Giraffe and Annika
Giraffe and Annika
Carátula de Giraffe and Annika

Giraffe and Annika, análisis

Jugamos a Giraffe and Annika, una propuesta visual al estilo Ghibli que tiene como objetivo contarnos una historia emocional a través de los ojos de una niña.

Podemos decir que despertar en una isla paradisíaca podría convertirse en el sueño de muchos que buscan vivir una experiencia única e irrepetible. Un destino perfecto para escuchar el rugir de las olas del mar, ver sus puestas de sol o vivir su clima cálido y exótico. Precisamente si algo hemos aprendido de los videojuegos es que las islas tienen esa esencia mágica, misteriosa y lo más importante, una larga historia que las acompaña que las hace especiales. Y es que en este caso, no todas las islas pueden ser tan idílicas como parecen.

Analizamos Giraffe and Annika, un título desarrollado por el estudio Atelier Mimina que llega en su versión de PC y consolas. Con una atractiva propuesta visual al estilo Ghibli, su historia nos invitará a viajar al paraíso a través de los ojos y emociones de una inocente niña.

El despertar en el paraíso

Nos ubicamos en la frondosa isla Spica dónde nuestra protagonista Annika despierta tras haber perdido completamente la memoria. En la isla no estamos solos y pronto nos daremos cuenta de la presencia de un misterioso chico llamado Giraffe que solicitará nuestra ayuda para encontrar tres cristales elementales desaparecidos. Para obtener estos cristales solo tendremos una opción, armarnos de coraje y adentrarnos en las peligrosas mazmorras de la isla. Con este comienzo nos embarcarmos en un misterioso viaje para tratar de recordar el pasado de Annika, descubrir Spica y conocer sus noveles poderes.

Un sistema de exploración al estilo metroidvania

Giraffe and Annika es un título de acción y aventura en el que controlamos a Annika, una niña que quiere recuperar sus recuerdos. Y es que Annika junto con Giraffe, no serán los únicos que habitarán la bonita de Spica. Los isleños son animales coloridos y amigables que nos solicitarán algunas misiones para poder avanzar en la historia. Con misiones sencillas del tipo “Corre, ve y dile” tendremos que recorrer la isla a pie para poder llegar hasta nuestro objetivo. Haciendo un homenaje evidente hacía los animales felinos, durante todo el juego encontramos referencias sobre los amigos peludos de cuatro patas; ya sea en sus numerosos objetos, sus desbloqueables adicionales de arte conocidos como "Meowsterpiece", y por supuesto, en la apariencia de sus dos principales protagonistas.

A medida que completemos partes de la historia iremos habilitando nuevas zonas para visitar en el mapa al estilo metroidvania, junto con nuevas habilidades para explorar la isla cómo saltar, nadar y esprintar. En Giraffe and Annika nos encontramos con una exploración limitada y poco desafiante dónde a modo de pasillo deberemos completar la misión que nos encarguen para avanzar, haciendo que el título sea solo un relato para dejarse llevar y disfrutar de la estética de la isla a nuestro ritmo. El transcurso del día en el juego será esencial para poder organizar nuestro tiempo y cumplir con nuestras entregas, ya que en ocasiones deberemos esperar a que pase el día o la noche para poder completar misiones o tener acceso a ciertos lugares. El anochecer en la isla nos permitirá acceder a las mazmorras y por supuesto, será dónde nos encontraremos con nuestros enemigos. Afortunadamente siempre podremos dormir en cualquier cabaña hasta la mañana o noche siguiente para llevarnos directamente a la acción, o bueno, mejor dicho, a su comedida acción.

