Opinión

Xbox Series X compartirá exclusivos de salida... ¿Y qué?

Sobre la decisión de Microsoft de mantener sus lanzamientos en One con la salida de la nueva consola.

Una de las grandes críticas que se hizo a Xbox 360 fue el abandono que los usuarios sintieron en el tramo final de una consola histórica: capaz de llevarse exclusivas poderosas, de competir y comerle terreno a una marca establecida como Playstation y marcar el ritmo en territorios tan poderosos como Estados Unidos. Ese tramo final y las discutibles decisiones promovidas por Microsoft con el bien olvidado Don Mattrick fueron losas enormes para Xbox One, que arrancó con mal pie y arrastró durante mucho tiempo un rumbo erróneo. Phil Spencer se encargó de cambiar la dirección y remontar el vuelo. Incluido un cambio de paradigma para la familia Xbox que muchos no han entendido todavía. La compañía no quiere competir en número de unidades vendidas. Y eso, que se ve en muchos otros sectores tecnológicos, parece que cuesta de entender.

Decía lo de Xbox 360 porque precisamente uno de los movimientos estratégicos con Xbox Series X será que durante sus primeros meses de vida, compartirá los exclusivos que saque con Xbox One. Una transición ducle que quiere fidelizar y mantener activa la base de usuarios actual, no dejarla abandonada o perderla con el cambio de generación. Si hacemos un símil, el mundo de la telefonía móvil se asemeja bastante a lo que quiere construir Microsoft. Un ecosistema al que se puede acceder desde distintas máquinas según las preferencia del consumidor. Se llame Xbox o se llame PC. Cuando Apple saca un iPhone 11 no te está mandando a la basura tu iPhone X, si no que te ofrece una nueva manera de acceder a su ecosistema. Siguiendo con el ejemplo de la manzana, el crecimiento en gasto en suscripciones de parte de sus usuarios ha sido imparable. Hace dos años los ingresos por venta de iPhones bajaron un 12%. El anterior bajaron un 9%. Al otro lado, 2019 se cerró con ingresos récord en servicios, usuarios pagando algún tipo de suscripción, y se espera que en 2020 se doble los ingresos de 2016. Significativo.

Microsoft quiere vender consolas, pero sobre todo que te adentres en su ecosistema; aunque sea desde un móvil que no es de su casa

Microsoft quiere, tras cinco años, renovar una manera de acceder a sus servicios: la consola. Y esa manera de hacerlo es Xbox Series X. ¿Atractivos? Desde su potencia hasta su retrocompatibilidad, pasando por otras sorpresas que estén por llegar. Es, en definitiva, una nueva puerta de acceso hacia a su Gold, Game Pass o Xcloud. Es eso lo que se pretende, y si se quiere mantener la base ya establecida en Xbox One, qué mejor manera que mantener las novedades también en esa plataforma durante los primeros meses de la nueva consola.

La compañía de Redmond estará más contenta si vende 70 millones de consolas en lugar de 50, es evidente. Pero sobre todo lo estará si amplía la masa crítica sin olvidar los que ya forman parte de su ecosistema. Aunque sea entrando desde un móvil que no es de su propiedad. Y eso no es una estrategia suicida, si no algo que estamos viendo en otros lados.

Los exclusivos no han sido históricamente el gran reclamo de las nuevas consolas

Pero esta estrategia, que puede salir bien o mal, se toma desde algunos frentes como el futuro fracaso de Xbox Series X ante Playstation 5. No hay que ser un gran analista para saber la ventaja de inicio que tiene la marca PS5 con el dominio de su anterior plataforma. Pero tampoco hace falta ser el más inteligente del mundo para saber que los exclusivos no son el valor diferencial de la salida de una nueva consola. ¿O es que alguien se lanzó de cabeza a PS4 por Killzone:Shadowfall y Knack? ¿Fueron Motorstom y Resistance los reclamos imprescindibles para irse a PS3? ¿Tekken Tag Tournament y SSX los must have que hicieron gastarnos 80.000 pesetas para el día uno de PS2?.

No digo que los juegos citados sean malos, ni mucho menos, pero pensar que el reclamo de una nueva consola está en sus exclusivos de lanzamiento, viendo los catálogos que históricamente -salvo excepciones- nos han llegado de inicio en consolas Nintendo, Microsoft y la mencionada Sony, es, por lo menos, tener poca memoria. Es más: ¿Será PS5 capaz de salir con exclusivos que se asemejen en valores de producción a The Last of Us 2 y Ghost of Tsushima, los grandes de PS4 para este 2020? Ojalá, pero no parece una empresa sencilla.

Así que atacar Xbox Series X por su decisión sobre los exclusivos, a mi entender, no puede ser más atrevido. Microsoft quiere cambiar su modelo de negocio. Habrá tiempo de ver si les sale bien la jugada y si los usuarios compran. Y de criticar cosas que no nos encajen. Pero no una decisión como la tomada con Xbox Series X.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...