¿Con cuál te quedas?

Vuelve Need for Speed, 5 juegos de la saga que son inolvidables

Repasamos algunos de los títulos más improtantes y trascendentes de la saga Need for Speed, que prontó volverá a las andadas con su nueva entrega, Heat.

Este 2019 la franquicia Need for Speed cumplirá 25 años y lo celebrará quemando rueda con una nueva entrega, Need for Speed Heat, que supone el regreso de la saga, en punto muerto desde 2017, cuando salier Need for Speed Payback (2017). A la espera de conocer más en profundidad a la nueva entrega, a buen seguro una de las grandes estrellas de la Gamescom 2019, en MeriStation queríamos recordar 5 de los juegos que han marcado a la serie. Un rápido tributo a esos nombres que han quedado grabado a fuegos en nuestra memoria, que aún permanencen en la retina y que si cerramos los ojos, podemos seguir sintiendo en la yema de los dedos. Porque aún con sus baches, la saga de Electronic Arts es sinónimo de conducción y velocidad, un explosivo cóctel de persecuciones, tunning y carreras callejeras por el que es imposible no haberse sentido atraído antes o después. Ahí van 5 juegos de la saga que son inolvidables.

Need for Speed: Underground 2

La serie Underground es posiblemente la que más huella ha dejado en el imaginario colectivo. Hoy día si hablamos de Need for Speed, a la mayoría se nos vienen a la cabeza los conceptos implementados por ella. El primer juego de esta saga, por ejemplo, asentó la cultura del tunning en el mundo de los videojuegos e incorporó por primera vez un modo garaje. Sin embargo, hemos querido mencionar aquí Need for Speed Underground 2 porque, aún saliendo solo un año después (2004), también puso la IP y el sector patas arriba. Lo hizo al convertirse en el primer Need for Speed que nos ofrecía un mapa de mundo abierto por el que campar a nuestras anchas. Teníamos que conducir hasta determinados puntos de la ciudad para activar los eventos, algo que ahora parece de lo más común, pero que por entonces era todo una revolución. Por si fuera poco mejoró en todo a su antecesor, presentando una de las mayores ofertas de contenido y duración que se recuerdan (historias, misiones secundarias...), así como unas opciones de personalización que sencillamente no tenía rival.

Need for Speed: Most Wanted

Qué se puede decir de Most Wanted a estas alturas, una de las entregas más aclamadas y queridas de toda la serie. Salió en 2005 y, con gráficos de infarto, recuperó las persecuciones policiales tras dos entregas sin ellas (los dos Underground). Las recuperó, eso sí, habiendo aprendido también de estos últimos, de los que incorporó las opción de modificar nuestro coche y editarlo por completo. Adictivo como pocos, todos caímos en las redes del sistema de calificación del juego (la famosa blacklist), y si hoy día hablamos de persecuciones policiales es imposible que no pensemos en él antes que en ningún otro. No fue el primero en introducirlas pero las llevó un paso más allá y las elevó con tanta maestría que es como si lo hubiera sido. Inmersión, adrenalina, aquellas cinemáticas (el mítico Razior), las misiones policiales, esa jugabilidad tan arcade... Un imprescindible en toda lista sobre la saga.

Need for Speed: Hot Pursuit 2

Fue la consagración de EA Black Box, una joven desarrolladora que tomó las riendas de la saga en 2002 y debutó con tanto éxito que después se encargó de nueve juegos más de la franquicia (entre ellos los citados Underground 2, Most Wanted y Carbono). En lugar de hacer una entrega nueva e independiente, tomaron la arriesgada decisión de continuar la serie Hot Pursuit cuando habían pasado ya cuatro años del lanzamiento de su primera parte (y dos entregas más de Need for Speed de por medio). Una decisión tan arriesgada como acertada. Con un toque aún más arcade, contó con la mejor banda sonora hasta entonces (metiendo rock por primera vez) y sumando toda clase de unidades nuevas para la policía (helicóptero incluido). Un título frenético y sin complejos que tenía claro lo que quería: ofrecer adrenalina en vena y, ante todo, diversión sin complicaciones. Y vaya si lo consiguió. El juego que recogió su legado y salió en 2010 se alza como el mejor valorado de la saga en Metacritic, por cierto.

Need for Speed: Carbono

Seguramente se ganó nuestro corazoncito por ser el juego de la saga que estrenó la generación de PlayStation 3, Xbox 360 y Wii. Además del notorio salto gráfico que supuso, Carbono (2006) cautivó a muchos por cómo supo aunar las raíces de la serie y el toque Underground con los añadidos que le habían funcionado tan bien a Most Wanted. Además, tenía algunos añadidos curiosos, en los que ojalá hubiera profundizado algo más. Entre ellos los Duelos por el Cañón, un modo uno contra uno en el que nos jugábamos el vehículo y teníamos que cumplir objetivos especiales, como pegarnos al coche de un rival para conseguir puntos. O las carreras por equipos, que nos permitían formar clanes, diseñar nuestro logo, reclutar gente e ir mejorando poco a poco las estadísticas del grupo. Hasta podíamos darle órdenes a la IA dentro de los eventos. Para muchos, el mejor idilio que han tenido los muscle cars y las carreras callejeras. Una de las últimas entregas originales de la serie, antes de que entraramos en la marabunta de cambios de género, remakes, reboots y “secuelas espirituales”. Para el recuerdo quedan su sistema de control de territorios, la historia, el modo desafío y las tarjetas de recompensa...

Need for Speed: Shift

Es difícil contar cuántos reboot ha tenido la saga Need for Speed, pero sin dudas, Shift (2009) fue uno de los mayores giro de timón que se recuerdan, uno de los reinicios más notorios de cuantos ha habido. La franquicia pasó del género arcade a la simulación. De las ciudades y la libertad a los circuitos cerrados. Muchos dudaron de que pudiera llegar a competir con solvencia en un ámbito con sus propios mitos y reyes (Gran Turismo y Forza Motorsport, por ejemplo), pero lo hizo. Need for Speed: Shift fue una dignísima entrega para los fans más hardcore de los juegos de conducción. No contaba con modo historia, pero sí con un completísima temporada de eventos y más de 60 coches totalmente personalizables a nivel estético y de rendimiento. Más llamativo si cabe que su secuela, que prolongó la fórmula pero tuvo menor calado al perder algo de realismo por el camino. Quizás ninguno de ellos sea lo que entendemos por Need for Speed, pero ambos demostraron que la saga tiene futuro allí donde se lo proponga, en cualquier asfalta.

Si la palabra velocidad está de por medio, ella también.

Need for Speed

La popular franquicia de conducción de Electronic Arts vuelve con Need for Speed para PC, PlayStation 4 y Xbox One, un reboot de la saga a cargo de Ghost Games ambientado en un mundo abierto y con innumerables opciones de personalización tanto estéticas como mecánicas.

Need for Speed