Un colorido escenario dónde se ausenta la acción

Pese a ser un título de fantasía y aventuras tenemos el inconveniente de que en el juego no relucirá precisamente la acción. Básicamente encontraremos dos tipos enemigos; los que nos toparemos a medida que avancemos en las mazmorras y los jefes finales. De este modo solo podremos evadir los ataques que nos propinen nuestros enemigos ya que no tendremos ninguna forma de atacar. Annika no luchará contra sus enemigos en las mazmorras, aunque sí podrá defenderse de los jefes finales. No tendremos armas, magias, ni estrategia de combate ya que solo podremos movernos de izquierda a derecha y nos limitaremos a bloquear los ataques de los enemigos finales manteniendo un solo botón al ritmo de la música. Con un estilo de combate similar a las mecánicas de Guitar Hero, deberemos seguir el compás de la música y no fallar en nuestras combinaciones musicales o perderemos puntos salud. Nuestro objetivo será claro, deberemos derribar al enemigo final para hacernos con un cristal elemental, y así sucesivamente. Una vez les demos caza, obtendremos un cristal elemental y obtendremos nuevos recuerdos de nuestro personaje que aportarán más información a la trama.

Imagen y sonido

Si bien el juego tiene pendientes algunos aspectos qué pulir en cuanto a su jugabilidad y desarrollo, podemos decir que su punto fuerte es su apuesta audiovisual. Tanto su aspecto físico como el sonoro, son sus dos bazas para amenizar el juego y darle al menos una oportunidad para seguir avanzando. Giraffe and Annika es un relato sobre fantasía, y por ello nos presentan de forma acertada algunas de las partes más importantes del juego a modo de cómic. Cada tramo de la historia tiene su propia música, siendo esta un hilo musical agradable y pegadizo que nos adentrará mejor en su mágica atmosfera. Uno de los aspectos que echamos en falta es que en ningún momento se hace uso de los diálogos sonoros en todo el juego, ya que haremos siempre uso de los subtítulos y en este caso, no están traducidos al español.

Un buen concepto poco aprovechado

Podemos decir que pese a unas buenas intenciones en general Giraffe and Annika flaquea en numerosos aspectos. Con un peculiar sistema de combate, en el título no encontraremos una trama compleja, personajes profundos, ni enemigos feroces; sino más bien todo lo contrario, siendo una versión amigable y poco desafiante. Las habilidades que iremos adquiriendo en el juego son mejoras poco atractivas que se alejan mucho de lo que esperamos encontrar en un título de aventuras de estas características; dónde el nadar, esprintar y saltar, son mejoras que esperamos encontrar al inicio por tratarse de ser un juego basado en la exploración, y no de forma desbloqueable como en este caso. En cuanto a su historia, encontraremos una trama emocional por descubrir que no consigue engancharnos a su relato, pese a contar con algún pequeño giro inesperado y encariñarnos con alguno de sus personajes, siendo más bien una apuesta más orientada al público infantil. Sus escenarios y personajes llamativos que bien podrían ser inspirados del clásico Ni no Kuni o del estudio Ghibli, consiguen adentrarnos en su atmosfera relajada y distendida que nos permitirá visitar la isla a nuestro ritmo, sin tener más pretensiones. Con una duración de 4horas, Giraffe and Annika es sin duda una propuesta para disfrutar de una historia ligera, sencilla, libre de acción y con una original estética.

LO MEJOR

  • Su música y estética amenizan su jugabilidad
  • Su historia al inicio nos invita a querer saber más
  • La libertad de poder visitar la isla y gestionar nuestro tiempo a nuestro antojo

LO PEOR

  • El sistema de combate y desafíos que plantea
  • Su ritmo de narrativo decrece a medida que avanzamos en la historia
  • Se esperaba más complejidad en cuanto a la trama y a sus personajes
  • No está traducido al español
  • Su corta duración hace que sea una aventura "a medias"

CONCLUSIÓN

Giraffe and Annika es un juego visualmente atractivo que se queda corto en muchos aspectos, enfatizando sobre todo en su jugabilidad y desarrollo de la trama. Es una propuesta entretenida aunque está bastante lejos de lo que conocemos dentro del género de aventuras.

5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.