BeTech: noticias de tecnología

SPACE X

Space X destruirá uno de sus cohetes ¿por qué?

La compañía aeroespacial destruirá uno de sus cohetes para probar la eficacia de su sistema de seguridad.

cohete spacex

Los amantes del espacio saben que en cabo Cañaveral empiezan todas las misiones importantes. Son muchos los que ansían ver, al menos una vez en la vida, el lanzamiento de un cohete al espacio. Por suerte, la gran mayoría de los lanzamientos se hacen sin problemas y los asistentes gozan viendo como el artefacto surca el cielo y se pierde en él a toda velocidad. Pero por desgracia este fin de semana es 100% seguro que se vea un estallido ya que SpaceX destruirá uno de sus cohetes.

Todo por la seguridad

Cualquier fabricante sabe que la seguridad de sus clientes es lo primero. Cada objeto que compras ha pasado por unos test que certifican que lo que compras es seguro, y todo llega gracias a numerosas pruebas que valoran de manera positiva o negativa la construcción del elemento en cuestión. Pero en el caso de los vehículos las pruebas son de lo más exigentes, hasta el punto de poner a prueba todos los sistemas de seguridad de la forma más límite.

Si esto se hace con los coches que vemos a diario ¿cómo no se va a hacer con un cohete que va directo al espacio?. Pues si el motivo por el que SpaceX destruirá uno de sus cohetes es la seguridad. Crear una estructura para simular un lanzamiento complicado es algo imposible, así que la única forma de llevar esta prueba a cabo es haciendo un lanzamiento fallido simulado.

Concretamente, esta prueba se la conoce como ‘prueba de aborto de vuelo’ y como te puedes imaginar es una de las pruebas importantes para la firma. Si todo sale bien el próximo sábado, la firma del inventor sudafricano Elon Musk estará un paso más cerca de cumplir su objetivo para llegar a Marte el año que viene. De lo contrario, los sistemas deberán revisarse y por desgracia para ellos deberán pasar otra vez el test.

Así será la prueba

La Crew Dragon, que serán los ocho elegidos que se monten en el cohete Falcon 9, debería salvarse con el sistema de seguridad que promete SpaceX. La prueba ha de salir perfecta a pesar de todas las pruebas hechas previamente, esta es la que de verdad cuenta para dar luz verde a la continuación del proyecto.

El test consiste en que se producirá un fallo simulado del sistema que aborte el vuelo. Esto se producirá un minuto y medio después del despegue. En ese momento los propulsores Super Draco, que así se llaman, desprenderán la cápsula con los ocho pasajeros a bordo lejos del cohete. Después se desplegarán los paracaídas de dicho módulo que se posará sobre el océano donde la tripulación esperaría el rescate.