis en mejorar las sensaciones tras el volante. Para ello, se ha reforzado con dos de los responsables de que la conducción en Driveclub se sintiera tan bien. Nick Pope y David Kirk han hecho lo propio con Project Cars 3: se controla como nunca antes se había controlado con mando.

Se deja atrás la sensación de estar en una barcaza bidireccional. Puedes decidir a la perfección el nivel de giro, va suave como la seda. Sientes el peso del vehículo desde el propio mando, incluso el ángulo en el que se encuentran los neumáticos al paso por curvas cerradas. Es, sin lugar a dudas, la mejor versión de la saga con mando.

Eso sí, todavía queda cierto margen de mejora, especialmente por la influencia que tiene el sistema en nuestra habilidad. Incluso quitando todas las ayudas, el juego nos guía muy levemente por la trazada. Se nota muchísimo en trazados con curvas rápidas, ya que incluso girando con brusquedad vemos cómo las manos no corrigen al mismo nivel que lo hace el stick. También nos gustaría que las condiciones climáticas tuvieran mayor incidencia. La lluvia apenas afecta a la conducción. No podemos hablar todavía de la inteligencia artificial, todavía en desarrollo.

Los más veteranos reconocerán un cambio perceptible en la jugabilidad. Es, sin lugar a dudas, mucho más directa, arcade. Es un juego pensado para que la gran masa de jugadores se encuentre cómoda en una experiencia automovilística amplia en oferta. Las pretensiones competitivas están por ver, en especial por el equilibrio que muestra, mucho más compensado hacia rutas lejos de los circuitos cerrados clásicos. Con la eliminación de los pitstops y la pérdida de la gestión, ya puedes ver por dónde van los tiros. Assetto Corsa ha perdido su otro gran contendiente.

A medio gas

De esta forma resumiríamos nuestras primeras horas en el juego. Project Cars 3 encuentra un hueco que ocupar en el mercado, uno en el que Driveclub estuvo llamado a hacerlo y no pudo por las circunstancias que todos conocemos. Ese enfoque hacia la diversidad, hacia abrazar al mayor público posible tiene un precio: ha perdido carácter de simulador.

Sin embargo, es un juego de conducción que se controla bien, que parece ofrecer dosis de calidad tras lo jugado. Nada más. Queda por ver cómo se desenvuelve el multijugador, al que no pudimos acceder. El poso que deja en esta primera toma de contacto es irregular. Pese a lo bueno, tenemos la sensación de que intenta ser algo que nunca quiso ser.

Project Cars 3

Project Cars 3 es la tercera entrega de la popular saga de conducción y simulación de carreras a cargo de Slightly Mad Studios y Bandai Namco para PC, PlayStation 4 y Xbox One. Vive la emoción de convertirte en un piloto de leyenda mientras compites por conseguir y mejorar cientos de coches de alto rendimiento de grandes marcas. La experiencia automovilística definitiva, con ajustes adaptables a tu nivel de habilidad y opciones para personalizar cada piloto, cada coche de tu garaje y cada condición de la carrera a tu gusto.

Project Cars 3