BeTech: noticias de tecnología

TECNOLOGÍA CORONAVIRUS

Cámaras termográficas, el método para medir la temperatura sin contacto físico

Varias empresas y espacios públicos van a usar estos dispositivos para medir la temperatura corporal de las personas a distancia.

Cámaras termográficas, el método para medir la temperatura sin contacto físico

Uno de los elementos por los que se está controlando la infección del Coronavirus es la medición de la temperatura corporal en las personas. Es un indicador, y en zonas como China la medición de toda persona que entra al país, edificios, hospitales, etc es constante. Pero el problema es que hay que acercarse y arriesgarse a un contacto físico.

¿Qué forma alternativa habría para no tener que hacer eso? Pues una tecnología muy conocida y asentada: las cámaras termográficas.

Cámaras Termográficas contra el Coronavirus



Las empresas y espacios públicos están apostando por el uso de las cámaras termográficas, una tecnología que permite medir la temperatura a distancia sin contacto físico y que ya se está utilizando para detectar a personas con fiebre. Hasta ahora, estos dispositivos se han usado sobre todo en la prevención de incendios forestales o en entornos industriales, pero según la compañía Nunsys, en la actualidad se está popularizando su uso para detectar posibles contagiados de COVID-19 que presenten los primeros síntomas.

Y es que las cámaras termográficas son capaces de medir la temperatura, valiéndose para ello de tecnologías como la Inteligencia Artificial (IA). Estos dispositivos creados por Hikvision permiten una precisión de hasta 0,3 grados centígrados. La IA es capaz de delimitar el área de medición a los cuerpos humanos, excluyendo otras fuentes de calor que podrían constituir falsas alarmas, y proporcionando los datos en tiempo real.

Tecnología contra la pandemia

Además, el sistema es capaz de guardar imágenes de las personas analizadas (60 por minuto en el caso de las cámaras de mano, frente a las 12 de un termómetro convencional) y generar alertas cuando alguna de ellas sobrepasa el umbral de temperatura recomendado, tras ser programadas para la medición en seres humanos.

Pero lo más importante sin duda es que el uso de cámaras termográficas evita el contacto físico entre personas, al poseer un rango de acción de entre 1,5 y 9 metros según los modelos, lo que permite su uso en estaciones y aeropuertos, hospitales, fábricas u oficinas. La duda es, ¿llegarán a tiempo para controlar la pandemia? Porque ahora mismo serían más que necesarias en zonas ‘calientes’ como España, Italia o Estados Unidos.