BeTech: noticias de tecnología

PENTÁGONO

Microsoft le quita Jedi a Amazon, un contrato del Pentágono de 10.000 millones $

Microsoft le quita Jedi a Amazon, un contrato del Pentágono de 10.000 millones $

Imagina que tienes una empresa que debe migrar todos sus datos de servidores y dispositivos físicos a la Nube. Dependiendo del tamaño de la compañía puede ser un jugoso contrato para una compañía tecnológica experta en la computación en Nube. Pero ahora vamos a escalar esto ‘un poco’. Imagina que eres el Pentágono, y tienes que migrar hacia la Nube en un proceso de datos, servicios y sistemas de seguridad tan complejo y secreto que está valorado en 10.000 millones de dólares. Este es el Project JEDI del Pentágono, el contrato más jugoso por el que las tecnológicas se están peleando.

El Pentágono en la Nube: JEDI Project

Anunciado en 2017, el JEDI Project es el paso del Departamento de Defensa de los Estados Unidos para hacer llegar a sus servicios la tecnología actual de la Nube (Cloud Computing). Un contrato valorado en 10 billones (según la nomenclatura americana, en Europa son 10.000 millones) del verde “y todopoderoso“ dólar. Pero es que también es algo más: no sólo el mayor contrato tecnológico de información federal de la historia, sino un contrato con Defensa nada menos, con el ejército americano, lo que ya de por sí implica más que el dinero en sí.

Como es normal, las tecnológicas AAA que venden servicios en la Nube saltaron de inmediato, y pronto Microsoft, IBM, Oracle, Google y Amazon presentaron sus apuestas. De estas, Google se salió alegando a que JEDI tenía una serie de términos en su contrato que contravenían los “principios de Inteligencia Artificial por los que se rige el gigante de Internet. las ideas de IBM y Oracle fueron desestimadas por Defensa, aduciendo a que “no cumplían los requisitos mínimos“ para el programa Joint Enterprise Defense Infraestructure (JEDI, que mola más).

Enseguida Oracle, al enterarse de que un empleado de Amazon había estado trabajando anteriormente en Defensa en el proyecto JEDI, puso una demanda acusando al empleado de “Influencia Indebida”, o sea: aprovecharse de una posición de poder para influir.

Amazon Vs Microsoft

Una relaciones públicas del Pentágono salió al paso para declarar que el empleado de Amazon y su experiencia previa en Jedi “no han tenido un impacto adverso en la integridad del proceso de adquisición“, ya que al final la guerra por el contrato quedaba entre Microsoft y Amazon. De hecho, el Pentágono le pidió al tribunal que pausara el caso mientras ellos hacían una investigación interna, y ahora le pedirá que siga con el proceso.

Y al final, la guerra ha terminado, y el Pentágono ha decidido que Microsoft será quien mejor le instale la nueva infraestructura en Nube y le conecte las distintas divisiones dentro de la agencia, compuesta de unas 500 nubes separadas. Un trabajo cuantioso que el gigante tecnológico que creó Windows se encargará. Pero esto no le ha gustado nada a Amazon, que ha decidido quejarse de su rival y elevar la cuestión al Tribunal de los Estados Unidos de Reclamaciones Federales.

Un representante de AWS, Amazon Web Services -la compañía de servicios en la Nube de Amazon- señaló que “Numerosos aspectos del proceso de evaluación de JEDI contenían claras deficiencias, errores e inconfundibles sesgos, y es importante que estas cuestiones sean examinadas y rectificadas”. Pero en una conferencia de prensa en Seul, el Jefe de Defensa de los Estados Unidos, Mark Esper, ha rechazado cualquier sugerencia de preferencia en la concesión del contrato JEDI a Microsoft, aseverando que “Estoy seguro de que fue llevada a cabo de forma libre y justa, sin ningún tipo de influencia exterior”.

¿Se resignará Amazon a haber perdido un contrato de miles de millones de dólares, o continuará impugnando el resultado del concurso?