Nostalgia en frasco pequeño

Jugamos a la nueva PlayStation Classic

Impresiones de PlayStation Classic, la consola con la que Sony homenajea su era 32 bits. ¿Vale la pena hacerse con este regalo navideño?

PlayStation Classic es una de las apuestas de Sony de cara a la campaña navideña, siguiendo el auge de la reproducción de consolas retro en miniatura y que ya hemos vivido con Nintendo Classic Mini y SNES Mini. Sony homenajea la era de los 32 bits con una selección de juegos que abarcan todos los géneros y de los cuales no hay un remake oficial en el mercado.

PlayStation marcó un hito en la década de los 90. Fue una de las pioneras en implementar con éxito el CD-ROM como soporte para sus juegos, un formato que suponía un menor coste. Su lanzamiento derivó en un éxito rotundo, gracias a que Sony apostó por ofrecer mayores facilidades a los desarrolladores de videojuegos, lo cual se tradujo en un catálogo de juegos generoso y abundante. Asimismo, el lanzamiento inicial de la consola se dio a un precio muy inferior al de su competidora Sega Saturn, movimiento comercial con el que la consola de Sony arrasó en el mercado.

PlayStation Mini llega con un muestrario de los títulos de Sony que no ha satisfecho a todos los usuarios. Sin embargo, sí hallamos representantes de todos los géneros y una intención de abarcar a todos los públicos. En MeriStation hemos tenido un primer contacto con la reproducción en miniatura de PSX. El encanto de la nostalgia se siente a los mandos, sin embargo, ¿cómo se vive el reencuentro de los títulos 32 bits?

Un clásico en miniatura

PlayStation Classic es una reproducción en miniatura de la primera consola de Sony, un 45% más pequeña en los laterales y un 80% menos voluminosa. La disposición de los botones es idéntica, y los dos mandos incluidos son la réplica exacta a tamaño natural del PS Control Pad, el primero que conocimos en PSX, previo al DualShock. PlayStation Classic también incluye un cable HDMI para conectarla a pantallas externas y monitores de TV, y también un cable USB que se debe conectar a un adaptador AC USB, vendido por separado, para conectarla a la toma de red. A la pregunta de si es posible conectar otros mandos al puerto USB, Sony no asegura el funcionamiento de otros mandos que no sean los oficiales y diseñados para PlayStation Classic.

El propósito de PlayStation Classic es lograr que los jugadores veteranos revivan la década de los 90, y aportar a los más noveles un fragmento de la historia de los videojuegos en el que se cimentan muchos de los títulos de hoy en día. Sin duda, el pasado nos enternecerá al ponernos a los mandos, pero no evitaremos sentir cierto escozor ante el inevitable mal envejecimiento de algunos juegos.

El tamaño natural de los mandos es una decisión acertada en términos ergonómicos, lo cual también apreciamos en las versiones mini de las consolas clásicas de Nintendo. Sin embargo, la jugabilidad en algunos de los títulos resulta chocante por su ortopedia a día de hoy. En Resident Evil Director’s Cut, el control de hacer girar a nuestro personaje por completo antes de llevarle a la dirección deseada resulta tedioso. En cuanto a los juegos de conducción como Ridge Racer Type 4, Destruction Derby o Twisted Metal, se echa en falta un DualShock con el que virar y tomar las curvas de manera más fluida. Asimismo, los controles de Tekken 3 ofrecen una resistencia que nos inclina a pulsar los botones con más fuerza. En cambio, títulos como Rayman, Super Puzzle Fighter II Turbo o Mr. Driller ofrecían una respuesta mejor calibrada.

A nivel audiovisual, PlayStation Classic nos trae sus títulos escalados a 720p. Cada uno de los juegos se ve y se oye como fue presentado en su momento, con lo que recordaremos los polígonos de Tekken 3 o Syphon Filter que fueron rompedores en su momento, si bien en la actualidad pueden resultarnos toscos. Por otro lado, es una delicia volver a disfrutar de Rayman, brillante por su explosión de colores y una estética de fantasía que a día de hoy sigue transmitiendo la misma alegría. Bandas sonoras como las de Metal Gear Solid o Final Fantasy VII despertarán en nuestros oídos, sin alteraciones, para emocionarnos de nuevo.

¿Dónde está la traducción al español?

El mayor desencanto con el que nos hemos topado al probar PlayStation Classic es la ausencia de traducción y doblaje al español. Si bien el idioma pasa a un segundo plano en títulos como Jumping Flash, se echa mucho en falta en títulos RPG como Revelations: Persona o Final Fantasy VII, lo cual habría supuesto una gran oportunidad para resarcir una traducción tan insatisfactoria como involutariamente cómica. Esta ausencia se lamenta especialmente con Metal Gear Solid y Syphon Filter, títulos que destacaron por su excelente localización, entre otros aspectos.

Clásicos memorables y nuevos descubrimientos

PlayStation Classic trae un catálogo de 20 juegos que cubre todo tipo de géneros y busca atraer a todo tipo de jugadores. Si bien la presencia de muchos títulos despertará alegría a sus admiradores, es inevitable echar en falta hitos revolucionarios como Silent Hill, que innovó el terror de supervivencia.

Por otro lado, también es de agradecer contar con la oportunidad de disfrutar de videojuegos que en su momento no llegaron a las PlayStation de Europa, como Revelations: Persona. Asimismo, encontramos ciertos tesoros que en su momento no gozaron de la repercusión de otras obras como Final Fantasy VII o Metal Gear Solid. Mr. Driller, Jumping Flash o Intelligent Qube pueden ser descubrimientos para el público más novel. Asimismo, es de agradecer experimentar el valor histórico del primer Tom Clancy Rainbow’s Six, Metal Gear Solid o Final Fantasy VII.

Nostalgia con sabor agridulce

PlayStation Classic nos deja con una sensación agridulce y más dudas que disiparemos al jugar más horas con esta miniatura de la consola que consolidó la posición de Sony en la industria del videojuego. Una pieza de coleccionismo que respeta la esencia de sus lanzamientos originales y a través de la cual rememoraremos títulos muy significativos para la época, a la vez que descubrimos otros tantos que en su momento no tuvimos la ocasión de jugar. En muchos de ellos viviremos una partida nueva que nos hará apreciar aspectos de los que no éramos conscientes en su momento, y que la perspectiva actual nos permite ver con otros ojos. Sin embargo, la jugabilidad ha mejorado a lo largo de los años, lo cual puede perjudicar la experiencia de regresar a un título retro cuyos controles carecían del perfeccionamiento actual. Con todo, si el inglés no resulta una barrera para disfrutar de los clásicos de Sony, PlayStation Classic puede ser un pasaporte a un pasado lleno de recuerdos y sorpresas que marcaron un camino que nos ha llevado a la generación actual.

Battle Arena Toshinden

Buenas animaciones y escenarios para éste juego de lucha que además cuenta con un excelente sonido.
Battle Arena Toshinden